Sofia

Humanoides: realidad vs ficción

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: YOUTUBE//CNBC

Los androides ya son una realidad y falta muy poco para que empiecen a caminar entre nosotros

Durante décadas hemos soñado con robots y humanoides, pero hasta hace poco nos habíamos tenido que conformar con la ciencia ficción y películas como Blade Runner, I.A. Inteligencia Artificial o El Hombre Bicentenario, pero recientemente la compañía de robótica Hanson Robotics presentó a Sophia, una ginoide -única en su tipo- con un impresionante aspecto humano.

Al ver el video donde presentan a Sophia nos fue inevitable pensar en todas estas películas de androides, inteligencia artificial y sistemas operativos inteligentes. La primera película que nos vino a la mente, ya sea porque es la más reciente en este tema o por el parecido del androide de la película con el de Hanson Robotics, fue Ex-Machina. Esta película, que recientemente ganó un Oscar por los mejores efectos especiales, salió el año pasado y no fue particularmente taquillera porque quizás no toca un tema nuevo, pero el modo en que lo aborda y las coincidencias de Ava, la ginoide interpretada por Alicia Vikander, con Sophia son asombrosas. Por eso decidimos hacer una comparación entre Sophia y Ava para saber hasta qué punto es ficción y en qué momento se vuelve realidad.

Apariencia física

Lo primero que nos llamó la atención es que ambas androides tienen un cráneo transparente. Seguramente es para que los científicos puedan observar el funcionamiento adecuado de los sensores y demás hardware del “cerebro”. En cuanto al resto del cuerpo, no hay imágenes de Sophia sin ropa –debe ser muy pudorosa– por lo que no pudimos compararla con el diseño futurista de Ava.

What's the difference between 'AI' and an 'I'? #ExMachina

A post shared by EX MACHINA (@meetava) on

Reconocimiento e imitación de gestos

Ava es un androide muy avanzado, en la película explican que es capaz de reconocer gestos e imitarlos a la perfección, incluso reconoce las micro expresiones faciales para detectar los estados de ánimo. Sophia también cuenta con cámaras y sofisticados sensores que le permiten realizar las mismas funciones, sin embargo sus gestos resultan aún muy burdos como para parecer humana, de hecho estás expresiones le dan un aspecto bastante creepy. Sin embargo, el propio Hanson asegura que dentro de unos años no podremos distinguir entre un androide y un ser humano.

Capacidad de aprendizaje

Uno de los principios básicos de la Inteligencia Artificial es que el androide debe ser capaz de adquirir nuevos conocimientos a través de experiencias. Por lo tanto, todo humanoide con I. A. aprenderá cosas más allá de la información con la que fue programado originalmente, sin embargo el aprendizaje puede ser mecánico, es decir por repetición, como el de una máquina o puede ser más flexible y racional. En Ex machina nos muestran que Ava no sólo es capaz de aprender cosas por repetición sino que tiene la capacidad de hacer chistes, chistes que no están programados en su hardware. Incluso hasta demuestra cierta ironía, lo cual es muy complicado para un robot. Sophia, por su parte, es una androide muy inteligente. Es capaz de aprender muchas cosas gracias a que le han dado una conciencia que le permite aprender y así volverse cada vez más inteligente.

Sophia, la ginoide de Hanson Robotics.

¿Sentimientos y emociones?

Lo que nos diferencia de los animales es el raciocinio pero la diferencia principal entre humanos y humanoides es la capacidad emocional. Sophia puede describir a la perfección los sentimientos y/o emociones e incluso puede imitarlos, en cierta medida, pero sin duda es incapaz de sentirlos. En el caso de la androide de ficción, Ava, ella no sólo es capaz de imitar sentimientos y emociones sino incluso fingir que realmente los siente con la misma intensidad que un ser humano, pero jamás llega a experimentar un sentimiento en realidad. Aún así, personajes como el físico teórico Stephen Hawking y el multimillonario Elon Musk, aseguran que llegará el día en que los humanoides tengan una apariencia y comportamiento completamente humano.

Los avances tecnológicos son cada vez más alucinantes y nos dejan a todos con la boca abierta, como es el caso de Sophia. Es cierto que aún falta para tener a una Ava entre nosotros pero Sophia se acerca mucho.

Seguir leyendo
04 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia