Weltall

Héroes olvidados

La historia no es justa: estos pioneros crearon grandes cosas –y finalmente se quedaron casi sin nada  
1. El pionero del porno 

Russ Meyer, Regisseur

A Russ Meyer le encantaba todo lo que fuera XXL –sobre todo los pechos femeninos. Tras la Segunda Guerra Mundial, comenzó su carrera como fotógrafo. Decidió enviarle sus fotos de mujeres desnudas a Hugh Heffnerk, el creador de Playboy, al cual le encantó su trabajo. 

Desde entonces, Russ Meyer comienza a explorar el género cinematográfico con el sexo como invitado y el resultado: tetas más parodia. Una vez ridiculizadas, hoy las obras maestras de Meyer están en las filmotecas de todo el mundo.

 

Y así empezaron las historias de Russ Meyer…   

2. El rey del café  

Eric Favre, inventor 

Favre inventó la cápsula de café en 1970, pero Nestlé se volcó por el café instantáneo. Hoy su invento patentado vale miles de millones. Desde 2010 tiene su propia empresa, Monodor SA y produce sólo té con Tpresso. 

 

nestle

© Nespresso

3. Logo de bajo costo 

Nike

© GETTY IMAGES


Carolyn Davidson, diseñadora

En el año 1971 la firma Nike le pagó 35 dólares a una estudiante de diseño gráfico por el famoso logo. El requisito que el director de la marca, Phil Knight, le pedía es que el logo inspirara movimiento. Así, ella se basó en las alas de la diosa griega Niké para dibujar el famoso “Swoosh”,

Años después le dieron acciones de la empresa y un anillo de oros, que con diamantes dibuja la forma del logo más internacional como agradecimiento por su buen trabajo.

 

4. Fotógrafo solitario

Hercule Florence, Maler​ 

Florence inventó la fotografía en 1833, en Brasil, pero no se lo contó a nadie. Los laureles se los llevó otra persona, Daguere, quien demostró en Francia haber encontrado la forma de mostrar imágenes en una placa de cobre en 1839. 

Florenz hoy es conocido como el primer fotógrafo de Latinoamérica con su fotografía Rebecca.

Foto

© GETTY IMAGES

5. Mundos paralelos 

Hugh Everett, físico

Cuando Everett publicó su trabajo sobre los mundos paralelos en 1956, sus colegas lo consideraron un loco. Esto significó demasiado para él y le dio la espalda a la ciencia. Hoy, sus teorías son aceptadas. 

 

Seguir leyendo
06 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia