La zona del silencio

Zona del Silencio: el lugar sin reglas

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Comisión Mexicana de Filmaciones

Una misteriosa zona que ni siquiera la Nasa puede controlar

En el medio del árido desierto de Chihuahua, se extiende un área desconcertante conocida como la Zona del Silencio. Se encuentra en los alrededores del punto donde convergen los límites de Chihuahua, Durango y Coahuila.

 

Aunque fue reportada por primera vez en 1930 por Francisco Sarabia, piloto mexicano que afirmó que su radio falló misteriosamente mientras sobrevolaba por allí, “la Zona” atrajo verdadera atención internacional en 1970, cuando un misil disparado desde Nuevo México perdió inesperadamente el rumbo y se impactó en el desierto. Los mismísimos técnicos e ingenieros de la NASA buscaron el cohete durante varias semanas en las inmediaciones de Medanos, sitio ubicado en la parte duranguense de la Zona del Silencio que se caracteriza por sus formaciones rocosas similares a estalagmitas, como dedos de una mano gigante. A pesar del esfuerzo, los aparatos de radar utilizados no aportaban dato alguno e incluso el rastreo desde el aire resultó infructuoso.

Los lugareños afirman que cuando al fin localizaron el misil, los especialistas no sólo se llevaron éste sino también varias toneladas de arena del desierto con el pretexto de que estaba contaminada, todo esto bajo un fuerte dispositivo de seguridad. Sospechoso ¿no? Pues ahí no acaba la cosa.

 

Los científicos que investigaron el área encontraron altos niveles de magnetita y descubrieron que la televisión, la radio, la radio de onda corta, las microondas y las señales satelitales fallaban al penetrar en esa área (lo que originó su nombre). Pero los misiles estadounidenses desviados no fueron las únicas cosas que se perdieron en esta mítica zona; en esta área también han encontrado muchos meteoritos.

Zona del silencio

Señalización de la Zona del silencio en el área limítrofe entre Chihuahua y Durango.

© INSTAGRAM//quebonitoeschihuahua

La causa exacta de este fenómeno es desconocida, pero es interesante notar que la Zona del Silencio está justo al norte del Trópico de Cáncer y comparte la misma latitud sur en el paralelo 30 con el Triángulo de las Bermudas, ¡otro lugar misterioso! Testigos en el área han reportado también una constante presencia de “luces extrañas, esferas flotantes, platillos voladores y encuentros extraterrestres” pero no hay pruebas de ello.

Sea lo que sea, este lugar resulta fascinante y lo mejor es que se encuentra en territorio mexicano. Ya sea por la magnetita u otros minerales en la tierra o por fuerzas que están más allá del entendimiento del hombre, las razones por las cuales suceden cosas extrañas en este lugar permanecen en el misterio y talvez es mejor que así sea, para no matar la magia.

Seguir leyendo
02 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia