Tetris

Neurociencia & Videojuegos

TEXTO: HUMBERTO CERVERA
FOTOGRAFÍA: TETRIS HOLDING

De los laboratorios a las consolas de videojuegos


Erin Robinson es una desarrolladora de videojuegos con un pasado bastante particular, sus estudios formales se dieron en el campo de la neurociencia y antes de dedicarse a desarrollar videojuegos estuvo trabajando en laboratorios haciendo investigación.

Es normal que después de un tiempo se preguntara: ¿Qué impacto ha tenido la industria de los videojuegos en el campo de la neurociencia?

En su conferencia en la Game Developers Conference de China del año pasado, Erin expuso algunas de las intersecciones más curiosas entre el mágico mundo de los videojuegos y el sorprendente mundo de la neurociencia. 

Por ejemplo, una investigación utilizó el juego de Tetris para demostrar que en nuestro cerebro tenemos dos tipos de memorias, resulta que gente que había perdido la capacidad de formar nuevas memorias a corto plazo (¿Recuerdas 50 First Dates? Si, así) son perfectamente capaces de aprender a jugar Tetris.

¿Qué significa esto?

Que en nuestro cerebro tenemos memorias explícitas, los recuerdos puntuales de las experiencias que hemos tenido y memorias procedurales que son las habilidades que aprendemos con la práctica. Los caminos neuronales que forman estos dos tipos de memoria son completamente independientes el uno del otro. ¡Gracias Tetris por este gran descubrimiento!

También se descubrió que jugar videojuegos ayuda a disminuir el dolor de personas con cualquier tipo de enfermedad, se llegó a esa conclusión después de poner a varios niños con quemaduras severas a jugar videojuegos mientras les cambiaban sus vendajes. Este fenómeno se da porque nuestro cerebro se concentra en resolver los problemas presentados por el videojuego y a pesar de que la cantidad de dolor no disminuye, la percepción del mismo sí lo hace.

Se han hecho múltiples estudios neurológicos utilizando videojuegos como herramientas de investigación científica y sin duda son muchas las aportaciones que han dado en este ámbito. Gracias a los videojuegos se han descubierto muchas cosas más sobre el comportamiento neuronal, como que algunos pacientes esquizofrénicos ven sus síntomas reducidos después de ocho semanas de jugar o que los juegos en primera persona ayudan al cerebro a procesar información mucho más rápido.

Valve games

¡A jugar para mejorar el cerebro!

© Valve

Erin puntualizó que los videojuegos, más allá de los estudios de laboratorio, son un excelente instrumento para ayudarnos a entendernos a nosotros mismos.

Seguir leyendo
06 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia