Brian Wagner es bicimensajero en DF

Brian Wagner, bicimensaje a otro nivel    

Fotografía: Aarón Borrás
Texto: ​Rocío Estrada  

Brian Warger es un rider conocido por su resistencia y velocidad en carreras urbanas. ¿Quién dijo que no se puede vivir de pedalear en México?  

Han pasado doce años desde que Brian Wagner dejó su pequeño pueblo en Sudáfrica para convertirse en un nómada en bicicleta. Brian estaba listo para zambullirse en la libertad de rodar sin miedo y ser conocido simplemente como Safa, un miembro de la tribu urbana de bicimensajeros del mundo, quien está decidido a sacudir el DF y restregar en cada pedaleada que piernas, bicicleta y un messenger bag es todo lo que necesita para volar.

Al cumplir 18 años, cuando terminó la escuela, todos le decían que viajara por un año y regresara para continuar sus estudios. Ese era el plan, pero al convertirse en bicimensajero en Sídney, Australia, sabía que todo había cambiado. “Un día vi mi boleto de regreso que decía que debía volver en una semana y simplemente lo tiré. Nunca regresé”.

“El primer trabajo que amé fue el de bicimensajero, desde niño siempre quise pedalear, pasar mis horas así. Me sentía muy natural sobre la bicicleta”, una naturaleza que lo llevó a rodar por el mundo, bajo sus propias reglas y recursos.

“Desde niño siempre quise pedalear, pasar mis horas así. Me sentía muy natural sobre la bicicleta” 
Brian Wagner

Estuvo en Sídney, en Perth y Melbourne, de ahí viajó a Londres, después a Nueva York, donde hizo escala por algunos meses y por fin llegó a México, donde la agenda sería la misma de los últimos años: quedarse unos meses y luego dirigirse a donde las ruedas los llevaran.

Tig Bicimensajería DF

Joaquín “Joako” Sánchez: cofundador y bicimensajero de buenas noticias.  

© Cortesía de dvntline.com

 Sin embargo, un amigo le externó su deseo de realizar el Cycle Messenger Word Championships (CMWC) en el Distrito Federal, por lo que le pidió ayuda para organizarlo. Safa aceptó, pero como se trataba de un evento que requiere de mucho tiempo, había que ganarse la vida, así que se puso a trabajar como bicimensajero para algunas empresas, pero no funcionó. “Todo era muy nuevo y no funcionaba la forma en la que hacían las cosas, por eso decidí poner mi propia empresa”. Fue así como se unió con Joaquín “Joako” Sánchez, nómada español, con quien creó Tig Bicimensajería.

La bicemensajería es una forma de vida para los dos. Y justo ese ha sido el reto, “porque la gente no entiende que es posible. Si la gente quiere enviar un paquete no piensa en una bicicleta, como en otras ciudades, cree que es lento o que no puedes cargar muchas cosas, pero los que nos utilizan se han dado cuenta de que es más rápido, la gente es más amigable y feliz ahora”. 

El negocio va a cumplir tres años y Safa reconoce que sólo en el último las cosas han mejorado, “¿por qué seguimos haciendo esto y por qué el asunto de las bicis en México está despegando? A donde quiera que vayas hay una bici, todo el mundo anda en una. Se está formando una comunidad, entonces se corre la voz”.

Cajas de mezcal, un montón de globos, ropa, comida o simplemente documentos son el tipo de cosas que Safa y sus secuaces de Tig Bicimensajería trasladan de un punto a otro de la Ciudad de México a toda velocidad, rodando entre una masa amorfa de vehículos, un sádico transporte urbano y miles de peatones. En un día “tranquilo”, Safa dice poder recorrer hasta 50 km, aunque hay días que en la tarde ya se ha hecho más de 100 km, lo que es natural por tratarse de una ciudad tan grande.

Brian Wagner es bicimensajero en DF

Brian y Ana, de ruta por la ciudad. 

© Cortesía de TIG.mx

“Es parte de mi vida. Trabajo en bici, viajo en bici, hay bicis en mi cuarto”
Brian Wagner

Para Safa, la clásica idea del bicimensajero neoyorkino, un loco sobre ruedas, es algo que en México aún no existe, “porque es una industria muy pequeña”. Aunque reconoce que hay algunos que sí lo son, “es lo que hacen. Encuentras a gente muy interesante, son personas a las que no les gusta hacer lo que les dicen, usar cierto tipo de ropa, hacer lo que otras personas hacen. Por eso es que se ven atraídas por este mundo”. Locos como él, que hace pruebas y desafíos como bajar de La Marquesa a Avenida Constituyentes en 15 minutos, participar en Alleycats, rodar en competencias urbanas como el Red Hook Criterium, Wolfpack Hustle o el Lord of Griffith 666…

Viajar, rodar, competir y cumplir con las entregas, así es la vida de este rider a quien no le gusta perder y a quien nunca se le encuentra sin bici. “Es parte de mi vida. Trabajo en bici, viajo en bici, hay bicis en mi cuarto. Es tan natural que no sé qué haría sin una”.

  
Seguir leyendo
08 2015 The red bulletin

Siguiente historia