Muse

“¡No permitas que te digan lo que tienes que hacer!”

Entrevista: Marcel Anders
Fotografía: Danny Clinch

Muse es una de las bandas más exitosas del mundo. Alguna vez le pintaron dedo a Madonna. Su cantante, Matthew Bellamy, habla de la confianza en uno mismo y el poder de los plátanos    

Más de 17 millones de discos vendidos, un Grammy y giras con estadios repletos. Desde 1999 Muse es la banda preferida de los críticos y las superestrellas al mismo tiempo. ¿Cómo logró esta hazaña el trío británico? La banda no se da por satisfecha fácilmente. Ni con los instrumentos, ni con los contratos discográficos, explica el vocalista Matthew Bellamy.

THE RED BULLETIN: ¿Qué se siente ser llamado el Jimi Hendrix de tu generación?

MATTHEW BELLAMY: Tales elogios halagan, pero son un disparate. 

Sin embargo no carecen de fundamentos. Después de todo, al igual que Hendrix en la década de 1960, has revolucionado la guitarra.

Toco la guitarra desde que tengo 11 años. Cuanto mejor tocaba, más limitado me sentía con sus posibilidades. No es una casualidad que en la actualidad la gente creativa utilice la computadora para hacer música. Por este motivo desarrollé una guitarra para el siglo XXI.

MUSE: “Reapers”.

© MUSE // YouTube

¿Qué cosas puede hacer tu guitarra que otras no?

Tiene instalada una pantalla táctil conectada directamente a la computadora y esto les da a los músicos una nueva sensación. Espero que pueda entusiasmar a los chicos afines a la tecnología para que usen este instrumento.

Tu modelo cuesta 4,000 euros. ¿Qué puede hacer un joven músico que no tiene tal cantidad de dinero?

Lo mismo que hice yo. Buscar un aficionado a la tecnología y diseñar su propia guitarra. En internet hay un montón de sugerencias y planos para ayudarte. El principio es muy simple: si no estás satisfecho con lo que la vida te ofrece, configúrala de acuerdo a tus necesidades. ¡Y no permitas que nadie te diga lo que tienes que hacer!

“Seguro que no fueron 140 guitarras las que rompí en aquel momento. Como máximo fueron unas 40”
Matthew Bellamy

¿Un ejemplo de la carrera de ustedes?

En 1999 Madonna quería publicar Showbiz, nuestro LP debut, con su discográfica en el mercado de EE.UU. Pero había un problema. Querían que volviéramos a grabar nuestras canciones y que las hiciéramos más pegadizas. Le mostramos el dedo largo y nos quedamos sin el contrato. Pero sé que si no hubiéramos dado ese paso, hoy no estaríamos aquí.

Muse

 En estadios con 100 mil espectadores. ¿Cómo se preparan para los conciertos de esta magnitud?

Yo antes de cada concierto como bananas. Este ritual se lo copié a Boris Becker cuando yo era niño. Cuando ganó el torneo de Wimbledon, comía plátanos constantemente en las pausas. Yo estaba seguro de que esas bananas debían ser su arma secreta.

¿Quizás los plátanos te dan demasiada energía? Tu nombre está en el Libro Guinness de los Récords como el músico que más guitarras destrozó en una sola gira: 140.

Creo que eso es una exageración. Pero definitivamente estaba de mal humor en la gira de 2004. Teníamos una gran cantidad de conciertos que tocar y sufrimos bastante con problemas técnicos. ¡Una pesadilla! Es por eso que en ocasiones rompía mi guitarra por frustración al final de los conciertos. Pero no creo que hayan llegado a ser 140. Como máximo 40.

“SI NO ESTÁS SATISFECHO CON LO QUE LA VIDA TE OFRECE, CONFIGÚRALA DE ACUERDO A TUS NECESIDADES”
Matthew Bellamy

¿Cómo superas la frustración en tu vida privada? ¿Te gusta conducir rápido? 

Al contrario. Incluso mi ex mujer (la actriz Kate Hudson, N. del E.) me condenó hace algunos años a tomar un curso de manejo agresivo.

¿Existe algo así?

No agresivo en el sentido de ser un peligro para el tráfico. Allí aprendí a conducir rápido y con soltura. En realidad soy el tipo más agradable detrás del volante, pero para el gusto de ella no era suficientemente atlético al manejar.

¿Ahora conduces más rápido que antes?

La verdad es que no. Una vez mi baterista y yo fuimos a competir entre nosotros en un circuito de carreras. Después de cruzar la meta pensé: “Sin duda hice un tiempo decente”. En fin, él fue cinco segundos más rápido. Yo creo que los bateristas en general son mejores conductores que los guitarristas. [Risas].

MUSE: “Psycho”​.

© MUSE // YouTube

¿Cómo encaja tu pasión por la nueva tecnología con tu manifiesto amor por los coches viejos, como el Ford Thunderbird de 1962?

Me encanta ese coche. Y justamente por eso, porque es tan anticuado. Conducirlo te da la sensación de estar pilotando un velero. Es más bien lento y torpe, perfecto para mi ciudad adoptiva, California.

¿No tenías también un deportivo Tesla Roadster, un coche totalmente eléctrico?

Es verdad. Pero ya lo he vendido, así como la mayoría de mis otros autos. Es que en un momento eran demasiados. Ahora sólo tengo un Mustang de 1966, el Thunderbird de 1962 y un Mercedes. Ah y en Inglaterra todavía conservo un Mini, ya que el tráfico en Londres es tan denso que no se puede ir en ningún otro vehículo.

“Las decisiones sobre la vida y la muerte no pueden partir de la base de una computadora”
Matthew Bellamy

El nuevo álbum de Muse, Drones, también trata sobre temas de alta tecnología. Incluso en sus letras plantean una tesis interesante: todos somos drones, que estamos dirigidos por drones.

Es cierto, se podría decir así. El control siempre fue un tema importante para mí. Aunque no puedo decir exactamente por qué. Tal vez sea porque mis padres se separaron cuando yo era adolescente. Pasé por una etapa en mi vida que estaba absolutamente fuera de control, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Estaba privado de la protección de una familia. Por eso formar la banda no fue más que un escape para mí. Y una manera de ser dueño de mi propio destino. Estos pensamientos también los tuve cuando nos dedicamos a este álbum. 

¿Entonces este álbum es una manera de autopotenciarse?

Es una proclamación por más individualismo, más libertad de pensamiento y más empatía por el prójimo –especialmente con relación a la tecnología. Tenemos que aceptar los defectos del pensamiento humano para nuestro propio bienestar, porque si todos nos centramos en la tecnología perdemos nuestra propia humanidad. En este disco, expreso mis dudas sobre si el progreso tecnológico nos está llevando en la dirección correcta.

Una declaración interesante…

Creo que entretanto, mucha gente nacida en el siglo XX tienen otra perspectiva. En su época existía la sensación de que la tecnología nos iba a hacer progresar. Y lo hizo en términos de eficiencia y productividad. Pero al mismo tiempo también ha dejado a mucha gente sin trabajo, porque no podían mantenerse actualizados y dejaron de ser necesarios. Este fue el resultado directo de la decisión general de imponer la eficiencia por encima de todo.

Muse

En otras palabras: ¿con la aceptación incondicional de la tecnología nos hemos hecho daño a nosotros mismos?

¡Sí! Y para mí los drones son la línea que no podemos sobrepasar. Son el límite donde tenemos que decir: “las decisiones sobre la vida y la muerte –véase el uso militar de los drones– no pueden partir de la base de una computadora.”

Con una mano en el corazón, ¿ya has probado uno de esos mini drones, que entretanto son relativamente más accesibles económicamente?

Los muy pequeños, de los últimos que han salido, todavía no. Pero tengo un modelo de los grandes, un “cuadricóptero”. E incluso lo utilizo muy a menudo. Te permite hacer videos caseros realmente buenos.

¡Y lo utilizas en tu casa de Malibú, cuando no estás escribiendo canciones!
Entre otras cosas. Cuando no me estoy ocupando de mi hijo, suelo investigar mi cuadricóptero. Lo uso con fines de estudio. [Risas]. Pero no te preocupes, este tipo de drones no tienen nada que ver con el que se utiliza para los ataques militares.

¿De modo que sabes sobre qué estás cantando?
Por supuesto que me preocupé por saberlo. Está claro, ¿no? [Se ríe]. Es una extraña nueva técnica que, de repente, parece estar en todas partes. Como si hubiera surgido de la nada.

“En esta oportunidad vamos a ofrecer menos locuras en video y lo más importante se centrará en la música”
Matthew Bellamy

¿Esta nueva tecnología también la utilizarán en sus shows en vivo?

Al menos vamos a tratar de incorporar los drones en los conciertos. Pero también hay requisitos y disposiciones que son diferentes en cada país. Y tenemos que regirnos por eso. Hay que tener en cuenta qué es lo que corresponde, cuánto podemos estirar el arco… Porque, por supuesto, existe una preocupación cuando algo va a volar sobre las cabezas del público. Por ejemplo, en el estadio de Wembley en Londres, sería algo imposible. Allí las regulaciones son muy estrictas.

¿Aún es posible superar el último show en vivo de Muse, con robots y globos gigantes?

Esa es una pregunta. La otra sería si queremos nuevamente un espectáculo elaborado o si esta vez vamos a reducirlo un poco. En esta oportunidad vamos a  ofrecer menos locuras en video y lo más importante se centrará en la música. Y al mismo tiempo utilizaremos algunos objetos voladores. O sea, menos video, más música y más acción sobre las cabezas de los espectadores. ¡Va a ser muy divertido!
 

Te ofrecemos lo mejor de cada mes

>>> ¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER! <<<

Síguenos en Facebook: ¡Hazte fan!
Seguir leyendo
08 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia