Adam Bridle

Mente de luchador

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: PAOLO MARCHESI

Consejos para la vida de la banda ruda y técnica de la Lucha Libre


Nuestro país tiene una gran tradición de la lucha libre. Si no has ido al menos una vez a la Arena México, en verdad no has vivido. El ambiente es inigualable, desde los folclóricos gritos de la gente hasta los enmascarados voladores crean una experiencia única en su tipo.

Pero estos luchadores son mucho más que acróbatas o actores, pues la manera en la que luchan y piensan esconde mucha sabiduría para la vida. Aquí te contamos tres truquitos que estos titanes del ring manejan a la perfección y que le vendrían bien a cualquiera:

Seguir leyendo

Aunque vueles, no pierdas el piso

Ningún luchador se cree Superman, por lo tanto toman todas las precauciones pertinentes. ¡Hasta se encomiendan a la Virgen o a algún santo! No importa la faramalla que armen para el espectáculo, saben que el verdadero peligro es el ring mismo, pues una mala caída podría ser fatal.

Qué podemos aprender: Confía en ti mismo, pero nunca olvides de qué estás hecho. Hasta Superman tiene su Kryptonita, así es que sé precavido y prepárate lo mejor posible para las adversidades.

Adam Bridle vs Argenis

Adam Bridle vs Argenis, luchadores de la AAA.

© PAOLO MARCHESI

LO QUE PASA EN EL RING, SE QUEDA EN EL RING

La lucha libre en México se diferencia de la lucha libre en otros países porque aquí todos los luchadores y entrenadores se cuidan entre sí. Rudos y Técnicos se la pueden partir en el cuadrilátero, incluso hasta llega a correr sangre, pero cuando termina la lucha vuelven a ser hermanos.

Qué podemos aprender: No te dejes guiar por la pasión del momento. Mantén la cabeza fría y recuerda que el que se enoja pierde. Sobretodo, nunca hables o actúes si estás enojado. Podrías herir a alguien que quieres y luego te sentirás fatal.

Los mayores saben, escúchalos

Cuando Adam llegó a México tuvo que pasar muchas pruebas antes de que su entrenador, el Negro Navarro, quisiera transmitirle todo lo que él sabía. Porque los grandes maestros no enseñan a cualquiera. Pero Bridle nunca tiró la toalla y hoy, después de ocho años, empieza a recoger los frutos de su perseverancia.

Qué podemos aprender: Adam lo tiene muy claro: “Si le muestras a alguien el respeto que se merece, si llegas con humildad y una mente abierta, simplemente con la disposición de aprender, la gente se da cuenta”. Para aprender de un experto, hay que merecer el conocimiento. 

Seguir leyendo
03 2017 THE RED BULLETIN

Siguiente historia