Heaven and hell

El cielo y el infierno

Texto: ANDREAS ROTTENSCHLAGER
Fotografía: LUKASZ NAZDRACZEW/RED BULL CONTENT POOL

Sol, playa y dolor. En el Red Bull Sea to Sky, la élite mundial del motociclismo enduro batalló por el interior de la Riviera turca

Lluvia de piedras

HAIL OF STONES

© LUKASZ NAZDRACZEW/RED BULL CONTENT POOL

En el Red Bull Sea to Sky Hard Enduro Series en el balneario turco de Kemer, la élite del motociclismo enduro compitió durante tres días sobre pistas en la playa, el bosque y la montaña. Sortear las piedras que vuelan por doquier fue la parte sencilla.

Saltos con estilo

JUMP CLEAR

© NURI YILMAZER/RED BULL CONTENT POOL

En la pista de entrenamiento de Kemer, el británico Mike Slater (izq.) se prepara para la “carrera de bosque”, en el segundo día de competencia. Esta etapa comprende de más de 46 km de bosque, grava y senderos. Cómo se hace el recorrido de la manera más rápida lo sabe perfectamente el campeón defensor, el inglés Graham Jarvis: “Tienes que analizar muy rápidamente los cinco metros por delante de tu rueda delantera y escoger la línea con mejor agarre”.

 

Tormenta de arena

SANDSTORM

© CLAUDIUS VASILESCU/RED BULL CONTENT POOL

En la “carrera de playa”, en Kemer, los pilotos determinan el primer día el orden de salida para las dos etapas principales del Red Bull Sea to Sky; la “carrera de bosque” y la “carrera de montaña”. Después de la salida en masa por la playa, un pasaje de alta velocidad conduce a la sección de motocross con curvas, montículos y obstáculos. El británico Jonny Walker, dominador del Hard Enduro Series 2015, se aseguró el primer lugar.

Las tácticas del campeón

TODOTERRENO

OFF-ROAD RACERS

© LUKASZ NAZDRACZEW/RED BULL CONTENT POOL

El momento decisivo del tercer día. El favorito Jonny Walker castiga su KTM 300 EXC por la quebrada de Kesme-Bog˘azi, en Kemer. La etapa reina, la “carrera de montaña”, conduce desde la playa en el centro de la ciudad hasta los 2,365 metros de altura del volcán Olympos. A pesar de un fuerte golpe al chocar contra un peñón (“la adrenalina esconde los dolores”), el piloto de 24 años, Walker, mantuvo la carrera emocionante hasta el final.

Seguir leyendo
02 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia