Rammstein

Rammstein sabe dirigir su furia

TEXTO: BENJAMÍN ACOSTA
FOTOGRAFÍA: CORTESÍA UNIVERSAL MUSIC

RAMMSTEIN es la banda alemana por excelencia. Su historia no está exenta de ciertos escándalos mediáticos y esa polémica condimenta el metal industrial que ha vendido más de 35 millones de discos en todo el mundo


Fueron uno de los protagonistas del soundtrack del filme icónico The Matrix (1999) y serán el acto principal de la nueva edición del Hell and Heaven Fest el próximo 23 de julio en la Ciudad de México. Con una base rítmica propia de una maquinaria perfecta, sintetizadores que le otorgan un oscuro toque bailable y guitarras que evitan el virtuosismo, este sexteto se ha atrevido a manejar tabúes y obsesiones del mundo moderno en sus letras. Esa radiografía de la compleja y contradictoria sociedad actual les ha proporcionado un especial magnetismo tanto de fans como de detractores. Entre mal entendidos y mensajes que no hacen más que reflejar la distorsión por la cual se conduce la obsesión del poder,  Rammstein incomoda a algunos y apasiona a otros.

En la mira de la censura, el grupo hace malabarismos con la ambigüedad lírica al tiempo de manejar la pirotecnia en sus shows como parte de una parafernalia que incluye un bote inflable para que uno de sus integrantes navegue sobre el público. Y prácticamente todas sus canciones interpretadas en su idioma natal. Ellos mismos han bromeado que, así como el francés se considera el idioma del amor, el alemán es el ideal para la furia. ¿Cómo reaccionar ante este “material peligroso”? Su potencial provocador sacude al escucha atento para echar mano de la tolerancia. “Cuando la banda inició a mediados de los noventa, la base fue tener claro lo que no queríamos hacer, la forma como no deseábamos escucharnos y reflexionar sobre la desolación que nos envuelve como humanidad”,  describe el tecladista Christian “Flake” Lorenz.

 


THE RED BULLETIN: ¿Cómo observan a sus seguidores?

RAMMSTEIN: Con lealtad y cariño. La música te enlaza de una forma especial. Saber que mucha gente te quiere y respeta por lo que haces, es genial. Nuestro público está ahí, esperando vernos en vivo para cantar y movernos juntos. Mientras tanto, se dan el tiempo para escuchar una y otra vez nuestros discos. Es así como la música se mantiene viva.

¿Consideras que ustedes se han vuelto expertos para canalizar la furia?

Es complejo e inevitable. Está comprobado que si el odio vive en tí, logrará enfermarte. Pero si consigues expulsarlo con la intención de crear, de construir, el resultado puede ser maravilloso. El arte está motivado en buena medida por el odio, por la desesperación, por la soledad, por muchas cosas que en un inicio son negativas. Si sabes canalizar todo eso, te llevarás una sorpresa y te sentirás bien.

“Si el odio vive en ti, logrará enfermarte. Pero si consigues expulsarlo con la intención de crear, el resultado puede ser maravilloso”
Rammstein

¿Es un asunto común presentarse ante miles de asistentes?

No, porque no deja de emocionarnos bastante. La confianza la entrega el público cuando canta y se mueve con nosotros, cada vez que celebra determinadas canciones, cuando pide a gritos que las toquemos. Eso elimina cualquier clase de presión. Es como si la gente que asiste a vernos construyera en ese momento una estructura que termina por protegernos a todos y nos convierte en una sola entidad.

Para Rammstein, el dolor, la confusión y el caos son…

Las coordenadas para trazar las rutas de comunicación. Para explorar la complejidad del ser humano. Nuestra música, su forma y discurso, representa un punto de fuga para la insatisfacción y el descontento. Cada quien busca la mejor forma para destapar la cañería y dejar que toda esa mierda no se quede en un sitio que causará problemas. Una expresión musical cuya base sea la furia, no es otra cosa más que un estilo que englobe cierta energía para evitar el colapso.

Rammstein en México

Rammstein compartirá escenario este sábado con Amon Amarth, Twisted Sister y Epica, entre otros, en el Festival Hell and Heaven.

© UNIVERSAL MUSIC

Esa catarsis la experimentan ustedes y el público…

Al sentir la necesidad de amplificar los miedos los convertimos en un asunto agresivo hasta cierto punto. De nuestros conciertos, el público sale desestresado. Algunos fans nos han dicho cómo es que han experimentado una rara sensación libre de tensiones. Con los tímpanos un poco saturados, pero relajados.

¿Qué sería mejor para su audiencia? ¿Vivir el momento o grabar con un teléfono?

La participación de los fans es un tesoro que valoramos mucho. Somos afortunados al vivir en medio de esta locura de comunicación que nos acerca más que nunca. Por eso pensamos que es bueno separar los ambientes y que, cuando asistas a vernos en vivo, te mantengas físicamente presente sin alteraciones de la dinámica virtual. Está bien compartir algo en ese momento con tu teléfono o conservar un recuerdo visual, pero no más que eso para que no dejes escapar lo que puedes vivir y sentir en ese preciso instante. Será mejor embarrarse con el sudor de los demás cuando estás en medio de todo mundo, que mantener un asunto en línea que no huele a nada.

Seguir leyendo
07 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia