Kenton Cool

“Siempre vale la  pena  el  dolor”

Texto: Florian Obkircher
Fotografía: Martin Hartley

El británico Kenton Cool, escaló el Everest 11 veces –una de ellas como guía de Sir Ranulph Fiennes– y cada vez luchando contra una lesión crónica

THE RED BULLETIN: A los 22 años te rompiste ambos talones en un accidente de escalada. ¿Pensaste que tu carrera había terminado?

KENTON COOL: No. Me dijeron que nunca caminaría sin bastón, ni volvería a correr o escalar de nuevo. Pero seguí con mi objetivo. Fui a una pared de escalada en mi silla de ruedas, me arrastré solo hasta la base y comencé a progresar. Todavía tengo dolor y es algo constante, crónico. Pero ahora tengo lo que mi esposa llama “mi amante” y desaparezco una vez al año para tener un romance con una mujer llamada Monte Everest.

mount everest

Kenton Cool, de 42 años y enamorado del Everest.   

© freeimages.com

¿Cómo soportas el dolor?

Con pasión. Superar el dolor no se trata de una capacidad física, hay que tener una meta clara que te motive a ir más allá.

¿Y siempre vale la pena?

Siempre. La cumbre del Everest es la cima del mundo. Te sientes tan pequeño y tan grande a la vez. 

Seguir leyendo
01 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia