Ricardo Triviño

El éxito del trabajo en equipo

Texto: Florencia Escobedo
Fotografía: Rubén Márquez

Para llegar a la meta es crucial el trabajo entre el piloto de rally y su copiloto, por eso la comunicación entre los dos tiene que ser impecable

Por más solitario que seas, siempre es más fácil afrontar las curvas de la vida si tienes el apoyo de alguien. Ya sea que vayas a un bar a conocer chicas con tu wingman o a cerrar un negocio importante en compañía de tu socio, una buena comunicación entre ustedes es crucial para lograr el objetivo. El piloto de rally, Ricardo Triviño, lo sabe bien y confia al cien por ciento en su copiloto y el trabajo en equipo. ¡Tomamos nota, aunque no tengamos cuaderno de rutas! 

 

1. NECESITAMOS DE OTROS

Puede que seas autosuficiente pero cuando se presenta un problema siempre es bueno recurrir a un amigo de confianza que te ayude a ver con más claridad las cosas, incluso antes de que sucedan, igual que un copiloto de rally le advierte a su piloto que viene una curva cerrada. “La figura del copiloto es muy interesante. El copiloto viene siendo mi GPS, me va dando indicaciones mientras vamos a una velocidad muy alta. Me avisa si es una curva de tal grado, si se abre, si se cierra, si hay que frenar, si hay que sacrificar un poco en esta curva o si puedes ir a fondo”.

“Si mi copiloto me dice que en 100 metros hay una curva, yo tengo que tener bien claro mis 100 metros, no pueden ser 20”
Ricardo Triviño

 2. APRENDE A ESCUCHAR

La mayoría de las veces sólo oímos por encimita lo que nos están tratando de decir y eso causa muchos malentendidos. No esperes a que te digan: “Te lo dije”, si aprendes a escuchar y a tomar un buen consejo a tiempo, sobre todo si es de alguien experimentado, puedes evitarte muchos dolores de cabeza. “Cuando estamos en la carrera vengo totalmente alerta a todo lo que él (el copiloto) me va diciendo”.

3. CUANDO TÚ VAS, ÉL YA REGRESÓ. ASÍ ES QUE ¡HAZLE CASO! 

El peor error que puedes cometer es creer que lo sabes todo, es imposible saberlo todo. Por eso, siempre es bueno acercarte a alguien con experiencia. Alguien que pueda ver con mayor claridad lo que a ti se te escapa. “El copiloto, en las partes trabadas, no ve la carretera, solamente va sintiendo las inercias del coche y con las puras inercias él ya sabe en qué parte de su libreta de ruta estamos. Es mucho de intuición, inclusive tenemos rallies donde la niebla no te deja ver y si mi copiloto me dice que en 100 metros hay una curva, yo tengo que tener bien claro mis 100 metros, no pueden ser 20. Es desarrollar un ojo interior y un idioma que fabrico con el copiloto para que todo salga bien en la carrera”.

Cuando trabajas en equipo y tienes una buena comunicación con tu partner, todo fluye.

Seguir leyendo
02 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia