Lorde

El año de Lorde

Texto: Robert Tighe
Fotografía: Charles Howells

Cómo una adolescente neozelandesa se convirtió en la nueva estrella del pop en 2013

Ella Yelich-O’Connor vive una fantasía. Al inicio de febrero estaba en Twitter citando letras de la banda Modest Mouse –“Oh the dashboard melted but we still have the radio”– y quejándose del inicio de un nuevo año escolar –“#grrr #school #grrr”. El 3 de octubre de 2013, justo un mes y tres días después de cumplir 17 años, la chica de Devonport, un suburbio costero y próspero en la costa norte de Auckland, tuiteó esto: “Get the fkouttahere. Royals is NUMBER 1 on BILLBOARD in the USAAA’. (Nom*men. Royals es número 1 en el Billboard de EU).

Lorde

Superpoderosa: a los 16 años, Lorde ya tenía discos en primer lugar de ventas en Nueva Zelanda, Reino Unido y EU.

© Getty Images

“Todo ha sido algo surreal”, dice Scott Maclachlan, su mánager en Universal Music. En 2009, Maclachlan recibió un video de una niña de 12 años de edad cantando en un show de talento colegial. Cuando ella le dejó en claro que también quería ser compositora y que su nombre sería Lorde, pronunciado ‘lord’, porque le agradaba la realeza, él le extendió un contrato, le presentó a productores y compositores y le dio tiempo y espacio para que ella encontrara su sonido. Ella no hizo clic con ninguno de ellos hasta que trabajó con el productor Joel Little en su estudio en Auckland a finales de 2011. “Hablamos mucho de música”, dice Little, un treintañero juvenil que pasó nueve años como el frontman de la banda neozelandesa de pop-punk Goodnight Nurse antes de mudarse detrás de la consola mezcladora. “Yo le daba a ella algo de tarea, algunas canciones para escuchar. Por ejemplo, jamás había oído a Prince o a Snoop Dogg. Ella sabía de Snoop Dogg porque era el tipo que rapeaba en una canción de Katy Perry, pero no sabía que él hizo buen gangster rap en los 90. Ella pensaba que era insignificante. Por su parte, ella me presentó todo lo que le gustaba. Escuchábamos a The Weeknd y James Blake y nos mostrábamos uno al otro cancioncitas pop cursilonas”.

Los primeros esfuerzos de composición fueron más fracasos que éxitos. En julio de 2012, ella entró al estudio durante sus vacaciones escolares con la letra de “Royals”. Little ideó un ritmo, juntos encontraron la melodía ideal para las palabras y así nació la canción que dominó la radio e internet en 2013.

“Me gustaba a mí, pero no sabía si le gustaría a los demás”, dice Lorde. “Creo que Joel tenía más idea que yo del impacto que tendría la canción”. “No pensé que sonaría en la radio, pero me parecía que era una gran canción”, dice Little, “un buen comienzo para su carrera. Pero nadie podría haber adivinado que esa canción haría lo que hizo”. Cuando “Royals” remplazó a “Wrecking Ball” en el primer lugar de Billboard de EU a principios de octubre, Lorde se convirtió en la solista más joven en 26 años en lograr el primer lugar. Su edad es un tópico del que está harta de hablar. “Siempre me preguntan la misma extraña pregunta de distintas maneras”, comenta. “La gente dice: ‘Así que apenas tienes 16… ¿cómo haces para siquiera tener temas sobre los cuales escribir?’ y yo les respondo: ¿A qué te refieres? A) Jamás he sido mayor de lo que soy o, B) Tengo 16, no nací ayer”.

“And we’ll never be royals (royals), it don’t run in our blood, that kind of luxe just ain’t for us, we crave a different kind of buzz; Let me be your ruler (ruler), you can call me Queen Bee and baby I’ll rule (I’ll rule, I’ll rule, I’ll rule), let me live that fantasy”.
"Royals” by Lord

Lorde es la típica adolescente que condimenta sus conversaciones con la palabra ‘like’, tuitea selfies (autofotos) de sus conciertos (“la gótica más extraña en el concierto de One Direction soy yooooo”) y sufre por el acné. “Solo soy una persona normal”, dice. “Estoy en preparatoria, uso el autobús para ir a cualquier lugar, soy una perdedora y mi cuarto es un desastre, ya sabes”.
La experiencia adolescente ha sido explotada por los compositores desde siempre, pero parte del éxito de Lorde ha sido su capacidad de escribir del tema con honestidad. “Ella es increíblemente precisa en su descripción de la manera en que vive y los chicos se identifican con ella porque así son sus vidas”, dice Maclachlan.

“Es la antítesis de alguien como Miley Cyrus, que es muy fiestera, muy LA, con muchas aspiraciones, pero de una manera falsa. La grandeza de su música es que la puede entender mucha gente. Tengo 44 años y recuerdo la primera vez que escuché “Going Underground” y “A Town Called Malice” de The Jam. Sentí como si Paul Weller escribiera sobre mi vida y eso es increíblemente poderoso. De alguna manera, en cada frase de cada canción, ella dice algo trascendente”. La autora de aquellas frases tiene una explicación más simple para su atractivo: “Tal vez sea porque no canto acerca de mover el trasero en el club, más gente puede entenderlo e identificarse”.

lorde

© Charles Howells

Es que Lorde explora emociones y preocupaciones reales de los chicos que son de su edad y pinta imágenes vívidas con sus letras. Frases como “este sueño no sabe dulce/ damos vueltas por las calles a medianoche/ y nunca me había sentido tan sola”, de “Ribs”, y “Te diré una gran revelación/ No soy una adolescente de dientes blancos/ Intenté formar parte pero nunca lo logré”,
de “White Teeth Teens”, son historias cortas condensadas. De “A World Alone”, la frase “tal vez el internet nos educó/ o tal vez la gente es tonta” es pura crítica social.

Lorde

Lorde, una chica autodenominada acaparadora, está muy influenciada por sus amigos, Tumblr, la música electrónica y el hip hop.

© Photo: Charles Howells

 
Lorde explica: “No intento sermonear a nadie, es algo que los adolescentes odian. Solo hablo de lo que veo y escribo acerca de cómo eso aplica en las vidas de los adolescentes. Los adultos se olvidan de lo que es tener mi edad. Yo ahora lo vivo, así que tengo un punto de vista más real. “Esa frase, acerca del internet, fue algo que me dijo un amigo. Estábamos en una fiesta luego de pasar demasiado tiempo en el internet. A veces luego de esto es imposible hablar con otras personas. Y mi amigo decía: ‘¿Por qué no podemos hablar con nadie en esta fiesta?’”.

¿A tus amigos les molesta verse en tus canciones? “Tengo muchos amigos, así que todos asumen que hablo de alguien más. Me gustaría pensar que soy bastante sutil”. ¿Cómo ha afectado el éxito a la amistad con tus amigos? “Obviamente es difícil, porque yo estoy en Nueva York y ellos están en clase de historia o algo así, pero tus amigos son tus amigos por quien tú eres. Creo que a la gente que conozco desde que era muy pequeña le agrado por quien soy y no por mi música”. Su música también es inteligente por méritos propios: un sonido moderno y limpio mínimo que hace referencias sutiles a otros géneros. “Soy una acaparadora del internet”, dice, “por tanto tomé las cosas que me gustan de la música electrónica, del hip hop y del pop”.

“Maybe because I’m not singing about dropping your booty in the club, more people get it and can relate to it.”

La mayoría de los ritmos y efectos de sonido fueron creados por Little en el software para audio Pro Tools. Solo una de las canciones del álbum debut de Lorde, “Pure Heroine”, tiene una guitarra: tres acordes suenan en “A World Alone”. Little también tocó un poco de teclados. “Solo juego y a veces al hacerlo doy con algo que suena realmente bien. Supongo que me equivoco hasta que logro algo bueno”.

 

Estrella mundial: Lorde, criada en Auckland, pero actualmente con residencia en Nueva York, ya es una estrella mundial. Ha actuado en tres continentes, incluyendo su concierto debut en Reino Unido en septiembre de 2013 en Madame Jojo’s en Londres.

© Getty Images

También está la poderosa voz de Lorde, que Little aprovechó por completo. “Su voz es muy interesante y cuando la repites en capas es como un instrumento único. Utilizamos voces en capas donde otros tendrían una guitarra o un sintetizador. Eso crea una atmósfera muy intensa. “Ella hace música que no trata a los escuchas como tontos. La gente ansía algo que no suene exactamente igual a la última canción que escucharon en la radio”. Little recuerda con claridad la primera vez que Lorde cantó para él en el estudio: “Fue como ganarse el premio mayor. Es un sueño trabajar con alguien tan talentoso. Cuando canta, es como si hablara sobre algo misterioso, pero al mismo tiempo algo con lo que puedes identificarte. Tiene una voz tan dulce, pero también suena a que podría destrozarte por completo si dices algo en lo que ella no concuerda. Dulce pero temible al mismo tiempo”.

Temible es cuán grande la experiencia Lorde podría ser. “Ya confirmaron Coachella y Lollapalooza. Glastonbury también vendrá”, dice Maclachlan. “Podría trabajar todos los días en 2014 si ella quisiera”. “Cada viaje y cada concierto, los elijo yo”, dice Lorde. “Aún tengo algún sábado normal que salgo con mis amigos de la escuela y vamos a fiestas caseras. Eso es lo bueno de Nueva Zelanda; hay muy poca diferencia en mi vida. Aunque estoy consciente del hecho de que tengo que trabajar y perderme de algunas cosas, pero no siento que esté perdiéndome de algo. Todo ha sido positivo y divertido”. Eso es algo muy distinto comparado con la experiencia de la gran mayoría de los adolescentes. Suena demasiado bueno para ser verdad. Todo suena a fantasía, con excepción de que, para Lorde, este sueño es realidad.

Seguir leyendo
04 2014 The Red Bulletin

Siguiente historia