Eisklettern

¡Amor por la escalada!

Fotografía: Mads Pihl

Incluso para los escaladores más experimentados, los ascensos en el hielo presentan un nuevo desafío. ¿Te atreves con este viaje a Groenlandia?

Si para los escaladores profesionales se trata ya de todo un reto, para los principiantes no hay muchos lugares de agarre y todos los puntos de contacto suponen un peligro resbaladizo. “La escalada en hielo no es tan intuitiva como la escalada en roca”, dice Marc Carreras, director general de la firma de aventuras PGI Greenland.

“El desafío de escalar montañas tiene un tercio de técnica, un tercio físico y un tercio mental. En la escalada en hielo, la mente juega un papel mucho más importante que sólo un tercio. El hielo no es tan estable, por lo que tienes que ser paciente y estar preparado para aprender una técnica muy sutil y específica. Lo más importante es que tienes que estar dispuesto a salir de tu zona de confort”.

Afortunadamente, hay ayudas a mano gracias a los avances de las herramientas para el hielo; piolets de hielo para cada mano y crampones técnicos con enormes picos delanteros para los pies, que te dan la capacidad de mantenerte en pie. Los escaladores también están sujetos a ciertos puntos de roca sólida por encima y atados a un guía con una soga, con lo cual las posibilidades de un resbalón mortal son bastante escasas.

Eisklettern

El equipo lo alquilas, la valentía la descubres.  

© Mads Pihl

La verdadera prueba, sin embargo, es conservar tu concentración en temperaturas de congelación. “Escalas en condiciones muy extremas”, explica Carreras. “El año pasado en Ilulissat batimos todos los récords de temperaturas previos y estuvimos ascendiendo a -20° C. Es duro y muy difícil, especialmente cuando hay mucho viento, por lo que tienes que estar familiarizado con un entorno invernal”.

Aparte de las pruebas mentales y físicas, el impresionante paisaje helado de Groenlandia ofrece a los escaladores unas vistas espectaculares, empujando sus límites desde el propio círculo polar ártico. “Es una actividad extrema en un lugar inusual”, dice Carreras. “Hay lugares que son más conocidos para la escalada en hielo, como Canadá o Noruega, pero aquí escalas sobre la capa de hielo polar, lo cual es épico”.

Colgar sobre el hielo desde cuatro puntos pequeños significa que los escaladores experimentan algo que es poco probable en el alpinismo tradicional. “Sientes como si estuvieras suspendido en el aire”, dice Carreras. “Es una perspectiva única”.

Eisklettern

© Mads Pihl

Consejo de experto 

“Patea duro el hielo –como si fuera un balón de futbol– y mantente siempre con el talón a 90° contra la pared”, dice Carreras. “Así, todo saldrá bien”.

¿Qué más por explorar?
Seguir leyendo
01 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia