Cecilia Suárez la actriz de lo último de Netflix confiesa a The Red Bulletin: hay que partirse el lomo

Cecilia Suárez: “No hay nada 100% gratis”

Texto: Marco Payán
Fotografia: Ramona Rosales
Retoque: Carsten Steinhausen/DesignCSC
Estilismo: Juan de Dios Ramírez

La reconocida actriz Cecilia Suárez reflexiona y nos habla sobre la suerte que tuvo, sus mentores, pero también sobre el valor de romperse el lomo para lograr el éxito

Así como hay “chicas Almodóvar” o “chicas Bond”, se podría decir que Cecilia Suárez es una “chica Caro”. Eso es: de Manolo Caro, el director de Elvira, La vida inmoral de la pareja ideal y de la nueva serie en Netflix al lado de Aislinn Derbez y Verónica Castro. La actriz ha desarrollado una comunicación con el cineasta que se nota en pantalla. Pero en su caso, no fue nada fortuito. Detrás de sus proyectos, con Caro o sin él, hay algo que prevalece: trabajo duro. Eso facilita las cosas. La suerte, nos recuerda Cecilia, no es algo que se incremente por azar. Mientras más veces lo intentes, las posibilidades de éxito aumentan.
 

Seguir leyendo

“Ve por el camino fácil: el trabajo duro”, parecería decirme la actriz que nos viene a la mente cuando pensamos en quién representa a México en el extranjero. Ha sido allá, más allá del Río Bravo donde se formó: “Corrí con suerte de dar con esa institución (Illinois State University) que incluía muchísima formación: no hay trabajo bueno que sea poco”.

La maestra metía su mano al bolso para interrumpir a los estudiantes de actuación. Su mano agitaba algunos dulces envueltos en celofán que producían suficiente ruido para romper el silencio. Tomaba algunos y se los ofrecía a alguien de la banca trasera: “Would you like some candy, darling?”. “¡Qué manera más contundente de enseñarte!”.

 

Esta es sólo la intro de la serie… ¡Con muchas flores!
 

© YouTube // Netflix América Latina

Aquellas lecciones marcaron a la joven Cecilia Suárez. A kilómetros de México, se dio cuenta de que si aburres al público este responderá a las distracciones. Así, sabe que en esta carrera, como en todas las demás, no te puedes quedar quieto, sino seguir sorprendiendo. Desde Sexo, pudor y lágrimas, la película mexicana más taquillera en su momento, no ha dejado de hacer justo eso: buscar papeles que nos hagan voltear a verla, a notarla, a preguntarnos una y otra vez: “¿Es la misma Cecilia Suárez?”.

“No me siento con la posibilidad de dar consejo. En mi experiencia propia he sido muy honesta contigo mismo y muy clara con plantearte de manera seria y comprometida que realmente quieres ser actor”. Lo mismo aplica para tantos oficios.
Cierto. Es casi un lugar común: trabaja duro y lo lograrás, pero ¿de dónde viene esa determinación de la que habla? En su caso fue muy claro desde más joven, cuando probó estudiar “para ver qué pasaba”. Tienes que amar lo que haces: “Primero me lo tomé como algo sencillo y ligero, pero después del primer semestre estaba embelesada con estudiar. No pensaba quedarme ahí, pero una gran puerta se abrió: ‘¡Qué interesante, qué padre, qué divertido, qué bonito!’, pensaba yo. Después del primer semestre decidí terminar la carrera sin duda alguna”. Uno no puede dejar pasar esos retos que apasionan en la vida.

A lo largo de su ­carrera, Cecilia se ha enfocado en deslumbrar de diferentes formas, algo que ha ­logrado con dedicación.

Anécdotas como esta le abrieron los ojos a Cecilia Suárez. Estaba en un oficio colaborativo que requería trabajar en equipo. No puedes no trabajar suficiente porque a la mañana siguiente te encuentras con un director o compañero que estará mejor preparado que tú. Tienes que ponerte al nivel.

Esa comunicación y compromiso crea un lazo en cualquier gremio. Además, en la actuación, siempre tienes que estar dispuesto a escuchar, a leer al público del teatro, por ejemplo. “Hay una retroalimentación. Cuando me preguntan: ‘¿No te aburres de decir lo mismo cada noche?’, les digo que no dices lo mismo cada noche porque esa función está determinada por el ánimo de ese público”.

Así que no todo queda en la cancha de Cecilia Suárez, pero eso no significa que sea suerte. Tienes que estar preparado para aprovechar la oportunidad que te da el público, los directores y la vida misma.

“Cuando el director te dice: ‘trabaja’, no le digas que se vuelva tu papá o mamá”
Cecilia Suárez

Ya tuvo la determinación; estaba dispuesta a trabajar. Pero Cecilia no salió a tomar papeles porque sí. Siguió estudiando. Cuando dice “trabajar”, ella se refiere a tantas cosas… “Ve a la biblioteca”, decía su maestra cuando alguien no sabía algo sobre el texto que debía dominar antes de cada clase. “Esa era la respuesta inequívoca de esa mujer sobre cualquier duda del texto.

“Supongo que ha habido momentos de mucho cansancio físico. Muchas veces me ha pegado por estar en dos proyectos a la vez”

Tú no puedes pedirle al director que sea tu papá o sea tu mamá”. Eso la convirtió en una actriz pensante, alguien que toma su carrera de forma seria y se entrega al papel. “Investígalo, averígualo, piensa” son palabras que han marcado no sólo su carrera, sino su vida.

“Técnica, estudio y trabajo” podría ser su mantra. “Esta carrera es de altibajos y mucha resistencia. Determinación. Eso y estudiar. No cualquiera lo puede hacer bien. Estudiar te da la técnica, que es algo muy fundamental”.

Afuera del salón, en un corcho donde solían colgar anuncios para audiciones y comunicados escolares, había un recorte de periódico que permaneció allí incluso años después de que Cecilia Suárez saliera de aquella universidad pública de Illinois. “Go into hotel management. No memorization needed” (entra a la gerencia de hoteles. No se requiere memorización). La maestra los enviaba a ver el anuncio cada vez que olvidaban una línea del guion.

Cecilia Suárez en reportaje para The Red Bulletin

“Esta carrera es de altibajos y mucha resistencia. Determinación. Eso y estudiar. No cualquiera lo puede hacer bien. Estudiar te da la técnica, que es algo muy fundamental”, confiesa Cecilia Suárez.

  
Seguir leyendo

Aquella decisión de ir a Illinois a estudiar quizá fue suerte, pero eso sólo fue el inicio. “Llegué a esa facultad por un azar fantástico. Me lo tomé como algo sencillo y ligero”. El resto le costó. A veces es una “coincidencia de voluntades”.

Cuando directores como Manolo Caro la buscan no es algo fortuito. Con él ahora trabajó también en la serie que produce Netflix (donde ya la podías ver en la serie Sense8, de Lana Wachowski).

Eréndira Ibarra, la sexy actriz más allá de los límites

Yo me conecté con el ejercicio a través del CrosssFit, porque cambió toda mi forma de ver las cosas. Antes iba y me encerraba cuatro horas en un gimnasio tradicional a ver la tele y a cotorrear, entraba al baño a decir: "Mierda cuatro horas aquí por nada", y surgía el enojo.

¿Cómo saber si estás en el oficio adecuado? Para Cecilia Suárez no quedaba duda, pero a ojos de los demás se trata de cuando ya no das más, cuando tu cuerpo te exige descanso. “Supongo que ha habido momentos de mucho cansancio físico. Muchas veces me ha pegado por estar en dos proyectos a la vez”.

“Si trabajas, se da fácil”

Desde entonces, el esfuerzo lo ha aplicado con determinación. Y esa determinación nació de un llamado temprano, un llamado que surgió del contexto del trabajo mismo. Así que no fue un deseo basado en una fantasía, sino al enfrentarse a la exigencia diaria de una escuela demandante.

El día de la sesión de fotos, Cecilia Suárez hizo brillar. La Teatrería, donde pudimos captar su gran energía.

¿Quién era aquella maestra que marcó tanto a Cecilia Suárez? Jean Sharfenberg. Al graduarse, cuatro años después, la actriz recibió el premio que lleva el nombre de esa misma maestra. “Había tres mexicanos en la facultad. Yo era la única nacida en México. Regresar (a Illinois) y ver que estaba ahí mi país representado me da mucho orgullo. Pero lo que más gusto me dio fue que cuando llegó la directora a darme el anuncio, me dijo: ‘Fuiste votada con una decisión unánime’”.

  
Seguir leyendo
04 2017 The Red Bulletin

Siguiente historia