Down Hill Taxco 2016

En la piel del atleta

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: JULIO ARELLANO

El fotógrafo de deportes extremos Julio Arellano nos dice cómo conseguir las mejores fotos de los atletas


Julio Arellano es uno de los mejores fotógrafos de la escena downhill en México, pero también se dedica a la fotografía turística. Por eso en sus fotos se nota un equilibrio entre la acción del momento y la estética del lugar, pero ¿cómo lo logra?

El pasado 4 y 5 de noviembre, Julio estuvo presente en el Down Hill Taxco 2016 para capturar con su cámara la esencia del evento a través de los momentos más dinámicos y la belleza propia del lugar.

A continuación te presentamos una fotogalería con las mejores tomas de Julio en el DHT2016 y algunos consejos que nos dio para lograr este tipo de fotografías:

Seguir leyendo

THE RED BULLETIN: Tienes un ojo intrépido, pero a la vez cuidas mucho la estética de tus fotos, ¿Cómo logras ese equilibrio?

JULIO ARELLANO: ¡No lo había pensado! Pero tiene que ver con el conocimiento del deporte o de la actividad porque tienes muy poco tiempo para trabajar. Tienes que tener la imagen antes de ejecutarla, encontrar los ángulos adecuados y los espacios para que puedas comunicar todo el contexto de la imagen.

Entonces, tiene que ver con la experiencia, pero también con la intuición ¿no?

Sí, por supuesto. Tienes que planificar la imagen. Saber a lo que vas, pero gran parte también depende de la improvisación. Son momentos únicos, no se repiten, las condiciones son todas diferentes y siempre tienes que adaptarte a las circunstancias.

En el downhill, como en cualquier deporte, tienes milésimas de segundos para captar el momento. ¿Cómo le haces para capturar ese momento único e irrepetible?

Tienes que estar atento a la situación y meterte en la piel del deportista. Eso significa prestar atención a los momentos de acción, de tensión, de esfuerzo para intentar acercarte lo más que puedas a toda esta emoción que te transmite el deporte.

¿Qué tan cierto es eso del “ojo de fotógrafo” y hasta qué punto influye en tu vida?

Dedicarte a la fotografía te va modificando. Modifica, por supuesto, tu manera de ver las cosas; incluso sin tener la cámara misma, estás construyendo imágenes cotidianamente, las vas descubriendo pero también las vas componiendo. Incluso buscas siempre el mejor ángulo para captar la mejor imagen, estés en donde estés. También te convierte en (alguien) mucho más consciente de lo que estás haciendo y dónde lo estás haciendo. Por ejemplo, en la fotografía de viajes empiezas a explotar los detalles que te encuentras en tu viaje. Lo vives de una manera mucho más rica. 

¿Qué consideras que es más importante al fotografiar deportes extremos, conseguir el encuadre perfecto o captar el momento álgido de la acción?

Un buen trabajo fotográfico, lo que me parece un trabajo completo cuando fotografías algún evento, es capturar la acción pero también el momento del drama personal, y eso no tiene que ver tanto con la acción, sino con un instante de reflexión, de duda o de esfuerzo que podría reflejar el atleta en la competencia. Ambos tienen importancia (el encuadre y captar el momento), yo no le daría más peso a uno que a otro porque los dos son parte del mismo acontecimiento.

“Acercarte y conocer al atleta para poder captar el momento dramático. Ahí es donde está el verdadero trabajo del fotógrafo”
Julio Arellano

Pero para lograr ese acercamiento con el atleta es necesaria una gran empatía ¿no?

Sí, por supuesto. Acercarte y conocer al atleta para poder captar el momento dramático. Ahí es donde está el verdadero trabajo del fotógrafo. Aunque también las habilidades técnicas son necesarias para hacer de esto una realidad y hacer un buen trabajo, tienes que ir más allá en el plano personal, estar junto al atleta en los momentos importantes y vivirlos con él. Tus imágenes tienen que llevar (al espectador) justo a ese acercamiento, poder entrar en ese lugar privilegiado donde se vive la acción aunque no hayan estado allí.

Seguir leyendo
11 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia