Banger race

Chocar para ganar

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: GETTY IMAGES

Para ganar esta carrera no necesitas llegar primero, necesitas chocar con todo y sin miedo


El Banger Racing es una mezcla entre Nascar y Monster Truck, como los autos chocones pero en escala real o como los autos locos de Hanna-Barbera. En resumidas cuentas, se trata de una carrera de autos donde lo que menos importa es quién llega primero sino quién aguanta hasta el final. En la mayoría de las carreras de autos chocar es algo malo, los pilotos que lo hacen son vistos como deficientes o simplemente hicieron una mala maniobra, sin embargo, la fórmula del éxito en una banger race es chocar lo más fuerte posible.

Banger Racing Winter Open.

© YOUTUBE//Ryano7sexy


Este deporte, si es que se le puede llamar así, fue creado en la década de los 60 y ganó fama rápidamente entre los habitantes más desquiciados de Inglaterra, Irlanda, Bélgica y Ámsterdam, quienes presenciaron la Unlimited Banger World Final en Londres, en el año 1974.

Banger World Series

Área de pits del Unlimited National Bangers en el Wimbledon Stadium, Londres.

© INSTAGRAM//deanopfc83


Como es de esperarse, la mayoría de los autos que participan son una verdadera chatarra, pero deben ser lo suficientemente resistente para soportar las repetidas embestidas de los pilotos contrincantes. Los vehículos sufren muchas adaptaciones, les quitan partes no deseadas –como por ejemplo ventanas– para instalar aparatos ortopédicos y una jaula antivuelco para que el piloto tenga un mínimo de protección. También son customizados, aunque no utilizan nada demasiado valioso porque los autos no sobreviven más de un día o dos.

Es normal ver a la familia y amigos de los pilotos entre el público, de hecho es un evento muy familiar pues sus raíces son totalmente pueblerinas. Este “deporte” nace en un pequeño y aburrido pueblo que no encontró una manera más entretenida de pasar el rato. Y sin duda es muy divertido ver chocar coches hasta quedar en pedazos por una simple y sencilla razón: despierta nuestro instinto más primitivo. Los pilotos son llamados “wreckers”, pues su mayor motivación en la vida es destrozar otros autos. Todo se vale, excepto chocar la puerta del conductor. Los vehículos crujen, se voltean y, ocasionalmente, se incendian.

Ash Tomkinson

Ash Tomkinson, piloto de Banger Racing.

© INSTAGRAM//ashyawdip90

El ganador por lo general se lleva a casa un trofeo barato y tal vez un poco de dinero. Y aunque no lo parezca, hay mucha camaradería entre los pilotos –fuera de la pista, claro– pues finalmente son hermanos, primos, padres e hijos, los que están detrás del volante.


Así es el Banger Racing, un evento para desquiciados y al mismo tiempo toda una tradición familiar.

Seguir leyendo
02 2016 www.redbulletin.com

Siguiente historia