Teresa Palmer

Teresa Palmer: “Así, todo es posible”

Texto: Rüdiger Sturm
Fotografía: JUSTIN R. CAMPBELL/CONTOUR BY GETTY IMAGES

Teresa Palmer superó su fobia al agua con mucha concentración –en sí misma y en una sirena– para el rodaje de Punto de quiebra

THE RED BULLETIN: Tu hijo tiene el mismo nombre que uno de los personajes principales de Punto de quiebra (Point Break). ¿Es una coincidencia?

TERESA PALMER: Sí, mi hijo ya había nacido antes de que comenzara el rodaje de la película. Sin embargo, alguna relación tiene, ya que “Bodhi”, en el budismo, representa la “iluminación”. 

¿El protagonista de una película de acción representa la iluminación budista?

Bodhi en Point Break sólo va a su propio ritmo. Sabe lo importante que es gustarse a sí mismo y hacer su propio camino. Esta también es mi filosofía, la de mi marido y la de nuestros amigos más cercanos.

Ya desde joven estás a cargo de tu vida. Después del divorcio de tus padres has vivido, por momentos, con tu madre maniaco-depresiva en un edificio de asistencia social.

Sí, digamos que mi infancia no fue muy tradicional. En esa época tomaba muchas de mis decisiones por miedo. En lugar de confiar en mí misma, intentaba buscar seguridad y protección en cosas que eran ajenas a mí.

¿A qué cosas ajenas te refieres?

Me refiero especialmente a las relaciones. Eran otras las personas que me daban su apoyo, pero yo no me apoyaba a mí misma. Y también mi carrera, por el hecho de toda la atención que recibo como actriz.

Muchos sueñan con relaciones o incluso con la fama. ¿Qué tiene de malo?

En principio, no tiene nada de malo. Pero no se puede construir algo a partir de allí. Estas son cosas efímeras y, por lo tanto, inestables. Esto es algo que aprendí de mi marido. Él fue quien me llevó a romper con mis viejos moldes.

¿Cómo lo podemos entender para aplicarlo nosotros mismos?

Me concentro en mí misma y aprendo a gustarme. Esto, al principio, suena banal y sencillo cuando lo escuchas. Sin embargo, si lo contemplas con mayor detenimiento es bastante complicado. Para mí esta es la única manera de andar saludable y consciente por la vida.

“Estaba con pesas en las piernas que me mantenían en el fondo del mar. Y, para colmo, sin tanque de oxígeno”
Teresa Palmer

¿Qué haces para tomar esta actitud? ¿Algo en especial? 

Leo libros, medito y me rodeo de gente que vive conscientemente y piensa de manera similar a la mía. Además, entreno mi concentración todos los días.

¿Qué quieres decir con que entrenas “tu concentración”? ¿Cómo se hace eso?

Siempre hay oportunidades para hacerlo. Cuando rodamos Point Break, por ejemplo, tuve una experiencia drástica durante las escenas bajo el agua. Desde mi infancia le tengo un miedo latente al mar. Y durante la filmación, justamente, estaba a siete metros de profundidad con pesas en las piernas que me mantenían en el fondo del mar. Las pesas solamente me las quitaban cuando rodábamos. El resto del tiempo me quedaba allí. Y, para colmo, sin tanque de oxígeno.

© KinoCheck // YouTube

Momento… ¿bajo el agua sin oxígeno? ¿Y cómo lo hacías?

Cuando me quedaba sin aire tenía que hacer una seña, entonces alguien se acercaba hasta el lugar donde estaba y me daba rápidamente oxígeno de su tanque. Mentalmente fue todo un desafío para mí.

¿Cómo has hecho para afrontar tu fobia al agua, bajo estas condiciones tan particularmente difíciles?

En primer lugar, con meditación. De nuevo, me di cuenta de que mi miedo tenía que ver con una experiencia de mi infancia. Aprendí cómo podía soltar ese miedo.

“Se acercaba hasta el lugar donde estaba y me daba rápidamente oxígeno de su tanque”

¿Y entonces?

Me concentré por completo en nuestra entrenadora de apnea. Ella es campeona en esta disciplina y se mueve bajo el agua como una verdadera sirena, tranquila y soberana. Me hice a la idea de que tenía que convertirme literalmente en ella. Las últimas reservas de fuerza las saqué de pensar en el nacimiento de mi hijo, que fue una experiencia verdaderamente poderosa.

Así que trabajas con el poder de la imaginación.

Sí, ya desde mi juventud. Así, todo es posible. Esto me lo enseñó mi abuela y, de la misma manera, yo se lo voy a enseñar a mis hijos.

Seguir leyendo
02 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia