Brie Larson

Brie Larson rompe con todo

Texto: Rüdiger Sturm
Fotografía: MATT IRWIN/TRUNK ARCHIVE

En la aclamada película La habitación, ella interpreta a una joven en prisión, pero fuera de la pantalla, la actriz nominada al Oscar sabe cómo liberarse

Hemos visto cómo se enamoraba de Jonah Hill en Infiltrados en clase, gracias a La habitación sabemos por qué Brie Larson ya tiene la madurez suficiente para ganar el Oscar y con esta entrevista reconocemos a la actriz de 26 años como una pensadora original

THE RED BULLETIN: En La habitación interpretas a una joven que estuvo en prisión durante siete años. ¿Hay momentos en la vida real en los que percibes la sensación de no tener el control?

BRIE LARSON: Pero ¿cuándo tenemos el control de todo? En muy raras ocasiones. Esta lección la aprendí hace un par de años cuando fui a rodar a India. Como no existen las direcciones, hay que conducir dos horas para encontrar una casa que quizás se encuentra a la vuelta de la esquina. Llega un momento en el que ya te sientes tan resignado. En ese punto entonces puedes tomar una decisión: ¿te pones a reír o te echas a llorar? Y me di cuenta de que riendo me siento nuevamente yo misma. 

Has recibido numerosos premios como “Mejor actriz” por tu actuación en La habitación. ¿Describirías la experiencia de este rodaje como liberador?

Todos esos premios son tan inimaginables para mí. Pero no son la cuestión en sí, pues no se trata de mí. Lo que realmente me ha importado son los encuentros que he tenido gracias a esta película. El hablar con la gente acerca de temas como el arte me ha enseñado tanto sobre mí y las experiencias humanas que eso es lo que me hace crecer y cambiar realmente. Eso es con lo que me quedo. 

¿Te sientes libre a diario?

La mayoría de las veces sí, pero todos vinimos al mundo con ataduras. Esto significa que estamos educados de una cierta manera, vivimos en una comunidad determinada y en una parte específica del mundo. Y gracias a nuestra curiosidad, a veces, es que nos aventuramos y nos despojamos de dichas limitaciones. Yo no hubiera emprendido este camino en la vida, ni llegado a experimentar esta carrera si no tuviera esa curiosidad muy mía que llevo a todas partes.

Brie Larson en La habitación.

© Zero Media / YouTube

¿Nos puedes dar un ejemplo de cómo te has despojado de las ataduras?

Constantemente leo autores y pensadores que me inspiran. También hay una muy buena página web llamada www.brainpickings.org, que publica todos los días extractos de las obras de varios artistas. Además me encanta viajar. En India, por ejemplo, la gente se mueve a un ritmo muy diferente. Así que tienes que despojarte de todas tus costumbres y dejarte llevar por lo que sucede en el ahora. De esta manera, la belleza de un instante la aprecias de una forma muy diferente. Esto es algo que realmente extraño muchísimo en mi vida en los Estados Unidos. 

¿Así que disfrutas superando estas limitaciones?

También en ocasiones me ha dado miedo. Hay momentos en los que me gustaría estar en la casa de mis padres y simplemente ir a la escuela. La vida sería mucho más fácil.

“¿Te pones a reír o te echas a llorar? Me di cuenta de que riendo me siento nuevamente yo misma”

¿En el fondo anhelas esa  simplicidad de tu infancia?

No es eso. Creces y sientes el dolor y la pérdida de forma más intensa que un niño. Pero a la vez los sentimientos de amor y felicidad tienen bastante más profundidad. Esto es justamente el don y la maldición de hacerse adulto. Por eso es tan difícil, pero también hace que la vida sea tan emocionante. Todos los días tenemos que tomar la decisión de participar de una forma activa en la vida.

¿Por qué motivo deberíamos hacer algo así?

Cuando te levantas por la mañana y puedes hacer algo de tu vida, es simplemente increíble. No son muchos los seres vivos que tienen esta oportunidad. Mi perro me empuja la cara y me ladra por la mañana porque quiere su comida. Y al mediodía quiere ir a dar un paseo. Pero los seres humanos nos podemos despertar cuando queramos, podemos movernos en auto y viajar por el mundo. Tenemos muchas posibilidades. Esto por un lado es una gran carga, pero al mismo tiempo es algo enormemente liberador.

Seguir leyendo
04 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia