Reina de la playa

Texto: Fernando Gueiros
Fotografías: Robert Astley Sparke

No decimos que todas las surfers hermosas provengan de Brasil. Sólo un número alarmantemente elevado. Conoce a Nicole Pacelli, la campeona y pionera de Stand Up Paddle Board que se distingue entre los hombres en las grandes olas 

Recostada sobre su tabla de surf en las arenas de la hermosa playa Arpoador, en Río de Janeiro, Nicole Pacelli posa en bikini para un fotógrafo cuando un chico en bicicleta se detiene cerca. Desde el concreto que divide la playa de la acera, él silba. “Eso sí es una sirena”, dice, con potencia suficiente para que cualquiera lo escuche. Pacelli, sin levantarse, le pinta el dedo. La bicicleta rápidamente se da la vuelta y desaparece.

El año pasado, apenas a los 22 años, Pacelli se volvió la primera campeona del Stand Up World Tour femenil, al ganar la categoría “Ola”, en la que los surfistas paddleboard se lanzan a las olas y las montan, en lugar de recorrer distancias simplemente. Tras su torneo inaugural el año pasado, el tour comenzó su segunda temporada con otra victoria de Pacelli, en el Turtle Bay Women’s Pro en Hawái, en febrero. Después de eso, llegó un subcampeonato en la siguiente escala en Río y un tercer lugar en la tercera ronda en Abu Dabi. De esta manera, reconquistar el campeonato luce probable.

Nacida en la costera ciudad brasileña de Guarujá, Pacelli se mudó a São Paulo y creció entre las olas de la playa Maresias. Su padre, Jorge Pacelli, es un exsurfer profesional y su madre, Flávia Boturão, una exbodyboarder. “Crecí dentro de este mundo, con tablas por doquier y siempre escuchando a los amigos de mi padre contar historias de sus aventuras”, dice. Antes de ir a la siguiente escala del tour, Pacelli habló con The Red Bulletin acerca de cómo comenzó su recorrido.

Nicole Pacelli montando olas de Hawái

Ella, Pacelli, haciendo lo que más le gusta. Una imagen lo dice todo.

© Fotografía: Sebastian Roja

THE RED BULLETIN: Tus padres, ambos son surfistas. ¿Siempre quisieron que tú también lo fueras?

Nicole pacelli: Mi mamá siempre me apoyó en todo, pero quería que también estudiara. Surfear fue algo que vino de manera natural; ella se daba cuenta de que me encantaba. Pero la vida del surfer es difícil, en especial de una chica surfer, así que entiendo sus preocupaciones de entonces. Los papás nunca quieren ver que sus hijos la pasen mal. Mi papá también decía que debía estudiar, pero él sí que me empujaba un poco más hacia el lado del surf. Cuando una gran corriente venía mientras estaba en el agua, él me decía: “¡Quédate aquí, sigue surfeando, hoy no tienes que ir a la escuela!”. [Ríe].

¿Entonces tu papá te dio el consejo que cualquier surfer te daría…?

Exactamente. Y mi mamá se desesperaba: “¡No, estás loco!”. Así que cuando regresé de hacer un intercambio estudiantil en Nueva Zelanda, a los 17 años, comencé a surfear más y más. Sabía que me gustaba surfear olas grandes, pero no tenía ningún marco de referencia; nunca había ido a un viaje de surf en forma, no tenía idea del nivel que tenían las chicas de otros sitios. Siempre tuve a mi hermana (Alana, la segunda de cinco hijos; Nicole es la mayor) conmigo; surfeábamos con algunos tipos y no teníamos idea de si éramos buenas. Yo sólo sabía que me encantaba y que mis padres me apoyaban.

Comenzaste en el surf regular, no con el stand-up paddleboard. ¿Cómo fue que hiciste la transición?

“Sólo mi hermana y yo, antes de conocer las olas más famosas, como Waimea, Pipeline y Sunset, nos metimos directo a Jaws” 
Nicole Pacelli

 Fue por mi papá. Él trajo una stand-up de California hace como cinco años y comencé a hacer paddle. Era una tabla de salvavidas, un poco diferente de una stand-up, tenía un “RESCUE” gigantesco escrito en ella. Aunque era grande, porque me la había regalado mi papá, comencé a usarla como stand-up, utilizando el remo de mi papá. Montaba olas pequeñas y me encantaba. Luego mi papá se asoció con una fábrica y comenzó a manufacturar tablas stand-up. Utilizo las tablas que él hace. Al inicio utilizaba unas gigantes, de nueve y tantos pies (casi tres metros). Luego él hizo una “chica”, 8’10” (2.7) y comencé a desarrollar más mi surf.

¿Qué ofrece el SUP que no tenga el surf regular u otras disciplinas?

Con las tablas pequeñas, con frecuencia me frustro. Iba a las rompientes porque me encantaba divertirme, estar en el agua. ¿Pero conoces esa sensación cuando todos están demasiado amontonados y comienzan a pelear por cada ola? Claro, ahora soy competidora, pero entonces, si alguien se acercaba a mí e intentaba subirse a mi ola, yo me detenía y lo dejaba. El hecho es que veía el stand-up como un desafío. Quería evolucionar porque vi a tipos surfear muy bien con tablas SUP, yo quería hacer lo mismo. Con cada caída evolucionaba un poco. Con el surf regular este desafío no existía; esta búsqueda para desarrollarme más y más, ¿sabes? El stand-up me dio este desafío. Cuando entraba al agua, la mayoría de la gente no sabía qué era; muy pocos conocían el SUP entonces. Los hombres decían: “¿Qué haces con ese remo?”. Y yo entraba al agua cualquier día, olas grandes o pequeñas… No importaba. Todo era un desafío para mí. Y luego fui a Hawái, en 2010.

¿Cómo fue tu primera vez allá?

Ya hacía SUP y había entrado a la universidad. Me surgían ofertas de patrocinios, me iba bien y el stand-up adquiría ímpetu. Así que le dije a mi mamá: “Vamos, ya cumplí con mi parte en la universidad, ¿ya puedo ser surfer?”. Ahí fue cuando ella entendió que no había de otra. Así que pasé dos meses en Hawái, en 2011.

Y fue entonces que todo cambió para ti.

Sí, porque comencé a tener referencias. Iba a Sunset en un buen día y no había ninguna otra chica además de mí. Me iba directo a Jaws en lugar de a Oahu. Sólo mi hermana y yo, antes de conocer las olas más famosas, como Waimea, Pipeline y Sunset, nos metimos directo a Jaws. Sólo elegía las olas más pequeñas, pero de cualquier manera, ¡estamos hablando de olas de nueve metros! ¡Gigantes! Ahí fue cuando supe que podía hacerlo.

¿Qué sentías sobre esos monstruos?

Era simplemente increíble. No siento miedo antes; sólo al estar ahí. Algunas personas no duermen la noche anterior de un día así, pero yo estoy calma. Duermo como un lirón. Pero, una vez que llego, me doy cuenta de la magnitud.

SUP ha evolucionado mucho. ¿Qué opinas de esta evolución?

“Pregunté si podía competir con los chicos. Y sí, pero así como que diciendo: ‘Esta chava está loca y mejor no discuto con ella’”
Nicole Pacelli

 Ha cambiado mucho, desde las tablas hasta el número de gente que lo practica. Creo que es genial. Y, en mi opinión, crece mucho debido a que no está restringido al mar. Algunos reman en presas, lagos… y es fácil de hacer. Si inicias con una tabla grande, inmediatamente puedes pararte y remar. Hay versiones inflables y todos pueden hacerlo. La popularidad ayudará a que el deporte crezca, atraerá más la atención de la prensa e inversionistas, más eventos, más gente que demuestra lo que puede hacer. ¿De qué sirve ser un gran atleta del SUP si no hay buenos campeonatos en donde competir?

Nicole Pacelli, campeona de SUP

¿Y cómo es la relación entre los que practican SUP y los surfers regulares?

Bueno, a algunos surfers no les agradamos. [Ríe]. Me han sacado del agua en Hawái. En Brasil nunca he tenido problemas, pero en Waimea un local me dijo que me saliera y no regresara, que era peligroso que yo estuviera ahí. Esa es la desventaja de la popularidad en aumento del SUP, cuando gente que nunca surfeó en su vida de pronto está haciendo SUP. Porque es mucho más fácil pararse en una tabla SUP al inicio, así que más de un novato comienza a subir a olas por cualquier lado y eso puede ser peligroso. 

Te convertiste en campeona mundial el año pasado, ¿pero cuándo fue que tú comenzaste a competir?

Durante mi segunda temporada en Hawái participé en un campeonato con hombres en Sunset Beach, en 2011-12. Descubrí que iba a haber un campeonato mundial para hombres y sólo una demostración para mujeres. Pusieron a las mujeres en Turtle Bay, una playa con olas pequeñas, y yo gané. Había otras 15 chicas, todas hawaianas. Luego de ganar, le pregunté al organizador si podía competir en Sunset con los chicos. Dijo que sí, pero así como que diciendo: “Esta chava está loca y mejor no discuto con ella”. Me dejó participar en las pruebas. Y quería eso, porque sabía que eso me daba la oportunidad de surfear en Sunset con sólo tres personas más en el agua. Pero las olas de ese día eran grandes, de más de cuatro metros. Pensé: “¿En qué me metí?”. Entré y me pegué en la cabeza con una serie de olas grandes; no podía regresar. Cuando finalmente lo logré, subí a una ola realmente buena un segundo después de que la eliminatoria terminara, así que no contó. Terminé en tercer lugar de tres, pero me dijeron que si esa ola hubiera contado, habría calificado para la siguiente ronda. Todos fueron a felicitarme por mi actitud durante la eliminatoria; tipos a los que admiraba me decían esas cosas. Así que pensé: “Seguro estoy haciendo algo bien”.

Los hombres te subestiman?

Algunos me ven y no creen el tamaño de olas que logro enfrentar. En ocasiones en Hawái, había chicos que me detenían y decían: “¿Estás segura de que puedes hacer esto?”, y yo les decía: “Sí, quítate de mi camino, voy a pasar”. [Ríe].

Nicole Pacelli SUP

¿Tus padres van contigo a tus viajes?

Ya no. Al inicio mi papá viajaba conmigo al campeonato brasileño, pero ya no. Cuando me ve surfeando siempre me da consejos y no se tienta el corazón; es superexigente. A veces me salgo del agua pensando que lo hice perfecto y él se acerca y dice que hice algo mal, ¿sabes?

Eres la chica a vencer actualmente. ¿Eso es algo difícil de tener en mente?

“Entro al agua y me siento relajada. Es una de mis cualidades. Me siento calmada, me relajo y hago lo que tengo que hacer”

No me afecta. Pensé que sería peor. Todos avanzan tan pronto y las chicas surfean muy bien ahora. Anteriormente no había campeonato mundial, así que esa se ha convertido en la meta para todos: “Ah, Nicole ahora es la campeona mundial, así que eso significa que yo también podría serlo”. Imagina, en cada parada del tour ahora, el presentador dice: “¡Con ustedes, la campeona mundial, Nicole Pacelli!” y es así que todos quieren ver si esa chica campeona mundial es algo de respeto. En la primera parada de la temporada, en Hawái, mi foto estaba en el póster del campeonato, así que me dije a mí misma: “Es hora de sacarlo todo”. Pero entonces entro al agua y me siento relajada. Es una de mis cualidades. Me siento calma, me relajo y hago lo que tengo que hacer. Pensé que la presión sería un problema este año, pero, hasta ahora, no me ha afectado.
Si comenzara a pensar de más en lo que tengo que hacer en el agua, a pensar cuántos segundos más me quedan en la eliminatoria y cosas así, probablemente no podría seguir haciéndolo”.

Nicole Pacelli, campeona de SUP
Seguir leyendo
09 2014 The Red Bulletin

Siguiente historia