MC Guimê

¡A gozar Brasil!

Texto: Fernando Gueiros
Fotografías: Robert Astley Sparke

São Paulo, bajos contundentes, faldas cortas, cadenas de oro: la superestrella del funk, MC Guimê, nos muestra la fiesta más caliente del país. ¡Olvida, goza y vive!

São Paulo es la ciudad más grande y más rica de Brasil. Su economía y cultura es la más influyente de todo el país, con 12 millones de personas en 60 por 80 km. São Paulo también tiene la vida nocturna más excitante, las mujeres más hermosas, los modistos más excéntricos y toda una superestrella: el rapero funk MC Guimê. Tiene ocho millones de fans en Facebook, interpretó el himno no oficial de la Copa Mundial de Brasil y es el mejor amigo de Neymar. El video de YouTube que hicieron juntos superó en un tiempo récord los 50 millones de clics, lo cual no fue ninguna sorpresa: ningún otro músico brasileño tiene más visitas en YouTube que este joven de 22 años, con una gran cantidad de tatuajes en muy poco cuerpo. 

“Neymar es un chico absolutamente normal”, dice MC Guimê. “No es para nada engreído. Con él puedes pasar un buen rato y divertirte como con cualquier otra persona. Es alguien como tú y yo”. Para comprender esto hay que saber que Neymar y MC Guimê no sólo tienen en común el tamaño de su cuerpo. Con su estatus de celebridad, ambos juegan en la liga mayor de Brasil. Salir a dar una vuelta por São Paulo con MC Guimê es como hacerlo con Snoop Dog por Nueva York. Sólo que un poco más, digamos, absolutista.

En el interior de la ostentosa camioneta negra azabache está muy oscuro. Las luces de la noche sólo rozan atenuadas los vidrios polarizados de la luneta trasera. MC Guimê y seis amigos se acomodan atrás en los asientos de cuero oscuro, llevan lentes de sol, gorros con visera y cadenas de oro. El sistema de sonido de la camioneta bombardea ritmos de funk brasileño, “Brazil We Flexing”, un trabajo en común de MC Guimê con el rapero estadounidense Soulja Boy. 

A decir verdad, el funk brasileño se compone de Miami bass, electro funk, hip hop, música tradicional brasileña y un ofensivo estilo de vida escenificado con autos costosos, joyas, mujeres y fiestas. Nadie hace el funk brasileño mejor que MC Guimê, en todos los aspectos. Una de la madrugada de un jueves. Es una de las pocas noches libres para el gran MC Guimê, quien hace 40 conciertos por mes. Hoy está aquí sólo para tener un buen rato de diversión con sus amigos.

MC Guimê

Guimê es conocido y admirado allá donde vaya. 

Y para la diversión en São Paulo, en primer lugar está Lions. Este antro es el centro de competencia ente el hip hop y el rap en São Paulo, con un público de raperos, modelos y gays. MC Guimê pudo tocar aquí al principio de su carrera, “cuando aún no era nadie, sólo un niño de familia pobre. 

Hoy tengo dinero suficiente para alquilar una sala VIP y celebrar en paz con mis amigos. Eso me hace sentir orgulloso”. MC Guimê y su desinhibida comitiva atraviesan el antro como si fueran Moisés cruzando el Mar Rojo.

El club Lions revivió todo un distrito de la ciudad. Actualmente vienen a bailar aquí modelos y raperos

Facundo Guerra, el propietario de Lions, un gigante con barba hipster, es la persona más importante de la vida nocturna de São Paulo. Abrió Lions hace cinco años, en el entonces deteriorado centro de la ciudad. “No se trató de algo planeado a fondo”, dice y se ríe. “Sólo que en ninguna otra parte los alquileres eran tan baratos”. Con Lions revivió todo un distrito de la ciudad. Hoy en día el centro de São Paulo es vibrante, es el lugar de la escena más activa de antros, bares y también de salas de conciertos. Y el más emocionante de todos es el que fundó Guerra. En Casa 92, en el distrito de Pinheiros, se reúne la escena del clubbing de São Paulo después de la medianoche.

Según Guerra São Paulo son cinco ciudades. Cada una tiene su propio carácter, su propia vida nocturna. São Paulo es lo suficientemente loca como para cualquier tipo de evento o diversión. Puedes ir a bailar a un club, que podría estar en Chicago o Nueva York. También puedes quedarte afuera en la banqueta con una cerveza en la mano, sin camisa y divertirte igual toda la noche. “Lo más importante”, continúa, “es que la vida nocturna en São Paulo no es comercial como en otros lugares. Mira Londres, Ibiza, Madrid o París. Allí los clubes viven de los turistas. En São Paulo casi no hay turistas. Es por esa sencilla razón que nuestra escena es tan densa, tan viva y tan diversa”

Lions Nightclub

Pista de LED: Guimê grabó aquí su “Na Pista Eu Arraso”.  

Se ha propagado rápidamente que Guimê está de visita. En la pista de baile delante de su sala VIP cada vez se juntan más señoritas, el camarero trae un nuevo cubo de hielo con botellas de vodka, pero Guimê le hace una seña a sus amigos para salir. “Ahora a Casa 92”, dice, se levanta y se va. Sus amigos saltan y lo siguen.

DJ King

El DJ de hip hop goza en el club Lions, el templo paulista del rap y el R&B. 

 “¿Hielo y bebidas preparados?”, pregunta por su teléfono celular uno de los amigos de Guimê. Sólo unos minutos después los siete chicos están sentados de nuevo en la camioneta color negro azabache. Y luego de una breve pausa, el amigo al teléfono dice: “Bien. Ya casi estamos ahí”. Se ve realmente aliviado. 

Guimê nunca ha estado en Casa 92. Después de dos botellas de vodka y a las tres y media de la madrugada todos están un poco más nerviosos que de costumbre, pero todo fluye perfectamente. Cuando la camioneta se detiene frente al club, en el interior está sonando “Blister in the Sun”, de Violent Femmes, uno de los temas favoritos de Guimê. Están bien preparados.  

Casa 92

Código de vestimenta para las asistentes de este club paulista: atractivas, elegantes y muy sexys.

Casa 92 es un club ubicado en el distrito de Pinheiros, en una antigua casa entre rascacielos. Pinheiros tiene un público completamente diferente al del centro y Violent Femmes encaja mejor aquí que en la noche de hip hop de Lions.

MC Guimê

Vivir la música: “Aunque quiera, no podría irme a dormir antes de las cuatro de la mañana”, dice MC Guimê.

Una jovencita se pone la mano en el corazón y corre hacia Guimê y lo abraza, él la mira de arriba a bajo, sonríe y tienen una pequeña plática. “Aunque esté cansado”, dice poco más tarde en el sofá de una zona al aire libre separada, bajo una palmera, “no podría irme a dormir antes de las tres o cuatro de la mañana. Paso muchas noches en el estudio grabando. Y si no, pues disfruto de la vida nocturna de São Paulo.

Muchas cosas en esta ciudad son un desastre, el tráfico, el caos, pero la vida nocturna es de clase mundial. Yo viajo mucho, pero extraño los lugares como este”.

4:20 de la madrugada, suena “Bizarre Love Triangle” de New Order, Guimê está en la pista de baile bajo las palmeras, sigue “Sex Machine”, de James Brown, las chicas le piden a Guimê hacerse selfies y, claro está, le agradecen con besos. “Esto es de lo que se trata”, exclama Guimê, “de disfrutar por completo el momento y olvidarse de todo”.

El cielo brasileño, entre los rascacielos, se tiñe de color púrpura mientras suena “99 Luftballons”, de Nena.

Te ofrecemos lo mejor de cada mes

>>> ¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER! <<<
Seguir leyendo
07 2015 THE RED BULLETIN

Siguiente historia