Mujer con audífonos

Cómo lograr que le guste tu música

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: PEXELS.COM

Te decimos cómo evangelizar a tu novia para que comparta tus gustos musicales


Sabes que ya valiste cuando te importa que a ella le guste tu música. Pero qué pasa cuando descubres que tienen gustos totalmente diferentes, por ejemplo, que a ella le raye Bieber ¡Oh desilusión! No te preocupes. Ya sea que te guste el metal, la banda o el tribal –porque hay de todo en la viña del Señor– te decimos cómo lograr que a tu novia le agrade tu música o al menos no la deteste.

Empieza por lo más light

No importa el género que te guste, si quieres que ella lo empiece a digerir ponle primero las rolas más genéricas, las más populares. De hecho, lo más inteligente sería buscar alguna canción que tenga una melodía simple y pegajosa. Así lograrás que se le quede grabada y comience a repetirla inconscientemente, como le pasa con los “hits del momento”.

Acondiciónala

Pon tu música cada que puedas y en situaciones cotidianas, como cuando vayan en el coche, para que su cerebro –inconscientemente– empiece a asimilarla. Pero procura que sea en situaciones agradables, para que asocie tu música con momentos positivos.

Identifica lo que más le gusta

Una vez que encuentres las canciones que más le gustan, busca otras similares. Luego puedes empezar a presentarle otros discos o bandas que te latan subiendo un poco el tono, pero deja que le vaya agarrando el gusto poco a poco.

No seas intenso

Si de plano no tiene ganas de escuchar tu música, no la obligues. Así sólo lograrás que la odie. Tienes que hacerlo de lo más casual. Podrías darle una sorpresa y pasar a recogerla en tu coche para llevarla a comer o al cine y traer tu música en el coche a un volumen que les permita platicar. ¿Capisci?

Que viva la experiencia

Cuando logres que le gusten 2 ó 3 canciones, es el momento de llevarla a vivir la experiencia en vivo. Compra boletos para tu banda favorita e invítala. Pero ojo, si lo tuyo es el metal o el rock pesado, ni por equivocación la metas al slam porque si se la pasa mal obviamente no querrá volver jamás. El punto de llevarla a un concierto es que ambos se la pasen genial y sientan esa sincronía mientras cantan y/o bailan las mismas rolas.

Seguir leyendo
06 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia