Chris Pratt

Chris Pratt, el héroe que vivía con ratas

Texto : Rüdiger Sturm
Fotografías : Peter Yang

Stripper, fumador de mota y guardián de la galaxia. ¿Cómo Chris Pratt se convirtió en una de las esperanzas más grandes y más inverosímiles de la industria Hollywoodense? Su nuevo trabajo, el héroe de Parque Jurásico

Quien hubiese querido hablar con Chris Pratt a finales de los 90, no debería haber tenido inconveniente con las ratas, ni las pulgas. Por aquel entonces, este joven de Minnesota compartía su domicilio con esta clase de compañeros. Vivía en la playa de Maui dentro de una furgoneta destartalada y pasaba su tiempo libre preferentemente bebiendo alcohol y fumando mota. El dinero para estas cosas lo obtenía con empleos ocasionales de camarero.

Pero el ambiente de la entrevista realizada en marzo de 2015 se trató de una suite feudal en el Hotel Four Seasons de Los Ángeles. Supuestamente, para este tipo de citas Pratt suele echar mano a un vaso de whisky. En esta ocasión, sin embargo, tiene una botella de la más pura agua mineral de los Mares del Sur. Luce muy saludable, tiene una ancha espalda y brazos fornidos que se asoman de las mangas de su camiseta polo. Este camarero ocasional sin hogar se ha convertido en una de las mayores esperanzas de Hollywood. Fue el actor principal del filme Guardianes de la Galaxia, uno de los mayores éxitos de taquilla del año pasado, y ahora se encargará de interpretar al héroe en la vuelta de la franquicia Parque Jurásico. Y en el futuro también quiere hacer el papel de Indiana Jones, siempre y cuando logre convencer a Steven Spielberg. Algo que al mismo Pratt le provoca cierto estupor: “A mí me parece increíble la sola idea de haber terminado en una lista de personas a las que están considerando para interpretar el papel”.

 

El nuevo éxito de Universal Pictures llega a los cines el 11 de junio. 

© Universalpicturesmx// YouTube 

El mero hecho de que haya logrado pasar de ser un granuja en Hawái a un noble en el universo del espectáculo ya es casi increíble. Tanto más cuando Chris Pratt nunca quiso encajar en los estereotipos de la sociedad. Después de la preparatoria buscó seguir estudiando, pero lo dejó al cabo de un semestre. Su carrera como vendedor de cupones de descuento fue igualmente efímera. Esto lo condujo a un trabajo temporal como stripper o como “Cheap Magic Mike”, como él lo llama, y del que no se avergonzaba si tenía que hacer un desnudo total, a 40 dólares por show. Incluso realizó el espectáculo en la celebración del cumpleaños de la abuela de un amigo. Cuando un viejo amigo lo invitó a la cueva de los marihuanos de Hawái, no titubeó un segundo.

Es que hasta estas deserciones pueden convertirse en verdaderos sueños, siempre y cuando encierren una pasión: “Yo siempre quise actuar”, es el credo que Pratt expresa inmediatamente. “Cuando estaba en el jardín de niños vi a mi hermano tres años mayor en una obra escolar. Mi madre se conmovió tanto con él que lloraba. Y pensé: ‘Yo también podría hacerlo’”.

Hace no mucho tiempo se podía ver a Chris Pratt desnudo por 40 dólares. Incluso la abuela de un amigo recibió como regalo el show del stripper 

De todos modos, aún necesitaba el factor del azar. Y este apareció en Maui en la persona de Rae Dawn Chong, actriz que había trabajado en la épica película de Schwarzenegger Commando, la cual Pratt había visto “miles de veces”. Durante una noche de trabajo, la reconoció enseguida cuando fue a servirle una copa de camarones y la sedujo con todo su encanto. El resultado: ella le ofreció un papel en su debut como directora, en la comedia de terror Cursed Part III, y lo hizo volar a Los Ángeles.

Chris Pratt

Steven Spielberg tiene la última palabra: este hombre podría ser el nuevo Indiana Jones. 

Hasta que ese primer viaje tomó realmente vuelo pasó algún tiempo. Luego de su debut, Pratt quedó dando vueltas en la fábrica de sueños y luchó con enorme desesperación por conseguir algún papel. De acuerdo con la prensa tuvo una desdichada audición para Avatar, su caída más baja, algo que él corrige casi de inmediato: “Ese fue sólo uno de los papeles que no obtuve. No conseguía nada. ¡Nada! Prácticamente no participé en ninguna de las películas para las que audicioné”, comenta casi gritando, en una mezcla de propia ironía y decepción honesta.

Pero algo se disparó en él, “la fe en mí mismo, mi capacidad de mantener el entusiasmo y el pensar que los otros se equivocaron cuando creyeron que no era el más adecuado”. Lo que no significa que Pratt haya sido un ególatra que se conducía sin frenos por la vida. Al contrario, demostró tener una sana distancia de su propia persona. Después de que terminaron las primeras series de televisión donde interpretó sus primeros personajes, se dijo a sí mismo: “No tengo que ser necesariamente el personaje principal, los roles secundarios también son buenos”.

“No hubiera tenido ningún problema en interpretar al primer superhéroe del mundo con sobrepeso”
Chris Pratt

De modo que no fue tan malo aceptar el papel del torpe y gordo holgazán Andy Dwyer en la serie Parks and Recreation. O luego tener que perder mucho peso para conseguir el papel de un jugador de béisbol en El juego de la fortuna, personaje tras el cual volvió a aumentar 20 kilos para la comedia Ten Years. Para la película Una familia numerosa intentó aumentar incluso hasta un peso de luchador de 150 kilos.

Los filmes de Pratt

2011 >> El juego de la fortuna 
El drama deportivo de una estrella de beisbol. Al lado de Brad Pitt.

2012 >> La noche más oscura 
En el equipo SEAL de la Marina, que quiere liquidar a Bin Laden. 

2012 >> Eternamente comprometidos
Amigo del indeciso protagonista en una encantadora comedia romántica.

2014 >> La gran aventura Lego 
La voz del heroico trabajador, quien pone de cabeza al universo Lego.

2015 >> Guardianes de la Galaxia 
El ladrón y piloto espacial en la adaptación cinematográfica récord de Marvel Comics.

Aunque tuvo que volver al gimnasio para Guardianes de la Galaxia, pero no por vanidad: “No hubiera tenido ningún problema en interpretar al primer superhéroe del mundo con sobrepeso”. Y quería ver el proyecto de tal manera, que las posibilidades de éxito no le interesaran. “Me decía: ‘Esta película será un fracaso y significará el final de mi carrera’”. Una suposición que no era del todo injustificada. En el verano de 2014 la verdad es que nadie parecía estar muy interesado en un escuadrón de personajes de cómics prácticamente desconocido que persiguen una bola misteriosa a través del universo. Por su coraje y profesionalismo, que fueron recompensados con una recaudación de 774 millones dólares en las taquillas, Pratt recibió el premio Rules Breakers 2014, otorgado por la revista Hollywood Reporter.

Sin embargo, las etiquetas de la fama y la imagen no lo impresionan. Cuando interpretó El juego de la fortuna con Brad Pitt, estrenada en 2011, contuvo su emoción y mostró un semblante serio frente a la superestrella. Aunque posteriormente admitió: “Fue realmente increíble haber rodado con él. Tal vez debería haberlo disfrutado más”.

Sus verdaderos héroes no están en la gran pantalla: “Son las personas cuyo primer instinto es actuar desinteresadamente y ayudar a los otros. Un héroe para mí es Russell Wilson, el quarterback de los Seattle Seahawks. Y no sólo por haber conducido a su equipo a dos finales consecutivas del Super Bowl, también por lo mucho que le da a la sociedad, por ejemplo, visitando a niños hospitalizados. Eso para mí es algo maravilloso. La mayoría de los verdaderos héroes no son conocidos. Son personas que arriesgan su trasero para proteger a los demás, incluso cuando no reciben las gracias por ello”.

“Prácticamente no participé en ninguna de las películas para las que audicioné”   
Chris Pratt

¿Y qué lo hace a él un héroe de Hollywood? La distancia a la industria y a su propio ego tienen otro efecto importante. Aunque Pratt responde seriamente en la entrevista y prescinde de los chistes, su gran irrupción se debió en gran medida a su humor. Su papel en Parks and Recreation se ha ido desarrollando porque los creadores de la serie ya lo encontraron gracioso desde el casting. Entretanto es considerado el que mayor talento tiene para la improvisación de todo el elenco. Esto también le llamó la atención a Colin Trevorrow, al director de Parque Jurásico. Pratt explica todas sus habilidades como una consecuencia de sus “experiencias de vida”. Quién ha tratado con pulgas, ratas y abuelas ansiosas seguro que aprende a tomar con más tranquilidad el día a día. 

Esto último puede aplicarse a grandes apuestas multimillonarias como Parque Jurásico. Cuando Chris Pratt describe su momento favorito durante el rodaje, se reconoce en él una chispa anárquica que, al parecer, conserva desde sus años de marihuano: “Es una escena en la que voy a toda velocidad sobre una moto. Al final, la destrozo y vuelo de cabeza por encima del manillar. Fue realmente genial”. Y con estas palabras, una sonrisa pícara se dibuja en todo su rostro, como si insinuara que le gustaría poner de cabeza a toda la industria.

 Te ofrecemos lo mejor de cada mes:

>>> ¡Recibe nuestra Newsletter! <<<
Seguir leyendo
07 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia