Clown torero Josh Daries face au taureau

¡Corre, payasito valiente!

Texto: Andreas Rottenschlager
Fotografías: Jim Krantz

Puedes ser un héroe, sin importar cuán ridículo te veas: los toreros de rodeo rescatan a los jinetes caídos de los furiosos toros. Y para salvar vidas, usan atuendos muy pintorescos

Daries, 26 años, delgado y de ojos color azul claro, se pone su suspensorio y se envuelve con vendas las muñecas. Se ata un chaleco protector de plástico duro alrededor de su torso y realiza movimientos circulares con ambos brazos para comprobar que el chaleco haya quedado bien colocado.

Josh Daries, la transformation

Hasta cincuenta rodeos por año realiza Josh Daries como torero de rodeo. El maquillaje es parte de la historia de su deporte. Es una reminiscencia de una época en la que los “payasos de rodeo” entretenían al público. 

Esta es la primera parte de su transformación y es la costumbre más normal del ritual. Para la segunda parte, Josh Daries se pone unos pantalones cortos de mezclilla lavados –tres tallas más grandes y con los extremos deshilachados–, saca de su maleta una camisa batik naranja, llena de manchas en acuarela rosa y se la abrocha sobre el chaleco protector. La transformación se completa con un poco de maquillaje.

Con un pequeño lápiz de maquillaje púrpura, se dibuja círculos debajo de los ojos y en labarbilla y los rellena de color blanco con los dedos. Luego se hace una selfie como para comprobar el resultado. ¡Perfecto! Su transformación está completa. Daries es un gladiador disfrazado de payaso. En una hora comienza su jornada de trabajo.

Josh Daries es un torero de rodeo. Un guardaespaldas para los vaqueros. Si un toro derriba a su jinete, Daries se ofrece como víctima tentadora y le da tiempo al vaquero para ponerse a salvo… Esta es la variante ideal.

En las variantes no ideales, el vaquero queda enredado en la correa que utiliza para sujetarse y es arrastrado por un toro de 900 kilos o queda inconsciente en el suelo después de la caída. En estos casos, un segundo torero debe distraer al toro mientras Daries protege al vaquero y trata de evitar que lo pisoteen hasta la muerte.

“La valentía de un hombre no se reconoce por su vestimenta”

Los toreros son los héroes anónimos de todos los rodeos. Son esos hombres con pantalones gigantes y vestidos coloridos que arriesgan su vida para salvar a otros. A principios del siglo 20 sus predecesores, los payasos de rodeo, eran los encargados de entretener al público. Por eso es que muchos toreros todavía se visten con ropa llamativa. “Es parte de nuestra historia”, dice Daries cuando sale rumbo a la arena con la camisa de colores.

Dans l'arène

Frente al toro, el payaso torero Josh Daries lo dice bien claro: “Sería una locura no tener miedo”.

Hace un par de días Daries viajó con su camioneta Dodge marrón a Clovis, una ciudad agrícola de la Sierra Nevada, a unas cuatro horas al norte de Los Ángeles. Esta ciudad de alrededor de 100 mil habitantes es fanática del rodeo. Aquí hace más de 100 años que se celebran las competiciones. El escudo de armas oficial de Clovis está adornado con un vaquero.

Veinte minutos antes del rodeo, Daries está en la entrada lateral de la arena estirando sus aductores. “Las piernas rápidas son mi seguro de vida”, comenta. Daries necesita correr en un ángulo muy cerrado hacia la parte trasera del toro, de modo que el enorme animal tenga que dar la vuelta antes de poder perseguirlo. Son centímetros cruciales: “Una patada te puede noquear o romper las costillas”, dice Daries. En 1989 falleció el jinete de rodeo Lane Frost, al ser embestido por uno de estos toros. Las costillas rotas le habían perforado los pulmones.

Daries tiene suerte hasta ahora; dos operaciones de rodilla y articulaciones dislocadas. Hace un par de años, un toro golpeó su quijada con un cuerno, quedó aturdido y apenas pudo ponerse en pie. Pero lo consiguió.

“Una patada te puede noquear o romper las costillas”

 Pasan otros cinco minutos. Josh Daries inclina una rodilla en el suelo y reza: “Dios, protégeme, protege a mis colegas, a los vaqueros y a los toros en la arena”. Hoy los toreros son tres. Los colegas de Daries están vestidos de azul chillón y rosa tulipán. Es el día de la gran final de la disciplina reina: la monta de toros.

El campo de rodeo de Clovis mide 150 metros por 40 y está limitado a los lados por las tribunas de acero. Asistieron siete mil aficionados y retumba música pop. Aquí los jinetes deben permanecer ocho segundos sobre el lomo del animal y sujetarse con una sola mano de la correa. Los jueces evalúan la elegancia del estilo, en combinación con la ferocidad del toro. Clovis es parte de la serie Professional Rodeo Cowboys Association (PRCA). Sólo este fin de semana, se repartirán más de 300 mil dólares en premios.

En la arena, Josh Daries y sus colegas ya sacan vaqueros y los ponen a salvo. El hombre con la camisa rosa tulipán corre alrededor de toros furiosos. El torero con la camiseta azul chillón saca vaqueros de la zona de peligro. Para los vaqueros el peligro se acaba en pocos segundos. A Daries aún le esperan 19 rodeos más. El sudor desluce su maquillaje.

“Las piernas rápidas son mi seguro de vida”
Josh Daries

 El derribo más espectacular de la tarde estuvo a cargo de un toro llamado Crystal Deal. Se retorcía y corcoveaba. La mano del vaquero quedó atrapada en la correa y, sin poder soltarse, se sacudía sobre el lomo del furioso animal. Inmediatamente los coloridos guardaespaldas entraron en acción, y el torero con la camisa azul chillón bajó al jinete del toro. El vaquero pudo salir tambaleándose en dirección a la puerta. ¡Salvado!

El ganador del rodeo ganó un cheque de 5,696 dólares. ¿Y el torero? “No tanto para que valga la pena el riesgo”, dice Daries. Su recompensa es que nadie salió herido. A veces, un vaquero le compra una cerveza al final del día.

Dos horas después del rodeo, Daries está frente a su Dodge, recién duchado y viste una camisa de mezclilla recién planchada. Se transformó de nuevo. ¿Qué aprendió Daries en estos ocho peligrosos años de trabajo, disfrazado con ropa de payaso? “Que la valentía de un hombre no se reconoce por su vestimenta”.

Te ofrecemos lo mejor de cada mes 

>>> ¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER! <<< 

Síguenos en Facebook: ¡Hazte fan!
Seguir leyendo
09 2015 redbulletin.com

Siguiente historia