Christoph Waltz

Waltz, firme defensor del “seguir adelante”

Texto: Rüdiger Sturm
Fotografía: Ben Hassett/Trunk Archive

Christoph Waltz ganó dos Oscar. En Spectre, le hace la vida más difícil a 007. ¿Y de qué se trata una vida difícil? Este actor de 59 años lo sabe

THE RED  BULLETIN: ¿Cuál es la tarea principal de un villano de Bond?

CHRISTOPH WALTZ: Darle a Bond la oportunidad de ser un héroe. Sin un villano se podría quedar en su casa y disfrutar de la vida. Sólo un adversario hace que el drama se ponga en marcha. 

¿Existen tales adversarios en la vida real?

Todo el tiempo. Pero no olvides la importancia que tiene el hecho de que haya diferentes opiniones. Sería insoportable si todos tuvieran la misma opinión. ¡Insoportable! Es una tontería creer que deberíamos conciliar todas nuestras diferencias con el fin de lograr una determinada armonía. No debemos ser todos iguales ni tener la misma opinión. Tenemos que comportarnos honestamente y ser razonables con la controversia.

¿Conoces la sensación de estar seguro de haber hecho todo bien, pero los demás piensan completamente diferente a ti?

Eso es lo que distingue al trabajo. De lo contrario lo podría hacer cualquiera. Por ejemplo, actuar lo puede hacer cualquier persona, pero repetir las cosas para cambiar detalles sutiles y trabajarlos hasta la perfección no lo pueden hacer todos. Para algunos directores este trabajo puede ser una prueba para su paciencia. Y lo exigen porque tienen experiencia y porque eso es lo que los hace maestros de este arte.

¿Con qué actitud se llega a ese nivel?

En primer lugar uno tiene que hacer su trabajo de manera sensata. Esto es algo que hoy en día ha olvidado la mayoría. Están preocupados por el éxito. Quieren ser estrellas de cine y televisión –nada más que eso. Esto naturalmente conduce
a una increíble decepción, porque no se trata sólo de eso. Antes se trata de poder darle la forma a un contenido. Y si no hay ningún contenido, entonces debes encontrar uno al que puedas moldear. Y aún sigue siendo el comienzo.

christoph Waltz

Christoph Waltz como el despiadado asesino en Bastardos sin gloria. Desde entonces, puede contactar “a cualquiera” en la industria cinematográfica, nos dice.   

© A.P.L. Allstar Picture Library/Universal

 ¿La calidad prevalece?

La calidad necesita una oportunidad para poder prevalecer. Si la oportunidad no llega, puedes meterte la calidad en el sombrero.

¿A ti te demoró varios años en llegar esa oportunidad?

Fue una cuestión de tozudez. En los primeros años me iba increíblemente bien, pero luego llegó un largo periodo lleno de proyectos mediocres. Fue tan frustrante que puse todo en duda. A la vez tienes que invertir una gran cantidad de sustancia para lograr hacer algo inteligente. Sustancia significa no sólo intensidad y concentración, sino también tiempo. Y para dominar este oficio, 30 años no son nada.

¿Por eso continuó con el oficio de actor?

Con impedimentos, la cuestión ni se plantea. Uno tiene que seguir adelante. Y yo soy un firme defensor del “seguir adelante”, al más alto nivel.

Impedimentos… uno debe ocuparse de su familia. 

Por supuesto. Cuando estoy circunstancialmente en Alemania y enciendo la tele, veo cosas impresentables con actores que, probablemente, son muy prometedores y tienen mucho talento. Pero ¿qué van a hacer? Tienen la necesidad de financiar su sustento y, en algunos casos, el de su familia. Es una situación difícil para todo actor. 

Christoph Waltz

Esta vez del lado de los buenos: Christoph Waltz como el Dr. King Schultz, en la película de Tarantino Django sin cadenas.  

© ddp images

¿A que se debe el hecho de que usted haya pasado a ese otro nivel?

Soy un tipo con suerte. Nada más que eso. Al principio de mi carrera tuve una audición con una famosa productora de Broadway. De inmediato me dijo: “Si yo lo observo a usted, es porque sé que es un actor extraordinario, pero déjeme decirle lo siguiente: a la gente le da absolutamente lo mismo. Todo esto se trata de a quién conoces y a quién tienes la posibilidad de contactar”. Yo recién a partir de Bastardos sin gloria puedo contactar a cualquiera en la industria.

¿Pero cómo encuentras la satisfacción hasta llegar a ese nivel? 

¿En los detalles del trabajo?

¿Hay otras posibilidades de compensación?

Me temo que no podemos reducirlo a simples frases. Esto es diferente para cada persona e incluso no todos los días es exactamente igual. No existen reglas para que los ilustrados afirmen su legitimidad. Lo único que sirve es: ¡seguir adelante!

Seguir leyendo
11 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia