Dany F

Dany F alcanza su punto cumbre

TEXTO: Fernando Victoria
FOTOGRAFÍA: FACEBOOK//Dany F

Lo nuevo de Dany F se llama «Tropical State of Mind» y es pura sabrosura

Me resulta extraño hablar de los nuevos lanzamientos que tienen orígenes muy cercanos a los conceptos del ruidosón, moombahton o –muy llanamente– tropical bass. Pareciera que fue ayer cuando estas palabras surgían a manera de cura o a falta de algo más adecuado para sintetizar una idea tal como “experimentación casera de música electrónica donde predominan los sonidos tropicales con la finalidad de reivindicar nuestra herencia cultural (o pasar un rato de ocio)”. Sin embargo, la gran actividad que se ha dado a través de Internet en los últimos años, así como la exposición y aceptación de este nuevo hacer musical, ha logrado acelerar los procesos de producción. A raíz del estallido a inicios de la década, hemos sido testigos de la infinidad de vertientes que esta mescolanza vino a traer en muy poco tiempo. Lo extraño, entonces, es que a cinco o seis años de aquella explosión ya estemos frente a lanzamientos que apuntan a lo más alto del género. Tal es el caso de Mi Technobanda de Santos o EP2 de Siete Catorce.

Tropical State of Mind, álbum lanzado el pasado 21 de abril a través de Bandcamp, es –hasta ahora– el punto cumbre en el estilo tropical del joven colombiano Dany F. De un corte muy cercano a lo que fuera el ya mencionado disco de Siete Catorce, los nueve temas de deep cumbia (nombre que él le da a esta fusión) abordan las más vívidas imágenes de nuestros alucinares post-reventón. Así, este viacrucis de excentricidades selváticas tiene un símil con el trastabilleo tanto físico y psicológico tras horas de baile duro y luces estivales. Sin embargo, su ejecución no es accidental o por el azar. Cada beat de esta paranoia silvestre está pensado para evocar la espesura de las grandes florestas latinoamericanas y la fatuidad que nos arrastra hasta amanecernos en la fiesta.

Dany F

© Cortesía del artista

Si bien es complicado destacar canciones de forma individual por el hecho de su irregularidad o espontaneidad misma, la interminable retahíla de texturas, track por track, forman alianza para postrar un gran cuadro metódico y agresivo a los sentidos que consigue serenar o apaciguar la sequía de nuestra gravosa mente digital. Dany F halla la fórmula para llevarnos de un trance online a otro IRL: existe música que escuchas para tener trasfondo a la hora de realizar tareas y hay obras que buscas para escaparte de tu realidad. Por ello, aunque estemos frente a un vaivén de ponderados sonideros y desaliñados perreos o encontremos meditabundos pasajes que contrastan con el brete místico de lo errático, es innegable la lucidez que se esconde al final de esta incursión a lo más recóndito del mundo cumbiero. Se dirá que las apariciones nacientes de este trauma folclórico son de tinte oscuro, pero la calidad y destreza que dan vida a cada una de las interminables ramas laberínticas de este álbum dan razón para contemplarlo como un augurio de lo fértil que es apostar por lo nacional.

Cuando en esta travesía intra-natura llegues a pensar “qué suerte tiene Cómeme de contar con el talento de Daniel Flórez” (porque llegará ese momento), recuerda que aún tienes más de qué alegrarte: ¡el release está a descarga gratuita!

ESTE POST FUE ORIGINALMENTE PUBLICADO EN RED BULL PANAMÉRIKA
Seguir leyendo
05 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia