Chris Burkard

Olas
puras

Texto: Steve Root
Fotografía: Chris Burkard 

Chris Burkard nos acerca las mejores fotografías de los locos por el surf, los «torpedos humanos»: puras olas y ¡ al agua!

Sin tablas de surf, ni bodyboards para descansar. Sin jet ski para darles el impulso motorizado para trepar sobre los monstruos de la madre naturaleza. Sólo un par de aletas de natación, una ola y pura adrenalina. “Barrenar las olas es la forma más minimalista de descender la pared de una ola para experimentar la belleza del océano”, dice Chris Burkard. Y él sabe bien por qué lo dice. Como fotógrafo de deportes de aventura, tanto en sus viajes de surf a lugares como Rusia e Islandia, así como en otros trabajos mucho más estáticos como para Apple, Toyota y la cerveza Pacífico, lo que realmente motiva a Burkard es la emoción de estar por debajo de esas poderosas y enormes olas tahitianas, capturando las imágenes submarinas de torpedos humanos que se lanzan a través del agua azul cristalina.

Chris Burkard

Mark Cunningham se desliza por una ola en Teahupo’o, que se traduce como “muro de calaveras”, desmintiendo el peligro de barrenar en este arrecife.

© Chris Burkard

Burkard se unió al cineasta y surfista de olas grandes Keith Malloy en su viaje mundial por Maine, California, Hawái, Nueva Zelanda y Tahití, para la película del 2011 Come Hell or High Water y su subsiguiente libro, The Plight of the Torpedo People. Un proyecto pasional hecho en parte para crear el tipo de arte que se ve en estas páginas y en parte para empujar los límites de los atletas que participan en esta actividad tan poco apreciada, que de una u otra manera ha existido desde que el hombre y la ola han cohabitado en este planeta.

 

“Los que barrenan son los más experimentados en el agua y, por lo general, son los que muestran menos respeto”
Chris Burkard

Mark Cunningham

El socorrista de North Shore (Hawái) y bodysurfer, Mark Cunningham


“Si has entrado en el océano o has saltado dentro de una ola”, dice Burkard, “has barrenado. Todo el mundo lo ha hecho alguna vez”. ¿Todo el mundo? Bueno, puede ser, pero sólo unos pocos casos en el nivel de destreza de algunos legendarios del mar como el socorrista de North Shore, Mark Cunningham; el bodysurfer profesional, Mike Stewart; el crédito de la escena hawaiana Chris Kalima y Dan Malloy, surfista de olas grandes y hermano del cineasta Keith.

 

Chris Kalima

Chris Kalima, lanzado a través de una ola, le da el verdadero sentido a la expresión “torpedos humanos”. 

© Chris Burkard

“Los que barrenan son los más experimentados en el agua”, dice Burkard. “Y en general los que muestran menos respeto. Ellos entienden la marea, las corrientes y el sol. Una conexión con el océano. Es tan esotérico como suena, pero realmente es muy cierto: tienes que estar en sintonía con lo que está pasando o puedes accidentarte gravemente”.

 

THE RED BULLETIN TE ACERCA LAS MEJORES HISTORIAS DEL MUNDO DE RED BULL, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ Y CONSIGUE TU EDICIÓN IMPRESA!

Este es especialmente el caso en Tahití, donde las olas se levantan de aguas muy profundas y rompen a muy poca profundidad –y brutalmente implacables– sobre un arrecife de coral. “Es un enorme bloque de agua que descarga sobre el arrecife”, dice Burkard. “Es increíble. Es el peor tipo de ola que existe para barrenar. El peor de todos. Pero estos chicos querían ver si podían hacerlo. Querían poner a prueba los límites de lo posible. Fue realmente genial de ver”.

 

Chris Burkard

“Es un enorme bloque de agua que descarga sobre el arrecife. La peor ola que existe para barrenar. La peor de todas. Pero los chicos querían ver si era posible”, dice Burkard.  

© Chris Burkard

De hecho Burkard tenía la mejor ubicación para presenciar el proyecto. “El agua era la más clara que he visto en toda mi vida. Quería tomar un profundo aliento, sumergirme y capturar fotos de los chicos cuando pasaban siguiendo la parte posterior de la ola. Tenía ganas de perder la noción del tiempo y de repente pensé: ‘Oh, me quedé sin aire. Debo salir ya a la superficie’. Pero no quería perderme ni un solo momento: todos eran tan únicos y tan abstractos”.

Chris Kalima

Chris Kalima barrena una ola enorme mientras el sol cae en el horizonte.

© Chris Burkard

De ahí proviene el término “torpedos humanos”. “Cuando los chicos tienen sus brazos pegados al cuerpo”, dice Chris Burkard, “y planean hacia la superficie, se ven como torpedos”. A barrenar chicos. El torpedero está listo.

Seguir leyendo
02 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia