Nahila Hernández

Nahila Hernández: “Ten una determinación más allá de la razón”

Texto: Alejandro Serrano
Fotografía: Simon Pais

Ella corre ultramaratones desde hace siete años y da conferencias de negocios, basadas en la experiencia de este deporte. ¡Inspírate con Nahila Hernández!

THE RED BULLETIN: ¿Cómo es correr en el Sahara? No me lo imagino…

NAHILA HERNÁNDEZ: Es un viaje. Maravilloso. Uno ve gente local, nómadas del desierto que viven completamente mimetizados con el desierto. Para ellos caminar 30 kilómetros al día con chanclas es absolutamente natural. Y uno se prepara para realizar lo que ellos han hecho toda la vida. Es alucinante y desconcertante. Recuerdo que en el Sahara había corredores que se angustiaban mucho con las dunas sin fin. A mí justo eso es lo que más me gusta del desierto, la sensación de estar metida en lo más primitivo de la naturaleza. 
 

La sensación de que nunca se acaba, ¿no la viste como una amenaza?

No, mentalmente lidio bastante bien con ese tipo de situaciones extremas en mi deporte.
 

¿Qué encontraste en los ultramaratones que te permitió hacer conferencias al respecto y relacionarlo con el mundo de los negocios?

Hacer un ultramaratón es como hacer una empresa. Requiere planeación, gestión de recursos, coordinación, trabajo en equipo. Y después debes trabajar con un enfoque que sobrepasa la comprensión racional. Cuando todo parece estar en contra de uno, tienes que avanzar hacia el resultado a como dé lugar.

Luego debes desarrollar una capacidad para seleccionar lo que es realmente importante, donde aprendes que los grandes resultados y las grandes decisiones no siempre tienen que ver con dinero, sino con una motivación interna. Descubres que tienes la capacidad de sobrevivir con muy poco. Todo eso es aplicable al mundo de los negocios.

“Las actitudes y las habilidades de la gente pueden ser más determinantes en el éxito que el presupuesto mismo”  
Nahila Hernández:

¿Te refieres a que el correr de forma extrema te permite lograr más, incluso en organizaciones de personas?

Es una de las cosas que pasa. No todas las grandes cosas que se logran en una organización tienen que ver con los presupuestos. Las actitudes y las habilidades de la gente pueden ser más determinantes en el éxito que el presupuesto mismo y eso lo notas al correr.


¿Por ejemplo?

El año pasado estaba en una serie de cinco carreras de 160 kilómetros en cinco continentes. Australia era la cuarta y era una carrera de 175 km, subiendo y bajando montañas. Ni siquiera estaba señalizado el camino. Tenía que navegar con mi Garmin, mi GPS. Me perdí por diez kilómetros, me quedé sin agua y, al fin, me deshidraté. Luego tuve un choque hipoglucémico por lo mismo, no me alcancé a recuperar y llegué al kilómetro 80 con hipotermia. Lo primero que tuve que aceptar fue que no llegaría al podio, tuve que decidir si salía de la carrera o no. Salir era lo más razonable dadas las condiciones médicas, pero eso implicaba que el proyecto de los cinco continentes se iba al diablo. Así que decidí dormir en un check point y después caminar toda la noche, por diez horas, para poder recuperarme.

“Yo sabía que no estaba en condiciones para pensar bien, pero decidí seguir”
Nahila Hernández

 Y fui la última en cruzar la meta, sólo tres minutos antes del corte. Para mí el aprendizaje fue más enriquecedor, como deportista y como persona, que estar en el podio. Por primera vez fui la última en una carrera, o casi me quedo fuera por el límite de tiempo. A eso me refiero cuando digo que la motivación económica no siempre hace la diferencia en el trabajo.


Tuviste que ajustar tu plan inicial, ¿no?

Totalmente. Tuve que tomar decisiones sobre la marcha, asumir riesgos porque estaba en un lugar donde existen más de 30 especies venenosas, sabía que iba en condiciones mentales que no eran las óptimas. Mi nivel de deterioro físico era grande. Al competir, utilizo un dispositivo de rescate con el cual, al oprimir el botón, envío una señal para que vengan por mí. Durante todo ese tiempo estuve con el dedo en el botón. Yo sabía que no estaba en condiciones para pensar bien, pero decidí seguir.


Eso es demasiado fuerte, saber que tu vida y el proyecto están en riesgo…

Exacto. El autoconocimiento previo es crucial en estos casos. Y también es importante el entrenamiento que tienes antes, esto te indica cuánto más tienes en el tanque y hasta dónde puedes llegar.

Seguir leyendo
11 2015 the red bulletin

Siguiente historia