Simon y Renton

5 lecciones que nos dejó Trainspotting 2

TEXTO: MELISSA AMEZCUA
FOTOGRAFÍAS: CORTESÍA SONY PICTURES

El mismo grupo temerario, irreverente y problemático, pero con más arrugas y canas, está de vuelta para hacernos creer que la juventud es un estado de la mente

Finalmente se estrenó en salas una de las películas más esperadas de los últimos años; la segunda parte de Trainspotting. La historia, dirigida por Danny Boyle, cuenta la vida de Mark Renton, Spud, Simon y Begbie 20 años después. Por distintas circunstancias, la vida reúne otra vez a este grupo de amigos en los suburbios de Edimburgo, mientras cada uno trata de superar los errores de su juventud, sus adicciones y el problema de enfrentar la vida adulta.

Hace unos días te contamos sobre las enseñanzas que nos dejaron estos dudes hace dos décadas con la primera parte de esta trama, ahora te contamos las 5 lecciones más valiosas de esta segunda entrega, un homenaje que Boyle hace a Trainspotting.

¡SPOILER ALERT! (bien poquito…)

 

Seguir leyendo

1. Usa tu adicción a tu favor

Por más que Renton intentó enderezar su vida con un matrimonio y un empleo de oficina, él mismo admite que su personalidad se inclinará siempre a las adicciones y le recomienda a Spud que siga sus pasos y sea adicto a algo “sano” como el ejercicio.

Lo que aprendimos: El propio Renton acepta que la clave para que un vicio no se vuelva una adicción está en poder controlar la mente. Sabemos, porque nos lo han repetido hasta el cansancio, que cualquier cosa en exceso es negativa, pero mejor opta por analizarlo desde la perspectiva de las consecuencias a corto y largo plazo. Por cierto, la meditación también ayuda.

 

Renton y Spud

2. Todo lo que hagas tiene consecuencias

Renton, Simon (Sick Boy) y Veronika quieren poner una casa de citas disfrazada de spa en lo que fue el legendario pub en el que se reunían desde que -literal- eran unos niños, pero olvidan un detalle: Sick Boy nunca olvida que Renton le robó y ahora sólo quiere venganza.

Lo que aprendimos: Si jodiste a alguien, ¿qué te hace pensar que ya te perdonó? El karma es el karma y Renton tuvo que lidiar con un Simon bastante enojado.

Renton y Sick Boy

3. Cómo lidiar con amigos resentidos

Renton desaparece de la vida de sus amigos Simon y Spud por dos décadas, por lo que cuando vuelve a buscarlos, éstos ya no le tienen la misma confianza, pues de cierta forma los abandonó en medio de una adicción a la heroína.

Lo que aprendimos: Para que vuelvan a confiar en él, Renton termina admitiendo que su salvación estaba en huir de Edimburgo, pero al final lo único que logró viviendo en otro país fue acumular fracasos. Es decir, sus amigos volvieron a confiar en él hasta que fue realista, les confesó todo y dejó de venderse como el tipo perfecto y superexitoso.

Trainspotting 2

4. Tu vida no resultó lo que planeaste y está bien  

Uno de los aciertos de esta segunda parte es que pinta una imagen muy realista de un adicto rehabilitado. En su juventud, ni Renton, ni sus amigos fueron a la universidad y ahora se les dificulta encontrar trabajo, siguen comportándose como si tuvieran 20 años, peleándose en bares y huyendo de sus responsabilidades.

Lo que aprendimos: Tal vez no te volviste adicto como estos weyes, pero seguro que no tomaste las mejores decisiones porque pues, la vida está cabrona. Pero si hoy en día tienes problemas para conseguir prosperar, voltea a verte: seguro tienes uno o varios talentos por explotar. Spud ahora es un superescritor, por ejemplo.

 

Spud

5. Aprende a romper las reglas de la forma correcta

Las dos entregas de esta historia hablan de una vida sin límites, con increíble música de fondo, pero que tarde o temprano terminan mal porque simplemente ¡no te puedes pasar las reglas por el arco del triunfo!

Lo que aprendimos: Si eres anarquista de corazón, entonces estarás de acuerdo en que la democracia realista es la única forma de hackear el sistema. Está bien romper las reglas, pero no como en Trainspotting 2, ahí siempre acaba todo mal porque confunden anarquía con libertinaje. El asunto se trata de agarrar al toro por los cuernos y entrarle al sistema para cambiarlo, en lugar de ignorarlo.

Renton y Begbie
Seguir leyendo
03 2017 THE RED BULLETIN

Siguiente historia