Alex Anwandter

Alex Anwandter: rompiendo esquemas

TEXTO: David Segundo
FOTOGRAFÍA: Nacional Records

El cantante chileno rompe esquemas con su nuevo álbum “Amiga”


Lo cotidiano es desgastante, no importa que se trate de una receta mágica. Las repeticiones musicales tienden a aburrir. El pop chileno cuenta con la capacidad de llegar a toda Iberoamérica debido a compositores consagrados como GepeJaviera Mena, o Pedropiedra, y una red de disqueras independientes consolidadas como Quemasucabeza o el renacido Sello Cazador. El problema es que la exitosa fórmula de pop andino puede convertirse en algo cansino. El nuevo álbum de Alex AnwandterAmiga, logra romper con el estereotipo del género, basado en letras con tintes políticos o temas que suelen quedar en el olvido como el empoderamiento femenino.

Se puede dividir a Amiga en dos frentes: composiciones que retratan problemáticas sociales y canciones hechas para que el baile se adueñe del cuerpo. Ambos conjuntos de melodías sobresalen por arreglos musicales de soul, disco y synth-pop. En el sencillo “Siempre es viernes en mi corazón” existen remates líricos como “Todo el tiempo me siento morir / Y el viernes puedo morir”, que muestran la madurez de la carrera de Alex Anwandter; la canción cuenta con un click rítmico capaz de inducir a Billy Elliots excitados en la pista mientras reproduce la conexión inmanente de fiesta y destrucción. Por otro lado, la voz de Alex se vuelve mercurial en “Cordillera”, una composición que refleja un Chile prolífico en cuestiones artísticas –en la literatura llevando el ritmo de Alejandro Zambra, Álvaro Bisama o Carlos Labbé o en la música la tradición pop de comienzos de los dosmiles–, pero que lucha con un contexto social de la tormenta de mierda continua que ocurre en el país: “Cordillera dinos la verdad / Es esta tierra un lugar / Que no nos quiere / Ni nos va a dejar hablar / Pensar, marchar, emborracharnos”.

Alex Anwandter

Escucha el álbum completo aquí.

© Nacional Records


“Traición” es una composición que presenta un engaño amoroso y un discurso anti-machista, donde destaca un coro pegajoso interpretado por Celeste Shaw (cantante chilena), mientras las percusiones aligeran el paso con un ritmo ardiente. Lo primero que impacta de Amiga es una intro de dance noventero que recuerda a las sonoridades triunfales de Mario Kart o Mario Sunshine. Un beat incesante reminiscente a Odisea o Adrianigual que se amalgama con emociones purificadoras.

Alex retoma la temática de sentimientos rotos en “El sonido de los corazones que se quiebran”, que ya se había vislumbrado en su carrera en canciones como “Tormenta” o “Que se acabe el mundo, por favor”. Chile es tierra de escritores, tierra de manifiestos destacados como el de Vicente Huidobro, Nicanor Parra, y Pedro Lemebel. Una nueva declaración de principios, desde mi perspectiva la mejor canción de Amiga: “Manifiesto” es una balada con voz profunda, arreglos de piano delirantes, y una letra que trastoca el espíritu: “Hoy soy mujer / El maricón del pueblo / Aunque me prendan fuego”.

El nuevo disco de Alex Anwandter se gesta como un renacimiento para la escena chilena. Amiga rompe con el tedio proveniente de la fórmula regular del pop chileno; los sonidos que emanan del álbum pueden representar una revolución en los ideales musicales latinos. Un nuevo campo de batalla donde las orientaciones sexuales no importan, donde lo único realmente significativo es la capacidad de crear composiciones que puedan trastocar el alma, y que el cuerpo tenga instantes de baile sin control aparente.

ESTE POST FUE ORIGINALMENTE PUBLICADO EN RED BULL PANAMÉRIKA
Seguir leyendo
05 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia