Michel Franco

Michel Franco

TEXTO: Benjamín Acosta
FOTOGRAFÍA: RICARDO TRABULSI

El primer mexicano en ganar el premio Una cierta mirada en el festival de Cannes dice: “El cine fue mi Plan B en la vida”



Para quien soñaba con ser un rockstar cuando era un adolescente, no puede evitar sentirse sorprendido con todo lo que ha pasado con sus películas. Un cine que no tiene otra intención más que poner el dedo en la llaga de temas comunes pero incómodos para algunos. Esa forma de ver el mundo fue lo que impulsó al actor británico Tim Roth para levantar la mano y pedirle el papel principal en Chronic: el último paciente.

Estudió durante un par de meses en la Academia de Cine de Nueva York y con esas bases empezó a dirigir sus primeros cortometrajes. Desde entonces forma parte de un grupo de amigos –que se transformaría en equipo de trabajo– en el que discutían sobre cine y el tipo de películas que les gustaría hacer. “En esa época no sabíamos que terminaríamos haciéndolas en conjunto y con nuestros resultados. Ha sido un proceso orgánico que lo he disfrutado bastante”, afirma el director, productor y guionista nacido en 1979.

Michel Franco

Michel Franco, el rockstar del cine mexicano.


Una serie de temáticas urbanas contadas sin complacencias se convirtió en el foco de atención desde sus inicios. Historias que prácticamente es imposible que mantengan  la indiferencia del espectador, como ha sucedido con A los Ojos. su tercer filme que también se proyecta actualmente.

Tras el primer premio que recibió en Cannes por Después de Lucía (2012), Tim Roth  no sólo le entregó el reconocimiento, sino que además le hizo una propuesta. “Al terminar la ceremonia íbamos por el tercer whiskey en el Carlton, un hotel típico en Cannes. Me seguía hablando sobre cuánto le había gustado Después de Lucía y me preguntó cuál sería mi próxima película. Le conté acerca de la enfermera de Chronic y me sugirió cambiar el personaje, que fuera un hombre para que él lo interpretara. De inmediato me apunté y lo vi como una gran oportunidad de hacer algo con uno de los mejores actores”.

“NUNCA HE AMBICIONADO FILMAR EN ESTADOS UNIDOS”
Michel Franco

THE RED BULLETIN: Lejos de buscar la oportunidad, terminó por llegar a tí.

MICHEL FRANCO: Sí, llegó absolutamente sola gracias a Después de Lucía. No tenía esa aspiración como tampoco llegar a Cannes  ni mucho menos ganar premios. Cuando Daniel y Ana fue seleccionada en 2009 fuí el primero en quedar sorprendido. Lo mismo puedo decir de las peliculas que he producido. Nunca he perseguido premios ni he sido ambicioso en cuanto a trabajar en Estados Unidos. Lo que sí he perseguido desde que hacía cortometrajes ha sido conectar con el público. Hacer películas para la gente.

Después de la fiesta y ese primer encuentro con Tim Roth, ¿cómo fue el seguimiento al proyecto?

La respuesta al primer email que le envié fue casi inmediata. Siempre lo priorizó sobre cualquiera otro de sus proyectos durante dos años de desarrollo.
 

Y una vez terminada, ¿qué te dijo?

Que es el trabajo del cual se siente más orgulloso de toda su carrera. La ha visto unas quince veces. En fin, tiene un instinto muy desarrollado y juntos profundizamos en todo eso que tiene que ver con el final de la vida.

Michel Franco

¿Qué te ha motivado a hacer cine?

Desde que tengo conciencia y empecé a cuestionarme sobre quién soy y cómo es el país donde vivo, aparecieron estos temas que empezaron a preocuparme. Para mí, resulta inevitable no reflexionar sobre estos asuntos que son centrales y universales.
 

Más allá del cine, ¿cuáles son tus pasatiempos?

Me gusta practicar y ver deportes, sobre todo el futbol, béisbol y box. Me gusta estar con amigos y tomar unos tragos. Creo que el error más grande de los artistas o intelectuales tiene que ver con dejar de vivir. Porque entonces, ¿de qué escribes? Trato de llevar una vida normal, no tomarme en serio lo de ser director de cine en la vida cotidiana.
 

De lo contrario correrías el riesgo de desconectarte de la realidad.

Eso sería el final de una carrera productiva e interesante.

Michel Franco


¿Y además de los deportes?

La música. Toco algo de guitarra y bajo. A veces solo y otras con amigos para hacer covers de Led Zeppelin o de Rolling Stones. Nunca tuve el talento para dedicarme a la música de manera profesional. Claro que cuando tenía 15 años me habría gustado.  El cine fue mi segunda opción realmente.
 

¿Te gustaría hacer más cine en Estados Unidos?

En Europa o en cualquier lugar, siempre y cuando la historia lo pida. No lo siento como una ambición, mi prioridad es hacer cine de calidad en México. Tampoco busco los grandes presupuestos, sino lo necesario que cada película requiere. No me interesa hacer cine efectista, de explosiones y todo eso. Me importan los valores de producción, tener buenos actores y temas efectivos para contar.

Seguir leyendo
04 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia