James McAvoy, todo un tipo osado

Entrevista: Paul Wilson - Fotografías: Matt Holyoak

James McAvoy, la estrella de X-Men: Days of Future Past, habla de peleas de superhéroes en la vida real y sobre la manera correcta en que uno debe ser atropellado

Es un buen momento para ser James McAvoy. Él gana galardones por su papel como el policía más corrupto en la historia del cine, en Filth. Acaba de terminar de filmar una versión de Frankenstein en la que interpreta al doctor disecador y Daniel Radcliffe es su asistente, Igor. Con un futuro tan brillante como su pasado reciente, es el momento perfecto para su nueva película, X-Men: Days of Future Past (X-Men: días del futuro pasado, en español) El escocés de 35 años de edad regresa como el profesor Charles Xavier, luego de X-Men: Primera generación, a esforzarse al máximo para evitar el fin del mundo. Si en la pantalla resulta ser tan heroico, gracioso y encendido como en la vida real, todo estará bien.

«Siempre quise ser un piloto de jet Harrier. Lo que quiero hacer es volar un Spitfire antes de morir», confiesa James McAvoy.

THE RED BULLETIN: ¿Qué distingue a las películas de la serie X-Men en comparación con otras de superhéroes?

JAMES McAVOY: Tiene una temática real en el fondo. Trata acerca de personajes marginados y perseguidos que fueron desterrados de la sociedad. Hay alegorías y metáforas sobre gente que está insegura, que se siente juzgada. X-Men trata sobre superhéroes, pero ellos son los menos “súper” de todos. Incluso Wolverine; él es un gran superhéroe, pero porque es un tipo duro. En especial mi personaje es el más humano de todos.

Pero el profesor Xavier cuenta con poderes mentales.

Sí. Pero, para mí, él es un diplomático. Sin embargo, en el último filme fue un gran canalla y ahora en este soy un desastre. Un desertor alcohólico y drogadicto.

“HAY UNA BUENA CANTIDAD DE PUÑETAZOS”
James McAvoy

Hay cerca de 20 héroes y villanos en esta película. ¿Cómo encajan todos?

Hasta X-Men: Primera generación, Wolverine fue el corazón de cada película de X-Men y su relación con Jean Grey ha sido lo que alimenta a todo. Entonces nosotros nos hicimos cargo en Primera generación y no salió Hugh (Jackman). Aquel filme fue la historia del origen de Magneto y también 
la médula de su relación con Charles. Pero está Wolverine, así que Hugh se incorpora a lo que Michael Fassbender, que interpreta a Magneto, y yo teníamos.

¿Y mostrarás tu musculatura, como los otros dos?

Un poco. Charles, en realidad, no es un tipo de acción. Pero hay una buena cantidad de puñetazos. Golpeo a Michael un par de veces. Peleamos en un avión y este, de pronto, se va en picado y acabamos saliendo muy maltratados.

Pero en The Disappearance of Eleanor Rigby, tu próximo trabajo, realmente te atropellan.

Sí… Y me encantó.

¿Cómo es que se le hace para atropellar a una persona?

Inicias despacio y luego ensayas y ensayas. Utilizamos un Toyota Prius, que tiene un frente con rastrillos que pasan muy cerca del suelo. Así que empezamos con el auto a ocho kilómetros por hora, luego subimos a 13, luego a 20, 22, 25 y finalmente llegamos a 29 y 32 km/h. Básicamente, tan pronto alcanzaba a ver el automóvil en mi visión periférica, saltaba un poquito y el carro me barría y me levantaba sobre el cofre con relativa gentileza. Me encanta el trabajo de doble de acción. Justo me tocó hacer mucho de eso para Frankenstein.

¿Tienes alguna otra cosa emocionante que te gustaría hacer?

Siempre quise ser un piloto de jet Harrier. Lo que quiero hacer es volar un Spitfire antes de morir. Existe una razón extraña que hace de eso algo muy difícil, ya lo investigué. Hubo un momento en que iba a interpretar a un piloto de la Segunda Guerra Mundial y si hacía eso, aprendería a volar. Pero nunca ocurrió. Luego quise volar en un Spitfire y los seguros son tan ridículos. Había uno, en buenas condiciones, por 3.4 millones de dólares. Pensaba que costaban 42 millones.

Tus fanáticos de hueso colorado son conocidos como los McAvoyeurs. ¿Cómo son ellos?

Han sido siempre muy leales. Conservo un par de dibujos y fotos que me han mandado. En uno de esos dibujos me convirtieron en un personaje de manga japonés. Pagaría bien por esto, como a uno de esos tipos que dibujan tu retrato en las calles durante el verano.

Este año, hay una tercera película de equipos de superhéroes de Marvel, Guardianes de la Galaxia. Así que, luego del filme Avengers del año que viene y la secuela de X-Men al año siguiente, ¿será posible que veamos a todos estos equipos luchar juntos?

De hecho, me parece que eso debería llamarse X-Men Rules And Is Better Than Guardians Of The Galaxy And Avengers And Everyone Else Can Kiss My… (X-Men gobierna y es mejor que Guardianes de la Galaxia y Avengers y todos los demás pueden besarme el…). No, lo genial sería reunirnos a todos en un pequeño cuarto de hotel y ponernos a pelear. No a los superhéroes, a los actores. Que solo nos pusieran a pelear. Eso sería genial.

Seguir leyendo
07 2014 THE RED BULLETIN

Siguiente historia