festival

11 formas de meterse a escondidas a un festival

FOTOGRAFÍA: Getty Images

Un veterano de la industria de la música nos dice cuáles son los secretos para disfrutar los “frutos prohibidos” de los festivales. ¿Por qué 11 reglas? Ahora lo verás

Entrar al backstage ha sido el santo grial de las experiencias en conciertos desde el apogeo del Arena Rock. Los concursos y los pases VIP siempre ofrecen una versión “light” de lo que es la verdadera experiencia, la cual es en realidad sólo unos tipos de pelo largo entre estuches de guitarra que se gritan entre sí. Dicho esto, hay mucho para encontrar y disfrutar tras bambalinas, como suites, áreas VIP, fiestas privadas en los autobuses del tour y en otro lugares, que la mayoría de los que tienen un boleto nunca llegan a experimentar. Pero hay maneras, oh si, vaya que hay maneras.

1. Que parezca que sabes lo que haces

Estés ne donde estés, hagas lo que hagas, ya sea tragando en el catering, viendo el show desde el backstage o checando que todo esté en orden, actúa como si pertenecieras allí y estuvieras completamente acostumbrado a ese entorno. Camina con autoridad, como si tuvieras que llegar a algun lado o si estás viendo el show, checa el equipo de iluminación y actúa como si estuvieras haciendo notas mentales. Si haces contacto visual con los del staff y los trajeados, asiente para hacerles creer que eres parte del equipo. Esa es la señal que dice: “Soy uno de ustedes”

La mejor manera de que parezca que sabes lo que haces es llevar gafetes colgando -cualquier gafete, o mejor aún, una docena de ellos. No tienen que ser exactamente del show o tour en el que estés, pero varios gafetes colgando de un cordón alrededor de tu cuello (el mejor lugar para que todos lo vean) funsiona sorpresivamente bien. La risa nerviosa, los puños al aire en señal de victoria, los high-fives, la inhabilidad para manejar la bebida, las selfies, y cualquier otro comportamiento que no luzca profesional, te echarán a perder el plan. Eso no significa que no puedas pasártela bien; aunque es pesado, el negocio de la música es increíble y los profesionales están encantados de estar ahí. Sólo actúa como si ya hubieras estado allí antes.

festival

Uno de los festivales más difíciles para colarse es el Coachella. Hay capas y capas de rejas y una milla de árboles que te alejan del objetivo, pero si aún así te lo quieres aventar lleva mucha agua.

© WIN-Initiative

2. Encuentra la entrada ideal

Evita que te paren antes de siquiera haber entrado. Si puedes busca la entrada alterna, por donde entran los profesionales. Si te para un guardia, da nombres falsos como “Soy Jack Frost de Poorly Kept Records, Bob Bobbington dijo que debería estar en la lista de estacionamiento”. O mejor aún, averigua quién dirije el evento, el GM o Director de Operaciones. Luego, actúa como si estuvieras sumamente molesto cuando el guardia no encuentre tu nombre en la lista (“¡Voy a MATAR a Bobbington!”) y presiona al guardia para que vuelva a burcarte en la lista, a ver si se cansa y te deja entrar. Incluso puedes fingir que intentas llamar a alguien.

Otra opción: llega muy temprano. Los guardias de seguridad no se ponen tan exigentes sino hasta un par de horas antes de que comiencen a abrir las puertas del evento. Muelles de carga, áreas de concesiones, oficinas administrativas todos pueden ser efectivos, debes saber la mayor cantidad de información sobre la organización del evento. Como sea que logres entrar, recuerda siempre apegarte a la Regla Nº 1 (arriba).

3. Acércate a alguien

Los solitarios llaman más la atención. No seas mirón. Siempre lleva a un acompañante y procura que te vean constantemente conversando con él y que te escuchen hablando sobre la industria tipo: “Me encanta esa plataforma, Clair Brothers tiene la mejor calidad de audio” o “¡Pff! ¿Ves a ese tipo? Lleva en el business desde la gira de Kravitz en el ´98, ¡y todavía está por aquí!”. Pasa los filtros de seguridad conversando con tu acompañante como si estuvieras completamente sumergido en la plática, preferentemente sobre viajes, tours o cualquier tema de la industria. La idea es que vienes de muy lejos (piensa en Nashville, New York o L.A.), y mejor si puedes hablar en inglés pero los dos deben estar completamente a gusto en el ambiente detrás del escenario. Importante: nunca estés en grupos de más de dos personas, esa situación se puede salir de control fácilmente y se te caerá el teatrito. Si te ves forzado a estar solo, procura estar checando tu celular todo el tiempo, mandando mensajes por whatsapp, pero nunca actúes como que estás grabando algo o publicando en redes sociales.

marcus haney festival

Jamás pidas un autógrafo o foto, esa acción siempre va seguida de un “¡¿Qué demonios está haciendo él (o ella) aquí atrás?!» y una rápida expulsión del lugar por parte de un gorila.

© Marcus Haney

4. Ignora a los guardias de seguridad

La gran mayoría de los gorilas que trabajan como seguridad, les pagan por hora (mal pagada) así es que es muy probable que les importe un comino el concierto. Como ya dijimos antes, primero intenta pasar de largo simulando que estás metido en una plática súper interesante, recuerda que debe ser una conversación profesional con tu “partner in crime”, esta táctica funciona casi siempre. Nunca participes de buena gana con los de seguridad, eso sólo provocará que te hagan preguntas, y evita especialmente a los que tienen radios, de hecho, a cualquier persona con radio. Esos son los que tienen un puesto más alto en la jerarquía y ellos seguro te atrapan en la movida.

5. ¡Quítate del camino!

El backstage es un área de trabajo y todos los que trabajan en la industria del espectáculo siempre están bajo muchísimo estrés, pero trabajan como hormigas súper organizadas. Si entorpeces su trabajo de cualquier manera, serás identificado y expulsado a patadas. Mantente atento a todo lo que pasa a tu alrededor, no te tropieces con los cables, estuches o equipo de iluminación. Nunca recojas nada. La manera más rápida de ser atrapado, es estorbando el trabajo de los demás. Dicho esto, si alguien del staff te hace la plática, invítale un cigarro o hazle cualquier pregunta y sé amigable con él. Pero apégate a la Regla No. 1.

6. Sigue caminando (Hasta llegar al lugar donde quieres estar)

Si te ven merodeando te sacarán. Si te topas con un sitio interesante, o un lugar en el que quieras estar, detente y conversa con tu acompañante, señalando esto y comentando aquello, simplemente procura dar la apariencia de un profesional completamente a gusto en su entorno. Nunca seas un “Arena wall hugger” (el personaje incómodo en el backstage) esos que llegan al backstage y no saben qué hacer ni qué decir y se nota que están fuera de su elemento. Sigue en movimiento y camina como si tuvieras que llegar a un lugar. Si te topas con el catering, una fiesta, los vestidores, el tour bus de la banda, y sientes que es ahí donde quieres estar, lánzate… pero siempre ocupado en una conversación. No actues como si estuvieras tratando de salirte con la tuya y no atraigas la atención hacia ti. Con suerte, puedas ver a tu banda preferida a 3 metros de distancia.

“La risa nerviosa, los puños al aire en señal de victoria, los high-fives, la inhabilidad para manejar la bebida, las selfies, y cualquier otro comportamiento que no luzca profesional, te echarán a perder el plan”
Marcus Haney

Fans enloquecidos en Dixon, Illinois. 

© Marcus Haney

7. Finge

Una vez más, la idea es que luzcas como si pertenecieras a ese entorno, sea cual sea el lugar donde estés o quieras estar. Además de los gafetes, un walkie talkie es un buen toque, pero tiene que ser de verdad (uno de juguete o chafón no engaña a nadie). Si no puedes conseguir uno de estos aparatos, carga una caja de pizza y entra directo o consigue una gorra de FedEx. Los vendedores y los de delivery entran constantemente al backstage, al igual que muchos trabajadores; prácticamente cualquier uniforme funciona, pero debes respetar la Regla No. 1. Los accesorios ayudan –libretas, credenciales o tablets– siempre y cuando vengan al caso.

8. No hostigues con tu “trabajo” a una celebridad

“Gherming” es un término que se usa en la industría (se cree que se originó en Nashville) para tomar ventaja de los artistas o ejecutivos del medio para mostrarles tu propio material. Un gherm es visto con desprecio y los de la industria de la música los evitan a toda costa. Nunca te acerques a un artista o a cualquier profesional del music biz para intentar darle un cassette, CD, tu tarjeta de presentación o servilleta con tu número o tu último “trabajo”. Eso no se hace.

festival

El esplendor del Grass festival en Byron Bay, Australia.

© AIMEE CATT

9. No seas un Fan

Los fans van enfrente de la casa, no atrás ni mucho menos adentro. Los artistas, por supuesto, aman a sus fans, pero el backstage es su espacio privado, no el lugar para interactuar con el público. Nunca, bajo ninguna circunstancia, pidas un autógrafo o una foto; o ya sabes qué sucederá. Pero hay que decirlo, las experiencias VIP hoy en día son más extensas y vale más la pena asistir a una de éstas antes que a un meet-and-greet, aunque el acceso sea difícil de conseguir. La comida y la bebida pueden ser muy elegantes, así como las carpas, suites y/o habitaciones privadas. Deja que las cosas fluyan y recuerda la Regla No. 1. 

10. Ten un plan alternativo

Mira, lo más probable es que no te salgas con la tuya. Compra un boleto por si las dudas, para que al menos puedas disfrutar el show y no te rindas. Hay muchas maneras de escabullirse pero ten presente que si te cacha en la movida el mismo guardia por segunda vez, en muy probable que te saque.

11. ¡Pásatela bien!

Cuando por fin llegues al lugar donde quieres estar, tendrás mucho que disfrutar. El catering es normalmente muy bueno, y los miembros de las bandas suelen aparecer por allí. A menos que estés en el concierto de un artista cristiano o un artista en rehabilitación, siempre encontrarás una cantidad exhorbitante de alcohol en el backstage, y respecto al legendario “sex, drugs & rock and roll”, sigue vigente. En los festivales, las áreas de los patrocinadores, de prensa, las fiestas VIP y otros cosas cool abundan,  y mientras te apegues a la Regla No. 1, puedes disfrutarlas completamente gratis. Sé amigable, manten tus ojos abiertos a las oportunidades que se te presenten (especialmente en busca de after-parties), improvisa siempre que sea necesario y puede que pases la mejor experiencia de tu vida.

Seguir leyendo
04 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia