Solar Impulse 2 - Plane that needs no fuel

Volar sin combustible: todo sobre el Solar Impulse 2

Ilustración: HERI IRAWAN

The Red Bulletin habla con los hombres detrás de la idea del Solar Impulse 2 para descubrir qué los motivó y cómo lograron un avión con un ​un ahorro de combustible imbatible: la vuelta al mundo con cero litros

En 1999, el explorador Piccard hizo el primer vuelo en globo alrededor del mundo y sin escalas. “Todos los días estaba temeroso de quedarme sin combustible”, dice. “Pensé: ‘Ahora otro vuelo, pero sin combustible’”. 

Uniéndose al ingeniero y piloto Borschberg, ambos construyeron el Solar Impulse 2 –un avión que el pasado julio hizo una circunnavegación de 40 mil km del globo terráqueo alimentado sólo por luz del sol. 

SABÍAS QUE:

  • La cabina tiene espacio para un piloto 
  • Los baños están en el asiento, que se reclina hasta quedar horizontal
  • La cabina es también donde calientan la comida y se cambian 
  • Con luz de día, el avión asciende a los 9,000 m para cargar sus celdas
  • En las noches utiliza la energía almacenada en la batería
  • Tiene una envergadura mayor a la de un 747 y extremadamente ligero: del peso de un auto
André Borschberg, 63, and Bertrand Piccard, 58

LOS CREADORES: 

André Borschberg, 63, y Bertrand Piccard, 58

© Solar Impulse | Ackermann | Rezo  

THE RED BULLETIN: ¿Qué tan difícil es construir un avión alimentado por luz solar?

ANDRÉ BORSCHBERG: Cuando se lo propusimos a la industria de la aviación, ellos nos dijeron que esto era imposible.

BERTRAND PICCARD: Nadie en el mundo de la aviación podía crear las piezas de fibra de carbono del Solar Impulse –así de ligeras y grandes–, así que fuimos a un astillero, con la gente que construyó los catamaranes Alinghi para la Copa América. Esos tipos no tienen idea de cómo construir un aeroplano, pero conocen la fibra de carbono.

 

El avión fue diseñado para ser eficiente en energía. Con una envergadura mayor a la de un 747 y extremadamente ligero: del peso de un auto”
Comparison between the Solar Impulse 2 and the Boeing 747-8I

Una comparación: Solar Impulse 2 (72 m), Boeing 747-8I (68.5 m).

¿Qué tan cerca estaban de agotar su batería en cada amanecer?

AB: Con buen clima, el aire baja y por ello es sencillo caer 2-3 cm cada segundo, lo que para nosotros es 10% de desempeño. Al amanecer, apenas teníamos 10% de batería restante, así que estábamos muy cerca del límite. Cuando llegamos al Pacífico, aún no habíamos volado un ciclo entero y ahora yo tenía que quedarme en el avión durante cinco días y noches. Luego de dos meses en Japón, vi que el clima mejoraba y despegué, pero el equipo que monitorea el avión mientras duermo dejó de funcionar. Los ingenieros me dijeron que regresara, pero decidí seguir, pues el clima es vital.

El avión fue diseñado para ser eficiente en energía.

© youtube // SOLAR IMPULSE

Entonces, ¿este avión podría volar, sin detenerse, alrededor del mundo?

AB: Teóricamente sí, pero en la práctica sería un desafío infernal con la tecnología actual. En primer lugar, está la sustentabilidad del piloto. Volé cinco días y podría volar siete, pero para volar 20 necesitamos replantear la vida en la cabina; no es imposible. Además, subimos cada día 9,000 m [para cargar los paneles solares] y cada noche planeamos, así que necesitamos las condiciones climáticas que lo permitan.

 

¿Es eso algo que ambicionan?

AB: Antes me gustaría construir una versión no tripulada capaz de volar sobre el mal clima por seis meses, y reemplazar o mejorar lo que los satélites hacen de una forma más flexible y sustentable. Y luego bajamos el avión, cambiamos equipo y volvemos a echarlo a volar. 

BP: Mi objetivo no es hacer un tercer vuelo alrededor del mundo, sino aprovechar el éxito del Solar Impulse y  promover tecnologías ecológicas. Me designaron embajador de la buena voluntad de Naciones Unidas y ahora trabajo en darle forma a la política mundial de energía. El límite no es la tecnología, sino la gente.

Seguir leyendo
11 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia