Ser más felices

Texto: Werner Jessner y Arek Piatek
Ilustración: Alex Williamson

… que los suizos. Sería necesario un esfuerzo global para acercarse al objetivo  

¿LÍMITES? ¿QUÉ LÍMITES? Cada vez más rápido, cada vez más alto, cada vez más lejos: lo que es “humanamente posible” lo superamos una y otra vez. The Red Bulletin le echa un vistazo a los récords actuales del hombre. ¿Qué lejos estamos aún de nuestros límites absolutos? Aquí vemos cómo ser más felices. 

El curioso Informe Mundial de la Felicidad, publicado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la ONU, considera factores difíciles de calcular como: ¿cuán feliz es la población de un país? La libertad de expresión y el poder adquisitivo o la libertad se evalúan junto a la criminalidad, la natalidad, la disposición a donar o la esperanza de vida. En una escala de 0 a 10, Suiza es poseedor del récord con un valor de 7.587 puntos, seguida por Islandia y Dinamarca.

Togo (2.839) es el último lugar, después de Burundi y Siria. En Nicaragua, Zimbabue y Ecuador la gente se volvió un por ciento más feliz en la última década, mientras que la existencia de los griegos, egipcios e italiano se ha deteriorado.

El Informe Mundial de la Felicidad es liderado por Suiza con 7.587 puntos. Un aumento de todos los países a 10 puntos debería ser nuestro objetivo común

Los factores individuales más importantes en cada caso: la asombrosa mejora de la atención de la salud en América del Sur, la crisis económica en Europa y la guerra y el despotismo en el Medio Oriente, frente a los altos niveles de tranquilidad y estabilidad que alcanzan los vencedores.

La feliz Suiza

El país más feliz actualmente:

Suiza, 7.587 puntos

Predicción:  

Todos, 10 puntos (estaría más que bien)

¿Qué tipo de políticas pueden llevarnos a la felicidad? La respuesta también la tiene el Informe Mundial de la Felicidad. Los políticos deben declarar como su objetivo principal la felicidad de sus ciudadanos, en lugar de dar importancia a factores individuales como la superioridad económica, las reivindicaciones territoriales o la delincuencia cero.

El siguiente paso debe ser que cada centavo del gasto público se mida de acuerdo a la siguiente premisa: ¿qué hace realmente feliz a nuestra gente? Y esto debería ser constantemente revisado y equilibrado de acuerdo a los cánones del Informe Mundial de la Felicidad.

¿Y qué significa esto en el plano individual? El Informe Mundial de la Felicidad muestra que la calidad de las relaciones humanas es un tema fundamental para alcanzar la felicidad personal, si tenemos buenos amigos y dejamos en un segundo plano factores tales como el tiempo, el dinero y la salud. Esto también explica el sorprendente buen desempeño que han logrado algunos países que se consideran menos desarrollados. Por lo tanto, antes de ocuparnos exclusivamente de la política y la economía debemos cuidar a nuestras amistades.

Conclusión

La plena satisfacción de todos es una ilusión –bueno, al menos es una ilusión agradable. No debemos sustentar nuestra felicidad en los resultados políticos. Quizá, unas vacaciones con amigos en Suiza sea una mejor idea.

Seguir leyendo
08 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia