Léa Seydoux

Dulce Seydouxtion

Texto: Rüdiger Sturm
Fotografía: Marcel Hartmann/Contour por Getty Images  

Léa Seydoux estaba nerviosa. Bebió una cerveza y arruinó la audición. Se olvidó el texto y consiguió el papel de la chica Bond en Spectre

THE RED BULLETIN: Algunos de tus parientes son peces gordos de la industria cinematográfica francesa. Y tú también te has convertido en una estrella de cine. ¿Es una ventaja para comenzar?

Léa seydoux: No. Yo siempre hice mis propias cosas. Ser actriz fue algo que nació de mí. Y no tuve ningún privilegio. 


¿De dónde vino el deseo de convertirse en actriz?

Yo era algo extraña, estaba siempre sola. Cuando era pequeña los demás se burlaban de mí porque no iba bien vestida. Más tarde, a los 18 años, comencé una especie de búsqueda de mí misma. Un amigo mío era actor y me pareció que esa era una buena vida. Así que decidí que me daba miedo.
 

¿Por qué?

Porque a mí me da miedo todo. Odio volar, no puedo soportar alturas. La película de Bond se filmó, en parte, en el desierto de Marruecos y yo estaba aterrada porque allí sólo hay vacío y calor. Y a mí el vacío y el calor me dan… ¿a ti qué te parece?
 

Pues te diré…
… Exacto.

Pero como actriz estás expuesta continuamente a este tipo de situaciones. Suena a que elegiste el oficio equivocado.

Al contrario, cuando trabajo me olvido de mis miedos. Estoy en la situación, en el momento y lo domino. 

“Ser actriz fue algo que nació de mí. Y no tuve ningún privilegio”  
Léa Seydoux

La actriz francesa le hace perder la razón al agente 007 en Spectre.

© YouTube // James Bond 007

“Hoy, en cierta medida soy adicta a esos miedos, porque al momento que consigo superarlos obtengo una sensación increíble” 
Léa Seydoux

Ser actriz no significa únicamente actuar, sino también hacer audiciones, establecer contactos…

Esa es la parte más difícil. Antes de conseguir el papel en Spectre tuve una entrevista con el director y estaba tan nerviosa que me tomé una cerveza. Y así perdí el control. No podía recordar mis líneas, me puse colorada y me
avergoncé tanto que, al fin, arruiné todo.
 

Pero igualmente conseguiste el papel. ¿Borracha lograste convertirte en la chica Bond? 

Sería una buena historia. Pero no, lo siento, ni siquiera había terminado por completo un vaso de cerveza.


¿Y luego, en la filmación, estuvo todo bien? Al margen del desierto y tu miedo.

Para nada. Tuve que subir a las montañas en los Alpes de Tirol –obvio que le tengo miedo a las alturas. Después tuve que hacer algunas acrobacias, como saltar desde ocho metros. Además, me ponía nerviosa actuar en inglés y rodar junto a Daniel Craig, con quien nunca había trabajado. Pero siempre es así. Y tan pronto como se encienden las cámaras doy lo mejor de mí. 
 

¿Nunca quisiste hacer algo menos extenuante?

Nunca. A decir verdad, todo me daba miedo antes, pero la actuación es lo que me gusta. Hoy, en cierta medida soy adicta a esos miedos, porque en el momento que consigo superarlos obtengo una sensación increíble.

¿Tu consejo para aquellos que se ven afectados por los miedos? No todo el mundo puede convertirse en actor para superar sus temores.

Léa Seydoux

Léa Seydoux quien protagonizara a Bella, en La Bella y la Bestia el pasado año, nos habla en privado sobre sus fobias –y cómo sacar fuerza para superarlas.  

© A.P.L. Allstar Picture Library/Pathé

 Pero todos pueden encontrar una actividad adecuada para ellos. Lo que importa es creer en ti mismo. No le temas a los miedos, sino más bien busca acercarte a ellos, ese es mi consejo. Es muy emocionante superarse a sí mismo. Nada te hace tan fuerte como superar tus miedos.
 

¿Tú te has vuelto más fuerte por tus miedos?

Sí, se podría decir así. A través del miedo aprendí que soy la única persona en la que puedo confiar plenamente.
 

Pero, para finalizar, ¿nos revelarías un miedo que no hayas podido superar?

El de volar. Eso no va a mejorar nunca. Antes de subir a un avión, sin falta, me tomo una tableta de Xanax para calmar los nervios.

Seguir leyendo
11 2015 the red bulletin

Siguiente historia