Hugo Lugo en Zona Maco 2017

Hugo Lugo: El pasado importa

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: Brianda Alejandre

El reconocido artista plástico mochiteco Hugo Lugo vive entre el pasado y el presente, pero sabe la importancia de prestar atención a los pequeños momentos del día a día

La obra de Hugo Lugo es desordenada y para nada sigue una línea, como la vida misma. El tiempo es el eje de su obra: La continuidad de los aconteceres; pero el tiempo es muy subjetivo y cada uno lo experimenta de manera distinta. Por eso nos pusimos a debrayar un rato con Hugo y nos contó sobre el tiempo y cómo vive él el ahora, cada instante aparentemente insignificante de la vida, pero también sobre la importancia que tiene el pasado en nuestras vidas.

¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Seguir leyendo

THE RED BULLETIN: En tu obra La continuidad de los aconteceres, plasmas situaciones desordenadas que pueden contar distintas historias, sin embargo nunca llegan a un fin. ¿Por qué quiere plasmar historias que no terminan y no comienzan realmente?

HUGO LUGO: Siempre estoy en un punto entre la toma de decisiones, entre un hacer y no hacer. Mi obra es sobre los sucesos, yo trabajo por intuición. Me interesa, con pocos elementos, poder dejar una idea más compleja. Es una puesta en escena que casi son como actos performáticos. Por ahí va la cosa, más o menos.

¿Qué importancia tiene el tiempo en tu obra?

El tiempo ha sido un tema que aparece en mi obra desde siempre, pero del que no había sido muy consciente. Mis personajes aparecen en escenas o momentos de algo mucho más grande, de algo que está por venir o de algo que ya sucedió. Esos instantes que a través de la pintura se pueden materializar o dejar congelados en el tiempo.

¿De dónde surge la idea o el interés de plasmar esos momentos que pudieran parecer aislados o entendidos como el presente?

La idea surgió de un libro de T. S. Eliot, que son cuatro poemas largos sobre el transcurso del tiempo que escribió por ahí de los años 40 y que fue muy importante para la literatura, porque ese libro (Cuatro cuartetos) rompe con la tradición de la poesía, de lo que se había hecho hasta entonces. Es un libro muy complejo porque no tiene una estructura narrativa ordenada; entras y sales todo el tiempo. Es como una especie de poesía filosófica. Entonces me centré en ese libro porque justo encontré esa parte del tiempo que me interesaba. Por eso aparece el libro en mi exposición (actualmente en Zona Maco).

Cuatro cuartetos de T. S. Eliot

Primera edición del libro Cuatro cuartetos de T. S. Eliot cubierto de hoja de oro.

© Brianda Alejandre

¿Y cómo fue el proceso de esta obra? ¿Cómo logras atrapar esos instantes en una pintura?

Me puse a revisar la historia de la pintura, de aquellas pinturas que de algún modo me habían influenciado; como Friedrich, Goya o Vermeer. Y me puse a buscar momentos en los que el tiempo era representado o congelado. Entonces, hay relaciones muy directas a esos pintores y otras más sutiles, como en una pintura de El Bosco donde aparecen ciertos elementos pequeños dentro de la escena, como un hombre con un libro en la cabeza; esa la tomé de allí, por ejemplo. Pero esas pequeñas escenas, que parecieran insignificantes o que pasan desapercibidas a la vista, representan un acontecer. Que tampoco está claro qué está haciendo (el personaje) o qué va a suceder, pero aparece con su sombra que yo relaciono con el sentido de la transición de un día, porque las diferentes posiciones de la sombra en un objeto indican que va pasando el tiempo, funciona como una especie de reloj de Sol. De ahí viene la utilización del color oro y la decisión de hacer estas pinturas redondas.

“Lo que yo busco es engrandecer los pequeños instantes”
Hugo Lugo

Hugo Lugo y La continuidad de los aconteceres

La continuidad de los aconteceres de Hugo Lugo estará expuesta en Zona Maco hasta este domingo 12 de febrero.

© Brianda Alejandre


Vistas individualmente, las escenas de tu obra son como momentos en el presente. ¿Por qué es tan importante para ti el presente?

Más que el presente es el acto, el momento. Es muy complejo. Lo que yo busco es engrandecer los pequeños instantes. Como cuando un fotógrafo dice: “¡No te muevas!” porque acaba de ver un momento decisivo. Algo tan simple como cuando alguien enciende un cerillo o toma agua, alargar esos instantes, para mí son como pequeños actos poéticos que dicen mucho más de lo que es.

¿Te consideras una persona que vive de manera estructurada o que vive de una manera un poco desordenada?

¡Uff, desordenadísima! *Risas. Soy una persona muy indecisa, en estos actos de hacer o no hacer. Siempre estoy pensando en las decisiones. A veces hasta las más pequeñas decisiones me causan conflicto. Es como que voy y vuelvo en mis decisiones y, de alguna manera, en el tiempo. 

Hay teorías que dicen que estamos destinados a repetir una y otra vez la misma historia. ¿Qué opinas de esto?

Yo creo que de algún modo sí. En el sentido poético que a mí me interesa sí, definitivamente. Pero creo que también en el plano social-político se están repitiendo muchas cosas, y lo vemos ahora mismo y nos preguntamos: “¡¿Pero cómo es posible, si ya tuvimos ciertas experiencias…?!”

¿Tendrá que ver con el hecho de que no prestamos atención a los acontecimientos?

Pues igual y sí. Quizás las cosas pasan de manera muy rápida y no nos detenemos a reflexionar. En la actualidad se ha hablado mucho de la tecnología y de cómo nos está haciendo automáticos y todo es desechable. Mi trabajo no se trata de eso, pero quizá inconscientemente trato de volver a darle importancia a las cosas que parecieran no tenerla o que en la actualidad ya no la tienen. Muchos piensan que el romanticismo es malo, pero a mí me parece que no lo es, menos en estos tiempos. Creo que el cinismo es un mal actual y se necesita ser más romántico, yo soy muy consciente de ello en mi trabajo; no es casualidad. A través de mi trabajo, busco que haya empatía con las personas. Por eso la gente se detiene a ver mi obra y siente una conexión, aunque no sea necesariamente a primera vista.

“El cinismo es un mal actual, se necesita ser más romántico. Yo soy muy consciente de ello en mi trabajo”
Hugo Lugo

Hemos escuchado mil veces esta frase de “vive el presente”, pero vivimos recordando el pasado o anhelando un futuro que aún no existe. ¿Qué opinas de esto?

La mayoría de los seres humanos vivimos sobre el pasado, pero esto se debe a la memoria, a cómo tenemos diseñado el cerebro. Somos seres que recuerdan. Por eso también me interesa mucho la fotografía, por esta idea del paso del tiempo. Una fotografía no representa nada más que un instante que ha sido, que sucedió, que fue, pero que no es más. Una foto tuya de cuando eras niño no eres tú, es algo (o alguien en este caso) que fue en algún momento. Yo sí creo que hay que vivir el presente, y hay que vivirlo como suceda, pero también es importante recordar. Tener esos flashazos, pero como un ejercicio poético. Incluso recordar cosas que a lo mejor te hicieron daño, pero el hecho de recordarlas te hace pensar y no repetirlas. Lo que me parece triste es anhelar algo que no existe, por eso no pienso mucho en el futuro.

No te pierdas la obra de Hugo Lugo este fin de semana en Zona Maco México Arte Contemporáneo.

Seguir leyendo
02 2017 THE RED BULLETIN

Siguiente historia