Residente

Residente, la voz transparente

Texto: Alejandro Serrano
Fotografía: Patrik Giardino

El artista boricua René Pérez, alias Residente, dejó Calle 13 después de 10 años y 25 Grammys, justo en la cúspide de su éxito. ¿Por qué? Él dice que para tener más espacio, pero además, su visión nos revela que es para ser más transparente y contar lo que pocos se atreven a contar


En medio del festival South by Southwest en Austin, Texas, nos reunimos con René un día después de la premier de su nuevo documental titulado Residente, a secas, para tomarle fotos y platicar sobre su nuevo disco (el cual es una bomba atómica como todos los discos que ha realizado antes). Pero ahora lo hace sin su hermano, Eduardo Cabra, quien lo acompañó en ese viaje llamado Calle 13.

René llegó al estudio y le pedimos que se quitara la sudadera para que salieran sus tatuajes en algunas fotos. Con gusto lo hizo a pesar de que hacía mucho frío. Por otra parte, René es el tipo de persona que no le importa si le dices: “Disculpa si no te pongo atención en este momento”. Lo sé porque me dijo: “Dale, tú termina. A mí no me importan esas cosas”.

Con eso tuve para sentir que estaba con un humano que sí actuaba como humano. No fue sólo eso: a mitad del photo shooting, durante el descanso para comer algo, se puso a ver beisbol latinoamericano con su crew, como si fuera uno más en cualquier grupo de amigos que se reúnen para gritar como locos cuando anota su equipo favorito.

 

Seguir leyendo

A pesar de lo que muchos de nosotros creemos, René es como cualquier persona y no posee superpoderes. Pero si hay algo que lo distingue, además de su increíble talento como artista, es su capacidad de decir las cosas como son. Es capaz de hablar de las injusticias de su país, pero también de las ajenas.

Para su más reciente producción, se hizo una prueba de saliva para determinar las razas que están en su ADN. Descubrió que tenía sangre de comunidades en Siberia, de África y de China. Viajó a esos lugares, entre otros países, para entender no sólo los relatos de gente que vive la guerra, la pobreza y la represión como si fuera el pan de cada día, sino también para grabar instrumentos musicales y no usar grabaciones descargables. Tal vez una guitarra de Bombino, reconocido guitarrista tuareg de Nigeria, no suene diferente para muchos melómanos compulsivos o productores que maquilan canciones sólo por dinero.

Para René, hace toda la diferencia entre ser real o falso y por eso lo visitó para grabarlo. Detesta lo que la industria de la música está haciendo porque él siente que ya no se ve la música como arte. Él está obsesionado por reflejar todo lo que siente y hacerlo de la mejor forma posible. Su transparencia es tal, que en verdad la luz que cruza por su ser refracta los colores de todos los demás, “sin filtros”, como él mismo dice. En dicho encuentro el artista polifacético nos mostró y habló un poco sobre cómo funciona esta transparencia.

Escucha “Desencuentro”, canción del nuevo disco de Residente, junto a Soko y con el actor Edgar Ramírez.
 

© YouTube // Netflix América Latina

THE RED BULLETIN: ¿Cómo le haces para ser tan honesto?

RENÉ PÉREZ: Bueno, creo que es gracioso porque dentro de la música –a pesar de que todos tienen secretos– se me hace más fácil decir todo lo que pienso y todo lo que siento. Dentro del arte en general, cuando estoy haciendo un video, cuando estoy dibujando, cuando hago cualquier cosa con un medio o rama artística, se me hace fácil. No sé, hermano, yo creo que es parte de la educación que recibí cuando estudiaba arte. Los profesores siempre marcaron eso: expresar todo lo que te está tocando, sacarlo pa’ fuera, sin filtros. ¿Por qué? Porque es bueno. Tiene esa honestidad que es pura, es interesante, a veces es complicado porque mucha gente no entiende o no puede manejar las verdades de la misma manera. A veces te trae problemas pero es importante tener eso como artista. En la vida real soy igual. Tengo un humor bien negro. Mi mamá me dice que no todo mundo encontrará gracioso lo que digo. Tengo esa cuestión con la honestidad.

Pero cuando la gente no lo ve chistoso, o no puede con la verdad, ¿cómo le haces para lidiar con su molestia?

Uno va aprendiendo a olvidarse de los que no entienden tu trabajo. Hay mucha gente que no lo puede procesar, pero hay muchos que sí, que lo admiran y les gusta también. Pero estaría chévere que a los que no les gusta, por lo menos, lo comprendieran. Aunque nunca he subestimado a la gente, siempre voy a hacer ese trabajo, lo comprendan o no. De hecho, muchos de los que no recibieron bien cosas que había hecho hace seis años, ahora las ven muy bien. Y ahora estoy haciendo otras cosas que no digieren, pero quizás en el futuro las van a entender de otra manera. Por eso no me preocupo, porque no siento que estoy haciendo nada grave. Al contrario, estoy conectando con gente, narrando y documentando un momento de la vida de muchas personas. No creo o siento que digo las cosas faltándole al respeto a la gente nada más porque sí. Yo creo que tú me estás preguntando eso de la honestidad y siempre lo resalto mucho y cómo digo las cosas. Aunque siento que lo que yo estoy haciendo es totalmente normal, algo común. Lo que es anormal y fuera de lo común es el resto, lo que está pasando con la música. Hacen lo contrario: hoy en día la gente tiene que ir con otro artista para hacer una colaboración y todo me suena igual. La música latina, la que se escucha en la radio, es fea, suena mal. Para mí, a nivel creativo, es de muy mal gusto. Es una copia de lo malo que hacen en EE. UU. y se convierte en una copia más bizarra.

 

Residente

René Pérez ha logrado con su rap y música del mundo alzar la voz sobre los problemas sociales y políticos, rompiendo fronteras y sin dejar de crear arte.

Eso mismo que dices pasa en todos los sentidos, la gente no dice lo que siente. ¿Por qué tú sí puedes decir eso?

No sé, yo creo que hay otros artistas que también lo dicen, pero no han tenido la gran oportunidad o fortuna de tener la exposición que he tenido. Mi maestro fue Rubén Blades, siempre lo he dicho, es el Maestro Jedi por siempre. Después tendré que hacer el juramento arrodillado con la espada [risas]. Él es un ídolo. Pero sí que hay otros artistas que tienen cosas que decir, aunque la verdad es que yo no conozco a tantos y de manera masiva, menos. Y luego ¿en el rap en inglés? Pues aún menos. Tienes a Kendrick sacando la cara, a Nas… Hay varios raperos, pero todos hablan de ellos mismos y sí está chévere, disfruto algunas canciones, pero no puede ser que todo el tiempo hablen sobre sí. En el rock, también. Dejó de ser esa esencia de lo que pasa. Esa actitud que mueve al rock ya no se hace desde el mismo lugar. Es como una cuestión más “cool”, pero no está asumiendo riesgos.

Entonces ¿dirías que esto de la honestidad es porque te sigues moviendo?

Yo creo que soy así hermano, yo no sé. Yo creo que es parte de la personalidad, parte de la escuela de artes plásticas en Puerto Rico. La gente que se graduó conmigo, la mayoría son así: son gente extrovertida, siempre decían las cosas que pensaban. Yo tengo déficit de atención. Tengo cuatro de los siete síntomas, pero que no son negativos para mí. Pueden ser negativos, pero los he usado a mi favor. Uno de ellos es ser impulsivo. Lo que siento lo digo por impulsividad. Así digo yo las cosas y me pasa que lo mismo digo un “¡Diablos!”, pensando a veces que fue perfecto, y otras veces me digo que “la cagué bien cabrón”. Aprendo de eso.

“Hay quien no puede con la verdad, pero en el arte es esencial”
René Pérez, Residente

Tú condición saca cosas malas y a veces muy buenas. No todo es bonito como tal vez lo pensaría un fan, ¿no?

“Expresa todo lo que te toca, sácalo pa“ fuera, sin filtros”

Me equivoco como ser humano siempre, pero si lo ves desde el punto de vista artístico, con la educación y no sólo mi condición, con lo que me enseñaron en la escuela de arte, pues ha sido positivo en ese sentido. Es el reflejo de lo que tú sientes, de lo que te rodea y lo tiras pa’ fuera de forma bien hecha.

René Pérez, ex de Calle 13 más sincero que nunca

René dice que es un buen momento para salir a la luz sólo como Residente. Para él, este proyecto supera la honestidad de los discos anteriores.

  
Seguir leyendo

En tu documental, cada uno de los músicos que encuentras en los países que visitas tiene una carga cultural muy grande, ¿cómo diste con la persona correcta?

Ya sabía de artistas con los que quería colaborar, como Bombino, gente de Siberia que hace canto de garganta, ya sabía que quería hacer algo con ópera china. Me basé en mis gustos personales y en lo que el mapa del ADN me mostró. Basado en sus historias, construí el documental y se sientió más real. Todo los discos que he hecho se han realizado con la intención de ser lo más honesto posible. En este disco creo que superé lo anterior porque lo uno todo en un mismo concepto. En los discos anteriores cada canción era un concepto, pero el disco, en general, estaba medio separado. Ahora siento en este disco que hasta el orden de las canciones está más unido bajo un mismo concepto. Era bien fácil para mí irme a un estudio en Nueva York y hacerlo todo en un año. Pero me parecía más importante ir a los lugares y no samplear.

¿Por esta impulsividad dejaste Calle 13? ¿Te quedó chico?

No es que me haya quedado chico. Sentí que ya hice bastante con Calle 13. Hice hasta donde más podía llegar. Fue como una buena razón para hacer otra cosa nueva. Ya había hecho cinco cosas nuevas junto con mi hermano. Yo hice muchos videos y estaba pendiente de muchos detalles artísticos. Siempre tuve libertad. Pero sí tenía que pensar en lo que opinaba mi hermano y preguntar, obvio.

Eréndira Ibarra, la sexy actriz más allá de los límites

Yo me conecté con el ejercicio a través del CrosssFit, porque cambió toda mi forma de ver las cosas. Antes iba y me encerraba cuatro horas en un gimnasio tradicional a ver la tele y a cotorrear, entraba al baño a decir: "Mierda cuatro horas aquí por nada", y surgía el enojo.

¿No tuviste un conflicto?

No, no. Él esta produciendo y le va bien. Mi hermano tuvo más tiempo para hacer su disco. Fue un buen momento.

“No estoy haciendo nada grave, al contrario”  

¿En este álbum tú escribiste todo? ¿La música?

Yo escribí todas las letras y produje algunos temas completos. Trabajé con arreglistas, obviamente, con tremendos músicos. Pero te voy a decir algo, en el mundo de la música no lo ven así. Yo como vengo del mundo del arte, te puedo decir que a veces a la gente se le olvida que la música es una rama del arte. Ese respeto que yo le tengo, no creo que todos los músicos se lo tienen y la industria tampoco. Entonces el concepto no es valorado. Cuando la industria divide una canción, te pone un 50% de letra y 50% de música, y esta la dividen en estructura, melodía y armonía. Y ¿dónde está el concepto? Es lo más importante, es el alma de la canción. Hay artistas conceptuales que hacen que el productor llegue a otros lugares que nunca llegarían. No lo digo por mi hermano porque él es brillante, lo digo porque lo veo en el mundo de la música. Lo que quise hacer con este disco es probar que el concepto es tan poderoso como el tema de mi hijo. Una sola armonía, pero ahí están las voces de África.

Residente entrevista The Red Bulletin

René (39 años) admite que es una persona muy impulsiva, pero él usa esto a su favor. Lo que para muchos es un defecto, para René es una gran ventaja.  

Residente

Trailer oficial del documental "Residente". El Festival internacional SXSW seleccionó el documental "Residente"para ser exhibido en primicia este próximo 11 de marzo en el Alamo Theatre a partir de las 9:30 p.m. El documental "Residente" se proyectará también el martes, 14 de marzo en el Rollins Theatre de The Long Center (1:45 p.m.)

En su documental, titulado Residente, René creó un mapa basado en una prueba de ADN, para rastrear sus orígenes. Eso lo hace más honesto.

Y diste un paso para sentir más la libertad, ver hasta dónde puedes llegar, ¿no?

Sí. Y todavía más. Quiero irme más al carajo. Ahora en este disco, pues estuvo bien. Pero quiero irme a un viaje, irme más y más. Lo que pasa es que tengo que llevarlo poco a poco, porque si me voy en el viaje ahora nadie entendería. Ya en lo próximo, me gustaría irme a un viaje… Un viaje chévere, tú sabes.

 

  
Seguir leyendo
05 2017 The Red Bulletin

Siguiente historia