Pablo Guisa Koestinger

Pablo Guisa: Olvídate de los títulos

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Nordic Genre Party

Descubre cómo el fundador de Mórbido Film Fest hizo su carrera, sin seguir las reglas

Pablo Guisa lo tiene claro. Desde que tiene uso de razón, lo suyo son los muertos y a eso ha enfocado toda su vida. Estudió cuatro carreras diferentes antes de encontrar su hilo conductor, esa manera particular en la cual podría dedicarse a lo que siempre quiso y tener éxito en el intento. Así nació su proyecto más ambicioso: Mórbido Film Fest.

Pablo nos compartió su secreto; no es que haya descubierto el hilo negro, pero pocos se atreven a seguir su camino:

THE RED BULLETIN: Estudiaste un poco de todo: Antropología, Arqueología, Historia y Medicina… ¿En qué te ha servido todo esto para crear Mórbido?

PABLO GUISA: Mi formación académica es un poco sui géneris, porque yo quería ser médico forense. El asunto de los cadáveres y los muertos se me dio desde chiquito. Entonces entré a la carrera de Medicina y después de un año me di cuenta que no era lo que yo esperaba, porque yo quería estar con los muertos y allí tenía que estar seis años con los vivos para poder llegar a mi objetivo. Entonces me quedé un poco desilusionado y de ahí descubrí la Antropología. Empecé a estudiar Antropología Social para poder aprender todas las costumbres funerarias, rituales, creencias… cuando me acabé las materias que me interesaban, todas las relacionadas con la muerte, me pasé a Arqueología. Pensé: “Bueno pues no están frescos, tienes 500 o 1,000 años de antigüedad, pero son cadáveres” y finalmente cerré con la carrera de Historia. En realidad, sumé siete años de estudios universitarios, así que dije: “Pues yo ya tengo mi carrera”, y aunque no tenga ningún nombre específico y nadie me la va a validar como tal, yo ya cumplí con lo que me interesaba aprender.

Pablo Guisa Koestinger

Otro de los hobbies de Pablo es caracterizarse y ponerse en la piel de otros.

© FACEBOOK//Pablo Guisa Koestinger II

Pero, ¿Cómo fue que eso te llevó hasta Mórbido?

Empecé a hacer en la Escuela de Antropología e Historia todos mis trabajos en video y eso me llevó a hacer mi servicio social en la Dirección de Salvamento Arqueológico. Les organicé toda una videoteca y le enseñé a los arqueólogos a usar las cámaras de video y empecé a hacer unos pequeños documentales, de ahí me pasé al INAH para ser el gerente de su departamento de televisión y allí conocí a mucha gente. Pasé por Discovery Channel, Canal 40, Canal 22, haciendo documentales y de ahí me pasé al mundo de la publicidad, allí tuve oportunidad de jugar con todas las cámaras, las grúas y todo este rollo. De la publicidad me pasé a los videoclips, ya con mi casa productora, y ganamos mejor video del año en los premios MTV con un video de Belanova que se llama One, two, three, Go!. Y después de ese laaargo recorrido, me di cuenta que me gustaba la onda de la producción, me gustaba la cuestión de escribir con imágenes, o sea la edición de videos, pero que ya no quería seguir trabajando para nadie más, ni para una lata de chocolates ni para un grupo pop, me quería dedicar a algo que a mí me gustara. Lo que más me apasiona desde niño es el cine de terror y mi relación con los muertos siempre ha sido muy profunda, entonces decidí arrancar un proyecto que tuviera que ver con esas dos cosas y así fue como nació Mórbido.

¿Con qué obstáculos te topaste al inicio de este proyecto?

Mórbido es un proyecto de turismo cultural, inserto en un país como lo es México, con una historia y unas tradiciones riquísimas a nivel visual; ahí tienes la tradición del Día de Muertos, que es impresionante. Desde su primera edición, Mórbido se presentó como un proyecto cultural no sólo de cine. Sin duda el cine es su columna vertebral, pero tienen cabida todas las expresiones artísticas y culturales. Los obstáculos que nos encontramos al iniciar este proyecto, son exactamente los mismos obstáculos que nos encontramos hoy que estamos preparando nuestra novena edición. El (obstáculo) principal tiene que ver con dedicarse a la cultura en un país donde las necesidades básicas de la mayoría de sus habitantes ni siquiera están cubiertas. La cultura pasa a un cuarto o quinto plano. No hay una consciencia real de la importancia de los eventos culturales pues no son soluciones efervescentes para la sociedad, pero a largo plazo la cultura, sin duda, es un paliativo para los problemas de desarrollo de un país. 

Pablo Guisa Koestinger

Pablo en la Ceremonia de Clausura de Mórbido Film Fest 2015.

© CORTESÍA DE MÓRBIDO FILM FEST

“Dedicarnos y esforzarnos por 9 años para construir algo que te de frutos a mediano plazo, pero que te de frutos por el resto de tu vida, es algo que bien vale la pena”
Pablo Guisa Koestinger


Sin embargo, esta es su novena edición. ¿Cómo le han hecho para mantenerse a pesar de este gran obstáculo?

¡A pulmón! Con un trabajo intenso. Una de las cosas que nos dimos cuenta fue que para ser un festival y un evento de calidad, como a nosotros nos gustaría que fuera, teníamos que trabajar todo el año. Así que quemamos las naves y sólo nos dedicamos a Mórbido. Hoy, nueve años después, Mórbido ya no sólo es un festival, es una plataforma de comunicación y difusión de contenidos, agrupa a una comunidad de más de tres millones de personas en América Latina, tiene una revista, tiene un programa de radio, tiene redes sociales muy fuertes, está produciendo y coproduciendo películas, está por lanzar un canal de televisión, que va a ser Mórbido TV, y pues ha habido un esfuerzo muy grande de todas las personas que hacemos Mórbido porque a diferencia de hacer un proyecto comercial, todos los que trabajamos en este proyecto lo hacemos porque es nuestra pasión. Porque es nuestro amor y es a lo que nos queremos dedicar el resto de nuestra vida, y estamos conscientes de que dedicarnos y esforzarnos por 9 años para construir algo que te de frutos a mediano plazo, pero que te de frutos por el resto de tu vida, es algo que bien vale la pena.

Mencionas que Mórbido se ha ido diversificando a través de los años. ¿Es esa la clave para mantenerse vigentes?

No sé si decir: “Es la clave” sería lo correcto, yo creo más bien que el proyecto que no se diversifique, en la época que estamos viviendo, tiende a desaparecer. Porque hay tantas maneras de consumir los contenidos hoy en día, que si sólo eres un festival que se proyecta en cines, pues te estás perdiendo a todo el público que consume en tablets, smartphones, etc. Creo que estamos viviendo en un mundo en el que la tecnología ha hecho que la disponibilidad de contenidos sea inmediata, constante y por todos los medios. Un ejemplo claro de diversificación es Red Bull, que no es una bebida carbonatada que te da energía, sino un generador de contenidos. Tiene una revista, tiene un canal de televisión, produce eventos… hay otras marcas, en la misma categoría, que sólo son bebidas y pues no son nada. Entonces, no es que sea la clave (la diversificación) sino una obligación de los proyectos, si hoy en día quieren prevalecer deben estar en todos los medios posibles. 

Entonces, ¿Cuál es la fórmula para crear un proyecto de esta índole?

Creo que lo más importante, y va a sonar extraño que lo diga pero es cierto, es el trabajo. Trabajar hasta 10 ó 12 horas al día, los siete días de la semana, para poder hacer que las cosas se consoliden. Hay gente que me dice: “Oye Pablo, ¡Qué suerte han tenido con Mórbido!” y yo les digo: “No, a ver, la suerte se reparte a las siete de la mañana y se deja de repartir a las tres de la mañana, de lunes a lunes”. El segundo punto es hacer las cosas bien. Pedir licencias, hablar con la gente que se tiene que hablar y pensar a futuro. Esa es una de las cosas que la mayoría de la gente no hace con sus proyectos, piensan 10 minutos adelante en vez de pensar en 5 años ó 10 años en dónde quieren estar. Otra de las cuestiones también es el poder trabajar en equipo. Es imposible hacer un proyecto de este tamaño, o de cualquier tamaño, si no hay una disposición para trabajar en equipo. Y la última, sin duda, es la capacidad de adaptación. Aquí el que no se dobla, se rompe. Tenemos que estar todo el tiempo reinventándonos, reformulándonos, replanteándonos el proyecto según las necesidades y según lo que suceda a nuestro alrededor. En resúmen: trabajar, hacer las cosas bien, saber trabajar en equipo y la capacidad de adaptación, son claves para hacer que un proyecto funcione.

“Aquí el que no se dobla, se rompe. Tenemos que estar todo el tiempo reinventándonos”
Pablo Guisa Koestinger

No te pierdas del 2 al 6 de noviembre el Mórbido Film Fest, con lo mejor del cine de terror internacional en la Ciudad de México. ¡Son películas que nunca más podrás ver en la pantalla grande!

Seguir leyendo
10 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia