Brandon

El legado de Brandon Semenuk

Texto: Ralf Hauser
Fotografía principal: Scott Markewitz/ Red Bull Content Pool

El Icono del mountain bike aprieta las tuercas al ciclismo en su película Rad Company. Los ingredientes: acción a bordo, el piloto más atrevido, los circuitos más locos del mundo y tecnología de filmación hipermoderna

SUNSHINE COAST, Canadá

Brandon Semenuk es de Whistler, British Columbia, la capital de los deportes de acción. Con seis años se sentó por primera vez en una mountain bike todoterreno y pronto descubrió el descenso de montaña y el freestyle. Su estilo revolucionario le valió la reputación de niño prodigio desde muy temprana edad. En 2008, siendo un novato de 17 años, ganó en el brutal terreno de Virgin, Utah, el evento más radical de Big Mountain Freeride del planeta: el Red Bull Rampage. Desde entonces, ganó los más prestigiosos títulos de dirt, slopestyle y freeride regularmente. Tras el éxito de su serie en YouTube Life Behind Bars, se tomó todo un año sabático para dedicarlo de lleno al proyecto cinematográfico más ambicioso de los últimos años: Brandon Semenuk’s Rad Company.

 

“En la construcción de senderos y circuitos hemos implementado ideas que a todos les parecían una locura”
Brandon Semenuk

Utah, EU 

En Rad Company se reúnen los pilotos más talentosos de la escena del mountain bike
extremo
como Cam Zink, Cameron McCaul o Stevie Smith. Ellos no sólo se han ganado un nombre a fuerza de títulos, sino también por sus increíbles hazañas (Zink tiene el récord,
entre otras cosas, del mayor backflip en una caída de 26 metros de profundidad). Brandon Semenuk seleccionó a los atletas más aptos de cada lugar donde tenían que rodar. 

 

“Las ideas no son suficientes. Quedarte con el trasero en el asiento y hablar de lo difícil que es no te sirve de nada. Tienes que hacerlo”
Brandon Semenuk

Junkyard, Canadá 

Brandon Semenuk es un visionario total en la concepción de lugares únicos para el rodaje. Normalmente vemos los circuitos de slopestyle –que incluye una mezcla de saltos, rampas y descensos– únicamente en las competiciones. Sin embargo, si uno deja que los principales protagonistas de Rad Company metan sus manos, el resultado final se verá justamente como el llamado Junkyard. Aquí todos los lugares para hacer las acrobacias se construyeron en tamaño XXL. Las rampas, curvas y aterrizajes están perfectamente diseñados. Durante toda una semana los pilotos invitados tuvieron la oportunidad de probar sus límites, ya que para ellos el rodaje se presentaba como una de las pruebas más duras de sus vidas; ninguno de ellos dejó el circuito sin sufrir alguna lesión.

 

“Pude hacer todo lo que alguna vez había imaginado”  
Brandon Semenuk

Fiji

Detrás de las cámaras durante la filmación, trabajó un equipo de producción con tecnología de última generación de Hollywood. Con el fin de no perderse ningún momento y capturar cada movimiento desde múltiples ángulos, tenían a disposición un arsenal de cámaras de alta tecnología extremadamente costosas. Dependiendo del efecto deseado, también implementaron el uso de drones de helicópteros, steadicam o cablecams (cables de acero por los cuales se deslizan cámaras a control remoto u operadores de cámara con un sistema de rodillos). La coronación fue el uso de un sistema estabilizador Cineflex hecho de carbono, que se instaló en un helicóptero para lograr primeros planos perfectos del vuelo a alta velocidad durante el descenso, en el estado insular de Fiji.

 

“El corazón y el espíritu de Rad Company es mostrarle a los fanáticos verdaderos el ciclismo más progresista”
Brandon Semenuk

Nelson, Canadá

Algunos capítulos de la segunda temporada de la exitosa serie de Brandon que puede verse en YouTube, Life Behind Bars, están dedicados al “tras de las cámaras” de Rad Company. Allí también se puede apreciar cuán pensada y planeada hasta el mínimo detalle está hecha cada escena de Rad Company. Los sistemas de iluminación y los transformadores de potencia se transportaron muchas veces a pie por terrenos muy irregulares, se construyeron sistemas de aspersión en medio del bosque y se observaba el clima durante semanas para decidir el día perfecto para el rodaje. Se trabajó con palas y excavadoras en los lugares de las acrobacias para crear circuitos perfectos durante meses.

 

“Hay un esfuerzo increíble detrás de esta película. Un año intenso en extremo. Pero el resultado valió la pena”
Brandon Semenuk
Seguir leyendo
10 2014 The Red Bulletin

Siguiente historia