Gregory Porter

Gregory Porter: “Son canciones verdaderas”  

Texto: Andreas Rottenschlager
Fotografía: Vincent Soyez  

¡La voz más hermosa del jazz actual fue un linebacker del futbol americano! ¿Cómo llegó a la música?  

La estrella del jazz y barítono de 1.90 metros de altura nos cuenta el camino desde bloquear a sus rivales hasta cantar baladas y ganar un Grammy. El culpable de que hoy podamos disfrutar de su música… ¡un hombro destrozado!

The Red Bulletin: Sr. Porter, ¿dónde tienes realmente el Grammy que ganaste en 2014 por tu álbum Liquid Spirit?

Gregory Porter: En un estante de mi departamento en Brooklyn. Durante varios meses no lo desempaqué, la caja era tan elegante que lo dejé así.

“Liquid Spirit”, la canción de su homónimo álbum ganador del Grammy. 

Los críticos no ahorran elogios con tu barítono y te aclaman como el salvador del jazz. No obstante, cuando eras joven querías ser jugador profesional de futbol americano…

Era linebacker exterior en el equipo de la universidad, los San Diego Aztecs.

Y, la verdad, bastante bueno. ¿Por qué abandonaste el deporte justo antes de dar el salto a la NFL?

Porque mi hombro derecho estaba arruinado, por los choques que recibía. A los 22 años el médico me dijo: “Gregory, nunca más podrás jugar al futbol”. El diagnóstico me impactó muchísimo. Yo estaba programado para ser deportista y en cuestión de segundos se desvaneció todo el sueño de mi vida deportiva.

¿Cómo te recuperaste?

Con la música. Desde chico había crecido con la música góspel de mi madre, que era pastora. Después de mi lesión cantar se volvió mi terapia. Pensé: “Está bien, tu carrera como jugador se terminó, así que irás al campo justo antes del partido y cantarás el himno nacional”. 

Cantar el himno es un momento muy emotivo, pero nadie espera que lo haga un exlinebacker. ¿Cómo reaccionó la gente?

Después del partido vinieron y me dijeron que se les había puesto la piel de gallina. Algunos incluso lloraron porque mi voz los conmovió.

22 años y un público que aclamaba tu trabajo… Así se puede iniciar una buena carrera. ¿Por qué se publicó tu primer álbum Water (también nominado al Grammy), 17 años después?

Estaba tocando en pequeños lugares y durante dos años fui miembro del elenco de Broadway. Así, simplemente, se me pasó el tiempo.

“El jazz plantea las grandes preguntas de la vida: ¿De dónde venimos? ¿Por qué hay injusticias en el mundo?” 
Gregory Porter

Mientras tu voz es admirada hasta en Montreux, el festival de jazz más famoso del mundo. ¿Cómo se dio el jazz?

Porque el jazz plantea las grandes preguntas de la vida: ¿De dónde venimos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Por qué hay injusticias en el mundo? Canciones como “Mississippi Goddam”, de Nina Simone, han contribuido tanto a la igualdad de los derechos de la población negra, como al movimiento por los derechos civiles. El jazz es una forma de protesta ingeniosa.

Entiendo por qué tu música no es para los charts.

Creo que cada género musical tiene su función. Incluso la corriente dominante del pop. Como esta chica que muestra continuamente su trasero…

¿Kim Kardashian?

No, la otra…

¿Miley Cyrus?

Exactamente. Se trata de un entretenimiento. Cuando estoy en una pista de baile también quiero entretenerme, pero si eso es lo único que tenemos, cuando la música no aporta una esencia más profunda, estamos mal. 

Las canciones de tu álbum hablan sobre sanar pájaros heridos o de un amor no correspondido… 

Tal vez se vea así. No soy una persona machista. También canto acerca de hombres vulnerables. En mi opinión las canciones deben ser verdaderas, eso es lo único que cuenta. 

¿Qué canción dice la verdad sobre ti?

“Real Good Hands”, del álbum Be Good. Se trata de la dificultad al pedirle la mano de su hija a tu futuro suegro. Yo mismo lo viví. Estaba muy nervioso y me tomó tres días para pensar en qué palabras serían las mejores. Luego le dije lo que más tarde se convirtió en una frase de una letra de canción: “Papá, ¿te has olvidado? Cuando eras joven pasaste por la misma situación que yo”. 

¿Funcionó?

Estoy felizmente casado.

¿Y tu carrera en el futbol? ¿Extrañas la adrenalina?

No, todavía me duele el hombro. De la adrenalina se encarga mi hijo. Tiene dos años y ya quiere jugar al futbol. Así que tengo que aprender a lanzar con la mano izquierda.

  
Seguir leyendo
05 2015 The red bulletin

Siguiente historia