Daniel Ricciardo divertido

Daniel Ricciardo: “EL BUEN HUMOR ES UN ARMA”

Texto: Werner Jessner
Fotografía: Vladimir Rys

La alegría es su distintivo y mejor aún, esta estrella de Fórmula 1 sabe cómo alcanzar el éxito por medio de la diversión

THE RED BULLETIN: Eres bien conocido en el circo de la Fórmula 1 por tu imperturbable alegría. ¿A qué hora comienzas a sonreír? ¿Desde por la mañana?

DANIEL RICCIARDO: A decir verdad, sí.

¿Aunque el día anterior haya sido malo?

Hay que empezar el día desde cero. Mi vida es buena, así que empiezo el día feliz. Además, las cosas se me hacen más livianas cuando estoy de buen humor… En la pista y durante todo el día, en general.

¿Nunca te levantas con el pie izquierdo? 

Sí. Y peor si es demasiado temprano. Los vuelos en la mañana me ponen de malas.

¿Y entonces?

Escucho música, esta lleva mi ánimo al extremo.

¿La que sea?

La hay para cada situación. A veces me ayuda la música que escuchaba cuando me encontraba en situaciones difíciles.

“LES PINTAMOS LA CARA A LOS QUE SE QUEDAN DORMIDOS; ESE ES UN CLÁSICO. te va a tocar en otra y TE tienes que AGUANTAR”
Daniel Ricciardo sobre las bromas entre compañeros

¿De qué forma?

Me trae recuerdos de cuando era un joven inexperto. Y ya sé que los errores de aquel entonces ya no volverán a sucederme. Es en ese instante cuando vuelve a brillar el sol interior que llevamos.

¿Quién es la persona más gruñona que conoces?

De chico hubiera dicho que Helmut (Marko, asesor en Red Bull Motosport). Pero ahora se ha vuelto bastante genial. Aprendí que a él le da un gran placer vernos subir al podio. El éxito nos alegra mucho a todo el equipo.

¿Cómo logras sacarle una sonrisa si es tan gruñón?

Los logros. Es lo único que funciona con él.

Daniel Ricciardo lacht

Daniel Ricciardo, de 27 años, casi nunca se levanta con el pie izquierdo (casi siempre con los dos).

© Getty Images

Homecoming I Daniel Ricciardo, a playlist by Red Bull Playlists on Spotify

The Australian racer's smile lights up F1 podiums season after season. Daniel Ricciardo has come a long way from kart racing as young boy. And yet, he still maintains that authentic enthusiasm for racing and fun alike. It shows in his playlist for the 2017 season start in his home country!

¿Y cómo haces reír a otras personas cercanas a ti?

En la Fórmula 1 todos están bajo presión y el buen humor hace que muchas cosas sean más soportables porque nos libera un poco toda la tensión. Cuando bailo en los pits hasta el mecánico más serio se ríe. O después de las carreras: empezamos a tontear y nos gritamos frases de películas al oído. Un mejor ejemplo sería cuando les pintamos la cara a los que se quedaron dormidos; es un clásico. Pero, ni modo, te va a tocar en otra y te tienes que aguantar. Una vez, justo antes de ir a correr, los chicos habían pegado mis zapatos al suelo.

¿Siempre fuiste alegre por naturaleza o es algo que se puede aprender? 

Siempre he sido alegre. Me va bien, estoy sano y me gusta mi trabajo. Alguien gruñón tal vez nunca llegue a ser un solecito. Pero, hasta cierto grado, se puede entrenar la alegría.

Hagamos una prueba: estás en la carretera en medio del tráfico, nada se mueve absolutamente y pierdes una cita importante. ¿Qué tanto tiempo necesitas para volver a reír?

10 Minutos.

Love this place. Change of clothing tomorrow into the racesuit for real work 🏎💨 #monacogp

A post shared by Daniel Ricciardo (@danielricciardo) on

Pero ¿10 minutos en punto muerto o después de que se empezaron a mover otra vez todos los carros?

En punto muerto. Para qué molestarme por lo que no puedo cambiar. Pero si estoy en el tráfico porque no me organicé bien, me enojaría mucho más. Aunque tampoco sería el fin del mundo. Igual pospondría mi reunión para otro día o para esa noche. Siempre hay una solución.

¿En qué piensas en esos 10 minutos?

En algo de lo que me sienta orgulloso: en una montaña, la cual haya subido con la moto a máxima velocidad. En un buen entrenamiento. O en algo que me haya alegrado. Como, por ejemplo, un paseo en bicicleta con los amigos. Dormir al aire libre. Una escena de algún video. Una victoria. Un elogio de alguien cuya opinión sea importante. Una broma que le haya hecho a alguien… Las personas que me conocen han notado que a veces repentinamente me río de la nada.

¿No has intentado ser serio?

¡Claro que sí! Cuando recién entré a la Fórmula 1 tenía mucho respeto por el gran escenario. Traté de ser lo más serio posible, ya que quería encajar bien en ese mundo. Pero en cuanto ya empecé a divertirme y a demostrar que lo hacía, en ese momento se rompió el hielo. Desde ese  entonces, y siendo totalmente consciente de ello, uso esa energía positiva como mi
mejor arma

  
Seguir leyendo
07 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia