Alexander Siddig

¡Bienvenidos a Dorne!

Texto: Holger Potye
Fotografía: Getty Images 
 

Nuevos actores se incorporan al elenco de Juego de tronos. Dos de ellos son Alexander Siddig y DeObia Oparei, quienes cuentan a The Red Bulletin cómo es la vida en Dorne como el príncipe Doran Martell y su guardaespaldas Areo Hotah

THE RED BULLETIN: DeObia, tu papel en la serie es el de guardaespaldas del príncipe Doran. ¿Cómo harás para mantenerlo a salvo?

DEOBIA OPAREI: La cosa empieza bien fuerte en la quinta temporada. Oberyn está muerto y todo el mundo en Dorne quiere venganza. Ellaria sólo querrá buscar justicia, ella tendrá bastante valor y no cesará. Será muy buena temporada para su personaje. Luego están las tres hijas bastardas de Oberyn, las Serpientes de Arena. Las conoceremos y veremos qué tal talento para la lucha tienen. ¡Sin duda, ellas harán todo lo posible por que rueden cabezas!

ALEXANDER SIDDIG: Los diferentes talentos que tienen para las artes marciales son asombrosos. ¡Da miedo! Y, a decir verdad, no están muy contentos conmigo…

¿Con más ganas de Juego de tronos?

¿Por qué no están contentos?

AS: Porque no he vengado de inmediato la muerte de su padre. Yo no soy espontáneo y no voy a invadir la tierra de un rey en caliente.

¿Así que te gusta ir de forma lenta y constante?

AS: Se trata de un tema que requiere ser discutido. Oberyn está muerto. ¿Cómo vamos a reaccionar? Todo el mundo sabe sobre su Oberyn y por lo que respecta al mundo de Juego de tronos no pasan ni dos minutos sin que alguien vengue la muerte de nadie o muera. ¿Qué cartas vamos a jugar? Esa es una pregunta que Areo y yo tenemos que plantearnos. Mi personaje está en silla de ruedas y necesita a Areo.  

 

 

“Quería vivir la vida, así que me convertí en un stripper, en bailarín, aprendí a escribir… Me convertí en una drag queen…” 
DeObia Oparei

¿En qué se diferencian el Reino de Dorne al de Lannister?

DO: El atractivo de Dorne está justo ahí sobre la mesa. Los Lannister en un mundo más oscuro, lo hacen todo a puertas cerradas, mazmorras… En Dorne todo brilla… La luz y los colores que nos rodean son magníficos. Rodamos partes de la quinta temporada en los Reales Alcázares de Sevilla, en España, un conjunto arquitectónico maravilloso, donde diferentes estilos se juntan, desde el arte islámico, el mudéjar hasta el gótico, entre ellos, y con un trabajo en mármol increíble. La gente podrá apreciar eso y luego están los personajes. Pedro (Pascal), el actor que hacía de Oberyn ha hecho un trabajo increíble y ha asentado las base de lo que Dorne debía ser. 

¿Cómo te preparaste para el papel en términos de hedonismo y Dorne?

DO: Bueno, en cuanto a mi pasado, vengo de una actuación muy disciplinada y un mundo muy ordenado… Yo era un actor de teatro clásico que iba de actuación en actuación desde el teatro Arc al National y haciendo giras por el país. Hasta que con los 22 o 23 años empecé a pensar: “Tengo que vivir! ¡Me la paso en los ensayos y ni siquiera sé qué es la vida!” Y así que me fui de gira a Sídney y me dije: “Quiero vivir aquí, pero no como actor. ¡Quiero descubrir la vida!”. Así que me convertí en un stripper, en bailarín, aprendí a escribir… Me convertí en una drag queen…

Realmente todo esto me benefició mucho como actor, porque cuando volví al cine, mi primer papel fue en Moulin Rouge y de pronto me di cuenta de que era una persona diferente. Creo que el mundo de Dorne es muy parecido a eso. Areo es un carácter más moderado, pero aún se refrena en esa energía, esa rabia y esa fuerza a la vez. Me encanta mi personaje, es estoico y reprime ese impulso primario, a pesar de llevar un hacha, normalmente.

Conoce a las Serpientes de Arena

En esta quinta temporada conocemos a las hijas de Oberyn Martell. 

Alex, te pasaste siete años en Star Trek: espacio profundo 9, algo que fue un gran espectáculo para su época. ¿Te lo pensaste antes de saltar a otra serie de éxito mundial o no lo dudaste?

AS: Yo estaba muy feliz con aquel trabajo y como actor, uno siempre quiere disfrutar y cuanto más se alargue, mejor. He visto a Pedro (Pascal) hacer su trabajo, me he visto sus escenas cincuenta veces y todas las temporadas anteriores y como la mayoría de los espectadores y siendo actor, quedé maravillado. La obra está muy bien escrita y tiene una gran cantidad de paralelismos con la vida real. Star Trek: espacio profundo 9, digamos que también intentaba eso, aunque de una forma más anticuada, pero lo hizo.

DO: ¿Tuvo tanto éxito ese serie en su tiempo como Juego de tronos?

AS: No, no tanto, pero Star Trek en su conjunto sí. Es otro mundo… 

Game of Thrones

DeObia Oparei como Areo Hotah.

© HBO

DeObia, ¿tú personaje es simplemente un guardaespaldas del príncipe Doran Martell o es algo más?

AS: No, él es más que eso. 

“Mi personaje es en realidad dos personas. Él (DeObia) representa mi lado masculino y yo soy sólo el cerebro”
Alexander Siddig

DO: Creo que algo que Juego de tronos logra muy bien es sin duda cómo expresar el poder. Muestra a gente muy poderosa que está físicamente incapacitada. Puedes pensar en el joven Bran (Stark), quien necesita a Hodor y al príncipe de Dorne, quien es bien poderoso, pero que no puede caminar. Para equilibrar todo esto existen personajes como el mío de Areo Hotah, no sólo con capacidad física, sino también psicológica. El libro está muy bien escrito por George R. R. Martin y él describe igual de bien cómo Hotah puede sentir el dolor que padece su príncipe. Así que creo que se complementan y sin el príncipe Hotah no sería igual de fuerte.

AS: Creo que la dinámica entre los personajes es un buen reto para nosotros y es un buen desafío para el público también. Y es divertido, porque tenemos que interpretar a un personaje dividido en dos. Mi personaje son en realidad dos personas. Él (DeObia) representa mi lado masculino y yo soy sólo el cerebro. Es una combinación interesante.

¿Estáis preocupados por el final de vuestros personajes a poco de vuestro reciente estreno?

[Ambos se ríen].

AS: ¡No! Aquí funciona como en cada serie. A partir de ahora cuando leamos la primera página del guión será como: “¡Oh, no me he muerto! ¡Aún sigo vivo, iujuuuu! Y así sucesivamente, pero como siempre. Cuando llegue el momento estaremos también bien. 

Seguir leyendo
04 2015 Redbulletin.com

Siguiente historia