Where would Bond be without his girls?

Las chicas Bond

Texto: Florian Wörgötter 
Fotografía: Corbis  

Sin mujeres, el 007 sólo sería un número puesto en un traje a medida. Únicamente sus compañeras le dan vida y lo mantienen ocupado. Pero él es fiel sólo a la reina. ¿Con cuál te quedarías?   

LA ORIGINAL – Honey Ryder 

En 1962, Ursula Andress emerge del agua en la primera película de 007, El satánico Dr. No, como la maravillosa “Honey Ryder”. Sus armas más peligrosas son un cuchillo, el bikini blanco y su voluntad de incumplir las reglas. Es el renacimiento de Venus, la diosa del amor, encarnada en la figura inmortal de una chica Bond. Ingeniosa, independiente e increíblemente sexy.

La fuerte – Pussy Galore 

Honor Blackman as Pussy Galore

© Corbis 

Al creador de Bond, Ian Fleming, le gustaba ponerle a las chicas nombres ingeniosos. El más rutilante es el de Honor Blackman en Goldfinger (1964): “Pussy Galore”. La piloto del villano es la primera rival de sexo femenino que estuvo acostada al lado de James Bond sobre un tapete –con la ayuda de una toma de judo. A pesar de su preferencia por las mujeres, no puede hacer nada frente al encanto de Bond.

LA ESPOSA – Teresa Bond 

Diana Rigg as Teresa Bond

© Corbis 

Mi nombre es Bond, Teresa Bond. Únicamente una pudo presentarse así. Diana Rigg arrastró al altar a George Lazenby en 007 al servicio de su Majestad (1969). La feliz pareja estaba camino a su luna de miel cuando fue víctima del tráfico por la izquierda; la malvada Irma Bunt, asistente del villano Blodfeld, ignoró que el volante de un Aston Martin en RU está a la derecha y su bala dio en la cabeza equivocada.

La ingenua - Mary Goodnight

Britt Ekland as Mary Goodnight

© Allstar Picture Library/United Artists

En El hombre del revólver de oro (1974), se puede ver a Britt Ekland en bikini –la mayor parte del tiempo. Esta rubia de labios sensuales se llamaba “Mary Goodnight”, pero las “buenas noches” con Roger Moore no le pertenecían sólo a ella. Poco antes de hacer el amor, 007 encerró a Mary en el armario porque Maud Adams, la chica Bond número dos, golpeaba su puerta. Mientras una dormía entre los trajes, Bond tenía sexo descaradamente con la otra. Mary Goodnight también tuvo mucha mala suerte cuando su trasero presionó un botón que hizo volar una isla del Pacífico.

La recuperada – Octavia Charlotte Smythe

where would Bond be without his girls?

© The Kobal Collection

Maud Adams interpreta a la segunda chica Bond en El hombre del revólver de oro (1974) y más tarde a la número uno, la directora de circo y contrabandista de huevos Fabergé, en Octopussy: 007 contra las chicas mortales (1983). El apodo se lo debe a su padre, que se dedica al estudio de pulpos. Como a tantas chicas malas en el universo de 007, Bond rescata su alma y al final hace que Octopussy se pase al lado del bien –que además de alguna manera siempre implica compartir la cama.

Te ofrecemos lo mejor de cada mes

>>> ¡RECIBE NUESTRA NEWSLETTER! <<<
Seguir leyendo
11/2015 The Red Bulletin 

Siguiente historia