Biohacking

Biohackers

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Linus Bohman

Dispuestos a todo con tal de adquirir habilidades que sólo los animales poseen y que podríamos llamar superpoderes

Los animales tienen superpoderes que los seres humanos moriríamos por tener. No nos referimos a la Hormiga Atómica o las Tortugas Ninja, los animales realmente tienen habilidades sorprendentes. Las abejas pueden ver la luz ultravioleta (UV) y su visión es 5 veces más rápida que la del ojo humano, las víboras pueden detectar la luz infrarroja –esto les permite ver el calor del cuerpo de los objetos a su alrededor, así como su ubicación y tamaño– y los tiburones pueden sentir la electricidad, lo cual les ayuda a detectar a su presa y les permite navegar por las aguas sin ningún esfuerzo real.

Sin duda, estas habilidades nos hacen envidiar a los animales pero ¿qué pasaría si los seres humanos fuéramos capaces de desarrollar estas increíbles habilidades? Pues la periodista Kara Platoni afirma que sí podemos. En su más reciente libro, titulado We Have the Technology, habla sobre cómo es posible cambiar nuestra percepción sensorial a través de innovaciones tecnológicas.

We have the technology

We have the technology, el libro de Kara Platoni en librerías.

© TWITTER // KaraPlatoni

Tim Cannon

Tim Cannon, fundador de Grindhouse Wetware.

© TWITTER//TimTheCyborg

 
Las investigaciones y esfuerzos tecnológicos en la actualidad, están enfocados a la restauración de los sentidos de quienes los han perdido. Implantes de retina que ayudan a ver a los ciegos o brazos mecánicos que pueden ser manipulados por la mente de las personas parapléjicas. Sin embargo, algunas personas –como los biohackers de Grindhouse Wetware– no se conforman con estos progresos. ¡Ellos quieren superpoderes! 

Inspirados por la serie de comics Doktor Sleepless de Warren Ellis, estos biohackers se implantan imanes y aparatos electrónicos para modificar sus cuerpos. Uno de estos dispositivos se llama Circadia, un implante que insertaron en el brazo de Tim Cannon –uno de los fundadores del grupo– que puede grabar datos del cuerpo de Cannon y transmitirlos a su dispositivo móvil Android.

Sin embargo, aún se encuentra en fase de pruebas. Este dispositivo es sólo un demo y es bastante antiestético, parece que tuviera no sólo el as sino toda la baraja bajo la piel.

Uno de los implantes en el brazo de Tim Cannon.

Aunque aún falta mucho para que podamos oler tan bien como un perro o desarrollar un oído tan sensible como el de un murciélago, estos impresionantes avances son prometedores, incluidos los dispositivos que permiten transmitir aromas a través de un smartphone, sentir el calor con una mano robótica e incluso leer los pensamientos de otra persona.

Por supuesto, estos temas siempre causan controversia. ¿Estamos jugando a ser Dios?

Seguir leyendo
02 2016 redbulletin.com

Siguiente historia