Buceo en cuevas

¡Corre el riesgo!

Fotografía principal: Getty Images - Galería: Jeff Lindsay

Buceo en cuevas: si te atreves a entrar en este mundo submarino alienígena, serás recompensado con una aventura sin igual

Hay pocos entornos en el planeta tan poco aptos para el ser humano como el de las cuevas subterráneas. Los posibles peligros acechan a cada paso.

Profesional de buceo en cuevas

“Bucear en cuevas es físicamente y mentalmente muy exigente”, dice Natalie Gibb, instructora de buceo.  

© Dean Sanderson


Los cursos de agua subterráneos de la Riviera Maya, en Yucatán, México, se encuentran entre los más desafiantes y hermosos de todo el planeta.Hay tres vastos sistemas de cuevas hundidos, uno de los cuales, el Ox Bel Ha, de 180 km de longitud, es la cueva subacuática más larga del mundo. Tiene más de 100 entradas y varios kilómetros con pasadizos para explorar. 

“Al bucear en cuevas te adentras en un ambiente que muy pocas personas han experimentado, algo que ningún otro buceo te ofrece”, dice Natalie Gibb, instructora de Diablo Divers, escuela de exploración de cuevas en la Riviera Maya. “Esto atrae sólo a los que tienen corazón de exploradores”. 

 

 

Buceo en cuevas

Tener un certificado PADI Open Water Diver o uno equivalente es un requisito imprescindible.    

Los que bucean en cuevas empujan sus mentes y cuerpos al límite. Los peligros de este mundo oscuro incluyen hipotermia, baja visibilidad y pérdida de aire. “Siempre hay riesgos, pero con el entrenamiento adecuado pueden evitarse casi por completo”, dice Gibb. La recompensa: un lugar como de otro planeta. “En comparación con otros tipos de buceo, es como jugar al hockey sobre césped durante años y luego ponerse un par de patines de hielo. Se siente algo nuevo, emocionante y excitante”, dice Jeremy Bruns, quien tomó clases de buceo en cuevas en Diablo Divers. 

 

Reabastécete: “Tomar un desayuno saludable te da la energía que necesitas durante la
inmersión para mantenerte hábil y alerto”  
Natalie Gibb

Consejos de experto: la mente sobre el problema

“El buceo en cuevas es un 90% mental”, dice Natalie Gibb. “Un buzo que deja que sus emociones sean más fuertes que su razón, se encontrará en problemas. Una buena técnica de preparación mental, previa a la inmersión, es un trabajo metódico en el que se realizan pruebas para la relajación, se revisa el plan de inmersión y se genera confianza en el equipo”.

 

                                                        ¡WE LOVE MAYA! 
Si quieres seguir teniendo experiencias únicas y divertidas en las cercanías de la Península de Yucatán, aquí te ofrecemos tres opciones:

 

  
Seguir leyendo
03 2015 The red bulletin

Siguiente historia