baron batch

Cambio de juego

Texto: ELLIOTT SMITH  
Fotografía: SCOTT GALVIN 

Con su fuerza y velocidad, la carrera de Baron Batch era evidente. Se convertiría en jugador profesional de futbol americano. Pero había un problema: era más feliz al pintar

Pittsburgh es una ciudad de colinas. Por encima de la que está a la derecha y a lo lejos se pueden ver las luces del Heinz Field, el estadio de los Pittsburgh Steelers, brillando como un faro encima de esta ciudad fanática del futbol americano.

A 12 km de allí, desde su estudio de arte, Baron Batch no ve las luces; por una cuestión geográfica y por elección. Batch, de 27 años, un verdadero chita que podría correr las 40 yardas en 4.5 segundos, fue considerado como el running back del futuro para los del equipo local de la NFL. Pero ahora se ha reinventado a sí mismo, literal y también figuradamente, como The Artist.

baron batch

Una vez atleta, atleta para siempre. Es un creativo cinético, siempre en movimiento.

“Cuando empecé a pintar hice un clic. Mi enfoque en el futbol se desvió a otro lado” 

Después de su último año en la Texas Tech University, Batch fue seleccionado por los Steelers en 2011 y su objetivo declarado era convertirse en “el hombre de Pittsburgh”. Pero cuando Batch se rompió el ligamento cruzado anterior durante la última práctica en el campo de entrenamiento y luego tuvo que pasar un año en rehabilitación, se encontró con una pasión que había sido ignorada durante mucho tiempo: los pinceles.

“En el momento en que empecé a pintar hice un clic”, recuerda. “Cuando volví a hacerlo, mi enfoque en el futbol se desvió a otro lado. No hago las cosas sólo por hacerlas. No pongo mi energía en algo sin tener una razón. De modo que estaba un poco dividido entre algo en lo que era realmente bueno y me gustaba y algo para lo que no era tan bueno pero me fascinaba”. 

¿Cómo hacer para pasar al plan B cuando uno se da cuenta de que el plan A de su vida no es lo que realmente quiere? Para Batch, la respuesta era obvia. Él era The Artist y con el fin de tener éxito debía de cambiar su vida para dedicarse a su pasión. Sin arrepentimientos y sin pensarlo dos veces. “Me hice a la idea de que ya se había acabado el jugador”, dice Batch. “Le dije a mi agente, ‘creo que ya está’. Muchos lo dicen, pero nadie les cree. Yo quería hacer arte. Nadie me creía”.

baron batch

Al seguir a Batch en las redes sociales, Kelsi Hines consiguió su obra gratis. “Su arte es muy vibrante, ecléctico y exclusivo”, dice ella.  

Después de colgar el casco y rechazar a varios equipos que estaban interesados en que volviera a jugar, Batch se encerró en su casa por seis meses y trabajó en su arte. Inspirado por Vincent van Gogh, Leonardo da Vinci, Banksy, Andy Warhol y Dr. Seuss surgió con su propio estilo: el Pop-X. “Es una mezcla de expresionismo y arte pop”, dice Batch, mientras hace flexiones en una viga descubierta de su estudio. “Me encanta el expresionismo porque no tiene reglas. Pero también me encanta el arte pop, el cual sí tiene reglas artísticas y eso es lo que soy: un artista. Tengo una estructura extrema por mi pasado como deportista, pero al mismo tiempo desobediencia extrema a las reglas –a no ser que sean mis propias reglas”.

Batch encontró su estilo expresivo y un hogar, donde abrió su Studio A.M. en Homestead, una antigua ciudad siderúrgica en las afueras de Pittsburgh caída en desgracia después de que cerrara la fábrica local. Él cree en la energía creativa y en la capacidad de recuperación de la ciudad. Y ahora, su casa/estudio/restaurante/galería/lugar de reunión es parte de la renovación de la zona. “Mi hogar, para mí, es el lugar donde soy libre para expresarme y donde la forma en que me expreso es aceptada”, dice. “En este momento, esa es la razón por la cual Pittsburgh es mi hogar”.

“Yo quería hacer arte. Nadie me creía” 
baron batch

“Es una sensación genial poder decir ‘esta es mi filosofía’ y que haya gente que diga ‘queremos apoyarla’”.  

Batch ha dejado su huella al crear arte original para el maratón de Pittsburgh y al hacer instalaciones de arte en distintas ubicaciones, incluyendo el aeropuerto. Aquí realizó una sesión de pintura de todo el día junto a eventos musicales bajo el título “Don’t forget to Write” (no olvides escribir). 

“No estoy sorprendido. Me siento humildemente honrado de que esta ciudad me haya abrazado para poder representarla como la voz del arte”.En una noche húmeda de verano en el centro de Pittsburgh, una SUV negra se detiene a sólo una cuadra del PNC Park, el estadio de los Pirates. Batch, con la despreocupación propia de quien ha sido un deportista la mayor parte de su vida, se baja con un gran tablero por encima de su cabeza. El frente es una pintura colorida de un elefante sentado en una pose de yoga, con el ojo de la providencia. Debajo del elefante está escrito “Be Free” (sé libre).

Luego, Batch apoya la pintura subrepticiamente contra un poste debajo de un cartel de estacionamiento y un par de curiosos la observan brevemente. Entonces una mujer joven llega corriendo y se precipita sobre ella, feliz como un buscador de tesoros que encuentra su botín.

baron batch

Batch desarrolló su propio estilo para “no vivir bajo el paraguas de alguien más”.

Es la consecuencia de uno de los “art drops” (arte abandonado) que Batch hace habitualmente. Los publica en Instagram y Twitter y deja pistas sobre su ubicación. En la comercialización de sí mismo, Batch no se avergüenza de su pasado en el futbol americano, pero tampoco le resulta fácil adoptarlo. Se presenta a sí mismo como “The Artist” en lugar de su verdadero nombre –“sería incorrecto si no lo hiciera”. De la NFL sólo hay una carta del sindicato de jugadores sobre su escritorio y una invitación de la Texas Tech University para dar una plática a los estudiantes. El futbol americano parece ser un recuerdo lejano para él.

Batch regresó de su rotura de ligamento y jugó para los Steelers en 2012. Al año siguiente quedó libre y optó por no firmar con ningún otro equipo. La gran esperanza de la ciudad se retiró después de anotar un sólo touchdown en la NFL. Pero recuerda: sin arrepentimientos ni pensarlo dos veces. Dedicación absoluta al plan B. “No echo de menos el futbol porque me mantuve haciendo lo que quería hacer”, dice. “Nunca pienso, ¿qué hubiera pasado si esto o el otro…?”.

baron batch

Una de sus obras: “The Leader”.

El lema del Studio A.M. de Batch es “Up Late, Up Early” (hasta tarde, desde temprano). Su incansable energía le permite trabajar todas las noches con aerosol, los pinceles sobre el lienzo y las ideas creativas atravesando su mente. Necesitas esta motivación para llegar a la NFL, así como para tener éxito como fuerza creativa.

“Hay muchos estereotipos de deportistas y no pasó mucho tiempo para ver que Baron había roto el molde”, dice la leyenda de los Steelers, Troy Polamalu, quien le encargó a Batch que creara arte para su casa. “Baron encontró algo que simplemente lo apasionaba. No sólo es conocido como jugador de futbol americano, sino como un verdadero artista. Y eso es mejor”.

Seguir leyendo
12 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia