Deja de procrastinar

Cómo dejar de procrastinar

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Benjamin Disinger

No esperes a mañana porque quizás sea muy tarde. Te decimos cómo quitarte este mal hábito en 6 pasos


Fue Benjamin Franklin quien dijo: “Nunca dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, pero los mexicanos somos especialistas en aplicar esta frase al revés: “No dejes para mañana lo que puedes hacer… pasado mañana”. Parece broma, pero no lo es. Ya sea por miedo, por flojera u omisión, tendemos a dejar lo más importante para el final y luego por eso se nos viene el tiempo encima o las cosas simplemente no salen como las imaginamos. Pero no te preocupes, aún estás a tiempo para desarrollar mejores hábitos y ser más productivo. Te decimos cómo eliminar este vicio de tu vida en 6 pasos:

1. Del dicho al hecho…

“Trabajo mejor bajo presión” y “Eso es muy fácil, luego lo hago” son dos de las excusas más comunes, ¿te suenan? ¡Deja de poner excusas! Y sobretodo, deja de repetir que lo vas a hacer y empieza a hacerlo. Lo más difícil es dar el primer paso, pero verás que una vez que lo hagas todo será más fácil.

2. Minimiza las distracciones

Para un procrastinador crónico las distracciones son la muerte. Digamos que estás trabajando en tu computadora cuando de repente te llega una notificación de Facebook; acto seguido: tres horas perdidas como por arte de magia. Por eso bloquea tu Facebook, borra el Solitario de tu escritorio y aleja el celular de tu vista; haz lo que sea necesario para eliminar los obstáculos que se interponen entre tú y ese trabajo. 

3. No existe el momento perfecto

Si esperas a que se presente la situación ideal o que te sientas con las ganas necesarias para hacer algo, nunca vas a iniciar. Empezar no tiene nada que ver con cómo te sientas. ¿Qué te hace pensar que un trabajo que repelas se hará mágicamente menos repulsivo dentro de 24 horas? Oblígate a hacerlo y tal vez descubras que no es tan desagradable después de todo.

4. Ponte fechas límite

Es muy fácil perder la noción del tiempo, y que se nos venga encima, cuando no fijamos un dead line. No importa si tienes que entregarlo a alguien más o se trata de un proyecto propio, crea en ti el hábito de hacer un calendario y poner una fecha límite para concretar tu trabajo. Pero ojo, ¡no te metas autogoles! Sé realista con las fechas que elijas porque sino sólo te decepcionarás.

5. No eres un robot

Tampoco pretendas tener todo siempre a tiempo. Procrastinar de vez en cuando no es tan terrible, siempre y cuando no lo hagas un hábito. Recuerda que no eres un robot y dejar un proyecto sin terminar para tomarte unas vacaciones cada cierto tiempo te hace humano.

6. Dedícate a lo tuyo

Si después de seguir todos estos pasos aún no puedes ponerte a trabajar, tal vez debas preguntarte si estás en la ocupación adecuada. Quizás la razón por la que no puedes avanzar con ese proyecto es que no es para ti y tal vez haya algo que verdaderamente te guste esperando por ti.
 

Ahora que lo sabes, pon manos a la obra y termina ese proyecto que tienes en mente desde hace meses.

  
Seguir leyendo
06 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia