Famke Janssen

¡Queridas chicas Bond!

Texto: Florian Wörgötter 
Fotografía: Getty Images   

Sin mujeres, el 007 sólo sería un número puesto en un traje a medida. Únicamente sus compañeras le dan vida y lo mantienen ocupado. Pero él es fiel sólo a la reina. ¿Con cuál te quedarías? 

La malvada – Xenia Onatopp

Xenia Onatopp, la asesina del KGB y encarnada por Famke Janssen, en El ojo dorado (1995), mata preferentemente durante el acto sexual. Incluso Bond se escapó con lo justo de su tortura de fría dominación y ardientes besos. Aunque si 007 hubiera estado retirado, entonces con mucho gusto.

Te ofrecemos lo mejor de cada mes

>>> ¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER! <<<

La compleja – Elektra King

Sophie Marceau as Elektra King

© Getty Images

Sophie Marceau, en El mundo no basta (1997), interpreta a “Elektra King”, la primera supervillana femenina en una película de Bond. Para sus venganzas –por haber sido secuestrada por terroristas, por el rechazo de Bond y por la traición de su padre– se hace pasar por la inocente hijita de un millonario con el síndrome de Estocolmo. Y engaña a los villanos, a Bond y finalmente a sí misma. 

La dura – Giacinta “Jinx” Johnson

Halle Berry as Giacinta “Jinx” Johnson

© The Kobal Collection 

A diferencia de la mayoría de las chicas Bond, Halle Berry ya era una estrella antes de interpretar a “Giacinta ‘Jinx’ Johnson”. Su legendaria primera aparición en Otro día para morir (2001) rinde homenaje a la primera película de Bond. Berry, como hace unos cuarenta años lo hacía “Honey Ryder”, emerge del agua en bikini. Para el director Lee Tamahori, el homenaje de Berry no fue lo suficientemente sexy, y se lo hizo saber en voz alta en el set. Berry contraatacó: para posar más sexy debía operarse las caderas. Además, el agua estaba helada.

La especial– Vesper Lynd

Eva Green as Vesper Lynd

© Sylvie Lancrenon/H&K/CPi Syndication

Eva Green, alias “Vesper Lynd”, es una de las pocas que realmente apasionó al Bond de los tiempos modernos. En Casino Royale (2006), la tardía adaptación cinematográfica de la primera novela de Bond, Daniel Craig habría hasta terminado con la actividad del agente secreto por Vesper Lynd. Pero todo salió mal. Ella lo chantajeó, le robó y le mintió. Rechazó su ayuda y murió. Las palabras de 007 después de que su gran amor se ahogara frente a él dentro de un ascensor en el Gran Canal de Venecia, fueron: “El trabajo está hecho. La perra está muerta”. Su corazón ya no late.

La trágica belleza – Sévérine

where would Bond be without his girls?

© Corbis

Bérénice Marlohe interpreta a la encantadora y trágica Sévérine en 007: Operación Skyfall (2012) –demasiado linda para no besarla, pero no tan lista como para sobrevivir a la primera mitad de la película. Sin embargo, detrás de su papel, Bérénice rebosa de una autoconfianza casi maternal. Sobre la legendaria escena de sexo en la ducha, dice: “Daniel es tan tímido, tuve que convencerlo para que se saque los calzoncillos”.

Seguir leyendo
11/2015 The Red Bulletin 

Siguiente historia