Emilia Clarke

Emilia Clarke: “Estoy lejos de ser como mi personaje”

Entrevista: Rüdiger Sturm
Fotografía: Getty Images

La mujer más bella de Juego de tronos sabe qué hace falta para ser una heroína  

Comenzó siendo un objeto sexual, luego ascendió a comandante de un ejército y quizás, a próxima emperatriz. Incluso en el turbulento universo de la serie de TV de mayor éxito en el mundo –incluyendo los continentes Westeros y Essos–, la carrera de Daenerys Targaryen es extraordinaria. Por último, y no de menos valor, la actriz responsable del personaje es Emilia Clarke.

THE RED BULLETIN: Justo ahora estás en la quinta temporada. ¿Crees que al final ganarás el gran Game of Thrones?

EMILIA CLARKE: Por supuesto [risas]. A mis compañeros del elenco siempre les digo: “Relájense. Soy yo la que se sentará en el trono”. 

¿Serías lo suficientemente dura para mantener el control en todo el reino? 

Estoy lejos de ser como mi personaje. Ni siquiera tengo dragones. Para ser honesta, lo mejor y lo más difícil que puedes alcanzar como mujer es algo muy diferente: aceptar lo que eres y ser feliz con ello.

Ya que no has tenido ningún dragón, ¿has domesticado otros animales?

Ah sí, cucarachas. Hace muchas lunas vivía en una casa con cucarachas. Me hice amiga de una de ellas, un gran ejemplar de cucaracha macho. Le puse Bob.

Danaerys Targaryen, Game of Thrones

Emilia Clarke, 28 años. Cuando en abril de 2011 comenzó la serie de HBO Game of Thrones, una desconocida se convirtió en estrella.

© HBO


¿Qué pasó con Bob?

Supongo que ya no está entre nosotros. Pero tengo que confesar que lo perdí de vista.

Danaerys Targaryen pasó de ser una chica ingenua a ser una gobernante astuta. Y tú de domadora de cucarachas a estrella de televisión…

Buena comparación. Antes de Game of Thrones hacía catering –o sea, en la época en que vivía con Bob.

¿También eras buena haciendo catering?¿Qué pasa si quisiera un almuerzo hoy en día?

Podría servirte un champagne y unos canapés realmente buenos, sin ningún problema. 

Algunas personas intentan toda la vida convertirse en estrellas. ¿Qué hace la diferencia?

Estoy firmemente convencida de que si realmente quieres algo, te concentras en ello y nunca te rindes, en algún momento lograrás lo que quieres. Y yo desde que era muy, muy chica siempre quise ser actriz.

“Muy, muy chica” significa…

… Tres. A esa edad participaba en el musical Show boat y estaba como hipnotizada. Un poco después vi a Audrey Hepburn en Mi bella dama. Desarrollé una verdadera obsesión por ella, durante dos años miraba la película todos los días.

Antes de Game of Thrones no eras una verdadera estrella. ¿Conseguiste el papel así como si nada? 

Sí, un año antes terminé la escuela de teatro. Hice una audición para el papel –con poca experiencia, pero con gran entusiasmo– y lo logré. La sensación que tuve en aquel momento probablemente se podría comparar con la de una niña dentro de un ciclón, en un viejo cuento de hadas misterioso.

¿Y también posiblemente temblando de miedo, lo cual te hizo fracasar en la tarea a la hora del comienzo?

“Sigue tus objetivos sin egoísmo. El truco para mantener la cabeza fría es escaparte de tu propia vanidad” 
Emilia Clarke

Antes de que empezara el rodaje el miedo era enorme. Pero en el set se mantuvo sólo el clásico miedo escénico como en el teatro. Eso es lo maravilloso de actuar: una vez que estás en el escenario sólo se trata de tu personaje. Nervios sólo tuve por una cosa: me encantan los caballos y montar, pero no frente a las cámaras. Cuando hay tantos equipos por todos lados un sólo momento sobre un caballo puede destrozarlo todo. ¿Y cuál fue mi primera escena de todas? Una montando a caballo. Pero todo salió bien. 

¿El papel te enseñó qué hace falta para ser una heroína? 

Supongo que sí. Tienes que perseguir tus objetivos con decisión, pero sin egoísmo. El truco para mantener la cabeza fría es aprender a escaparte de tu propia vanidad.

Si fueras una gobernante en nuestro mundo: ¿Cuál sería tu primera resolución para el bien común?

Hmmm… Para servir mejor a mi pueblo, como primera prioridad, rebajaría el precio de la cerveza a la mitad [ríe a carcajadas].

Seguir leyendo
05 2015 The red bulletin

Siguiente historia