Daniil Kwjat

Daniil Kvyat prueba el Renault Sport R.S. 01

Texto: Werner Jessner  
Fotografías: Bernhard Spöttel

Daniil Kvyat logró sentarse en el cockpit de un Fórmula 1 del equipo Infiniti Red Bull Racing con tan sólo 20 años. En el invierno probó por primera vez en su vida un coche de carreras con techo –y nosotros fuimos testigos de su increíble talento

Un hermoso día en algún momento entre la última carrera de Fórmula 1 del año pasado y la primera de la actual temporada en el circuito de Vallelunga, Italia. Por un par de semanas se interrumpe el ritmo de los fines de semana de carreras mientras que en las fábricas, ni siquiera la señora de la limpieza se va antes a casa. Se trabaja de forma muy intensiva en el nuevo coche y los pilotos tienen la valiosa oportunidad de recargar sus energías –lo cual es muy importante ya que no lo pueden hacer durante la temporada–, recuperarse bien y claro… divertirse un poco.

Sobre el escritorio de Daniil en su casa de Roma todavía se encuentra la oferta de Renault Sport de la época en que estaba en Toro Rosso: ven a ver cuando hacemos los últimos ajustes del nuevo auto deportivo y pasa un buen rato. Increíble pero real, para Daniil los coches de carrera con techo son un territorio absolutamente desconocido. De los karting pasó a diversas series de autos monoplaza. A los 19 años hizo su debut en la Fórmula 1 y consiguió entrar en los puestos puntuables en su primera carrera –siendo el piloto más
joven de la historia en lograrlo.

Renault Sport R. S. 01

290,000 euros, ​una ganga en cuanto a relación precio por tiempos de vuelta.  

La espectacular máquina de 550 hp –que aún no ha sido examinada del todo– frente a la cual se encuentra ahora en las calles de boxes, se llama Renault Sport R.S. 01 y está diseñada exclusivamente para las pistas de carrera. Fue presentado oportunamente en el Salón del Automóvil de Moscú, pero allí que no tenía nada que hacer, asegura Daniil con una sonrisa. Ahora, a finales de mayo llega la primera carrera por el título de la serie y la parrilla de salida promete estar bien conformada. 290,000 euros cuesta reconstruir esta máquina. Una ganga en relación precio por tiempos de vuelta. Entre nuestros pilotos el kilómetro de carrera del R.S. 01 cuesta 16 euros, mientras que los coches de la categoría FIA GT3 consumen como mínimo 30 euros por km –y además son varios segundos más lentos. 

Renault Sport R. S. 01

Lo que uno no se imagina es el calor que puede hacer en el interior de un coche deportivo como éste, incluso con temperaturas exteriores moderadas.  

 La entrada a la cabina es complicada cuando uno tiene el tamaño de Daniil. “Cuando era niño era muy pequeño”, dice quien ahora mide más de 1.80 m, “en karting siempre fui uno de los más chicos. Hasta que después crecí”. Ya el hecho de subir en un coche con techo, puerta deslizante y encoger la cabeza es una primera vez para quien recientemente se convirtió en el nuevo piloto de Infiniti Red Bull Racing.

Los ingenieros, felices por el contacto con un piloto de F1, se asoman en el ala de la puerta. ¿Qué quiere, qué necesita? Daniil mira a su alrededor y ajusta el asiento: “En realidad, aquí puedo dejar la visera del casco abierta, ¿verdad?”.

Momento de instalarse: “La visión, en realidad, es mejor de lo que pensaba”. Breve introducción: a los pies sólo hay dos pedales, de modo que se puede frenar con el pie izquierdo o el derecho. Para un profesional de la F1 frenar con el pie izquierdo es una cuestión de honor. El control derecho detrás del volante sirve para hacer cambios ascendentes, el de la izquierda para los descendentes, tiene embrague automático que además –por ejemplo en un trompo– impide que se ahogue el motor. Los parámetros más importantes se pueden controlar desde el volante, como la sensibilidad del sistema anti-bloqueo de frenado o los controles de tracción. El Renault Sport R.S. 01 se diseñó para que lo pueda conducir un conductor ambicioso amateur o un profesional.

Pero, ¿en qué categoría se encuentra un especialista cuyos únicos coches “normales” hasta el momento han sido un pequeño VW y Renault Clio? El hecho de que los técnicos esperan más de la prueba de Daniil que sólo unas palabras amables y que ningún hecho quede demostrado con chatarra, se debe a que el coche está equipado con sensores que registran cada movimiento y le piden al ruso en la primera etapa de pruebas que además le preste especial atención a un problema que tienen que resolver.

POTENTES DATOS

POTENCIAmás de 550 hp

PESO: menos de 1,100 kg

CAJA DE CAMBIOS: 7 velocidades

FRENOS: Carbono

SISTEMA DE SUSPENSIÓN: Ohlins, ajustable

 

 Los frenos de carbono en la parte delantera, durante las últimas pruebas, se sobrecalentaron. La temperatura debería ser de 900 grados, sin embargo, los sensores en los test realizados por nuestros pilotos de prueba midieron picos de 1,000 grados. Si bien esto no afecta al rendimiento, reduce la vida útil. Y uno de los objetivos del desarrollo fue justamente reducir el desgaste para mantener los costos bajos.

Por ese motivo se experimentó con varios conductos de aire, con el fin de llevar más aire a los frenos y para desviar el aire caliente más rápidamente. Esto podría funcionar, pero no lo sabemos. Cinco vueltas y por favor no muy lento. Queremos ver si los nuevos conductos de aire sirven. Daniil asiente con la cabeza, aprieta el botón de arranque y enciende el motor, cuyo escape consta de dos gruesos tubos que se hacen escuchar. 

Y sale. Lo bueno es que conoce bien el circuito. En la vuelta introductoria Kvyat pasa a toda velocidad. Luego marca sin forzar el coche tres tiempos al nivel de los pilotos de pruebas con experiencia en el asfalto, para dejar enfriar un poco el coche en las últimas vueltas. De debutante a experimentado en cinco vueltas; uno vislumbra el talento de un profesional así.

“… cinco vueltas Daniil y por favor no demasiado lento” 

Las primeras palabras de Daniil, luego de que las puertas se abrieran y un par de ojos deslumbrantes observaran alrededor desde dentro del casco, no son aptas para imprimir. Contienen dos veces la palabra “pinc**” y una vez “brillante”.  

“Realmente tiene mucha potencia y gracias al aerodinámico piso bajo y al alerón trasero ofrece una enorme presión de contacto. En las curvas lentas sentí un poco de subviraje en medio de una ligera tendencia a irse de cola. Las ondas de la pista en la recta rápida no estaban antes, allí tuve que variar ligeramente la línea de conducción. Los frenos son buenos, puedes confiar en pisar a fondo. El ABS lo bajé del nivel 4 al 3 en la segunda vuelta para conseguir mayor retroalimentación. El control de tracción lo reduje al mínimo después de la primera vuelta. En la cuarta tuve que prestarle atención al sobreviraje, dado que los neumáticos traseros estaban un poco sobrecalentados. El techo nunca me ha molestado. ¿Qué dicen los datos?”.

Qué devolución para alguien que acaba de dar las primeras vueltas de su vida en un coche deportivo. Cuando otros dirían simplemente “Guau”, “chido” o “¡qué rápido!”, Daniil, a pesar de la adrenalina evidente, ofrece un registro meticuloso de lo que sucedió en el coche, así como un análisis y una confirmación de datos.

Sin costumbre ni pruebitas, puro profesionalismo desde el primer segundo. Esta es sin duda la madera de la que están tallados los pilotos de la F1. Con una buena sensación, los técnicos le encomiendan tareas para sus próximas vueltas, las cuales resuelve del mismo modo con virtuosismo.

Daniil Kwjat

“¡Muy Buenos frenos, puedes confiar en pisar a fondo!”, comenta el piloto.  

“Básicamente el coche no es difícil de manejar”, resume Daniil al final de un día tan largo como hermoso. “Para sacarle al máximo las últimas décimas de segundo, necesitaría otro medio día de pruebas. Incluso los pilotos no experimentados se van a divertir mucho”. ¿Un coche con techo, de “sólo” 550 hp, no es terriblemente aburrido para alguien que viene de la Fórmula 1? Kvyat niega con convicción: “Por supuesto que en la F1 todo es más minucioso y preciso, disponemos de más potencia, los cambios de marcha se realizan de forma más  rápida, las fuerzas centrífugas son más  altas. Pero por otro lado, mis datos de hoy muestran un valor máximo de 2.3 g. Este es un valor absolutamente digno”.

Cuán seriamente dice estas palabras quedó demostrado unos días después de nuestra prueba, cuando volvió de incógnito con un par de amigos para divertirse con el Renault Sport R.S. 01, sin ningún equipamiento de prueba. “De alguna manera uno tiene que practicar un poco durante el invierno”, nos dice sonriendo de oreja a oreja.

Seguir leyendo
05 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia